Risas enlatadas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las risas enlatadas o risas grabadas son un recurso sonoro que simula risas de público, para hacer creer que son reacciones en directo. Suele introducirse para remarcar los gags o momentos cómicos de un programa de televisión, y se emplean habitualmente en series y comedias de situación.[1]

Su origen se encuentra en que, antes de la aparición de la televisión, la realización de piezas teatrales o incluso programas de radio solía hacerse en directo y con público. Con el nacimiento de la TV y la aparición de recursos como el videocinta, algunos técnicos de sonido decidieron introducir risas grabadas en determinadas escenas cómicas de algunas series para acostumbrar a los espectadores. El primer programa de televisión que incluyó risas grabadas fue "The Hank McCune Show" en 1950, y se atribuye su existencia al técnico Charles Douglass.[2] El recurso a las risas enlatadas fue posteriormente uno de los principales distintivos de las sitcom tradicionales.[3]

Las risas enlatadas han sido rechazadas por algunas personas, mientras que otras lo ven como un recurso correcto. Los críticos las consideran un insulto a la inteligencia de los espectadores, ya que el recurso parece pretender indicar a la gente cuándo y de qué debe reírse. Algunos incluso ven la inserción de risas enlatadas y recursos similares como un mensaje subliminal, en relación a cómo deberían afrontarse o percibirse ciertas situaciones.[4]

También se utilizan gritos enlatados en la posproducción, como el grito Wilhelm o los de la protagonista femenina de King Kong.[5]

Referencias[editar]