Retroalimentación negativa endocrina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa conceptual del Sistema Endocrino

La retroalimentación negativa endocrina en el sistema endocrino lo que hace es inhibir a alguna enzima para que ésta modifique su acción en algún proceso, así un catalizador hace que se produzca una sustancia en específico y el producto puede actuar sobre la enzima o sobre la hormona que estimula la enzima lo que se llama retroalimentación negativa endocrina.

La retroalimnentación puede ser negativa o positiva. Es positiva si el producto estimula a la hormona o directamente a la enzima para que siga generando ese producto. Y es negativa cuando el producto inhibe a la hormona o a la enzima para que dejen de producirlo.

La retroalimentación negativa endocrina es más común, y sirve para que el organismo no produzca nada en exceso. A medida que empieza a haber mucho producto de alguna reacción, el producto mismo dice "basta", e inhibe para que dejen de producirlo, un caso de regulación del que se ven innumerables ejemplos en el organismo.

El sistema endocrino genera respuestas lentas que transmite mediante sustancias químicas, llamadas hormonas, las cuales circulan por la sangre y actúan sobre los órganos que reconocen estas sustancias. Estos órganos, denominados órganos blancos, producen respuestas acordes con la concentración de hormona detectada en sangre.

El funcionamiento del sistema endocrino se realiza mediante retroalimentación negativa o retroinhibición (Feed back negative):

  1. La glándula recibe la información para la secreción de la hormona.
  2. La glándula libera la hormona.
  3. La hormona actúa en el órgano o célula blanco, lo que produce un cambio en el medio interno.
  4. El cambio en el medio interno es detectado por la glándula secretora e inhibe la secreción de la hormona hasta que se reciba nueva orden de secreción.

Si algún factor cualquiera alcanza concentraciones demasiado altas, un sistema de control inicia una retroalimentación negativa endocrina que consiste en una serie de cambios que devuelven al factor antes mencionado hacia un valor medio determinado, con lo que se mantiene la homeostasis en el organismo.

Existen dos configuraciones básicas de los circuitos de retroalimentación negativa dentro del sistema endocrino: Un circuito dirigido por la respuesta fisiológica (Que se denomina retroalimentación regulada por las respuestas) y otro regulado por el eje endocrino.

Acción de la pituitaria en órganos y glándulas.

Los circuitos dirigidos por respuestas se encuentran en las glándulas endocrinas que controlan la glucemia (Los islotes pancreaticos) las concentraciones de calcio y fósforo sérico (glandulas paratiroides y riñones), la osmolaridad y el volumen de la sangre (hipotálamo y neurohipófisis) y las concentraciones de Na, K, y H en la sangre (Zona glomerular de la corteza suprarenal y células auriculares).

En la configuración regulada por la respuesta la secreción de hormona es estimulada o inhibida por un cambio en el nivel de un parámetro extracelular especifico. La alteración de las concentraciones hormonales condicionan cambios en la fisiología de los órganos diana.

Ejemplo: El aumento de la glucemia estimula la producción de insulina.

Las respuestas fisiológicas frente a las hormonas periféricas solo desempeñan un papel menor en la regulación de retroalimentación de los circuitos endocrinos.

En los ejes endocrinos un aspecto importante es su capacidad para reducir o incrementar la señales neurales para modular la liberación de las hormonas hipotalámicas y controlar de este modo la actividad del eje.

Bibliografía[editar]

(Berne y Levy Fisiología Sexta Edición, BRUCE M. KOEPPEN, BRUCE A. STANTON, ELSERVEIR MOSBY PAG 653-655)