Rotonda (ferrocarril)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Una rotonda y sus naves

La rotonda es una estructura ferroviaria circular, utilizada para invertir la dirección de una locomotora, o para facilitar su acceso a una nave de mantenimiento. También se le conoce como "placa giratoria".

En la mayoría de las ocasiones el girador es accionado manualmente, dirigiendo la locomotora a la bahía que albergará a la máquina, o para invertir su sentido de marcha. Otras rotondas son accionadas mediante motores eléctricos. En su interior presenta una placa giratoria, que a su vez conecta con las vías de la estación. Estos giradores son raíles que giran dentro de un círculo con un pozo.[1]​ Su mayor uso coincidió con las locomotoras de vapor, que necesitaban ser mantenidas con mucha frecuencia, y cuyo parque móvil era muy variado. Con la llegada de la tracción diésel y eléctrica, muchas rotondas cayeron en desuso, tras construirse naves específicas para el mantenimiento de trenes completos. Años después muchas fueron incluso demolidas.

España[editar]

En España se conservan algunas rotondas, en diverso estado de conservación. La mayoría se encuentran en abandono, como es el caso del Depósito de Locomotoras de Valladolid[2]​, o fueron demolidas, como la de Atocha (Madrid) o San Jerónimo (Sevilla). En los casos más felices, se integran en museos del ferrocarril, como muestra el Museo del Ferrocarril de Cataluña en Villanueva y Geltrú. Un caso excepcional es el taller de Cajo, en Santander, Cantabria: la rotonda se utiliza todavía (año 2016) para el mantenimiento de locomotoras.[3]

Placa giratoria de Cajo, Santander, España (2005)
Placa giratoria de Orduña, Vizcaya, España (2007)

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]