Realismo poético francés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El realismo poético francés es una corriente cinematográfica que dominó la producción de ese país entre los años de 1930 y de 1940, es decir, entre los inicios del cine sonoro y la Segunda Guerra Mundial. El término fue impuesto por Georges Sadoul, quien los tomó del teórico británico Roger Manvell.

Descripción[editar]

La corriente, influenciada por la literatura naturalista, por las vanguardias y por el cine expresionista alemán, es representado por los films de Jean Vigo, René Clair, Jean Renoir, Marcel Carné, Marcel L'Herbier, Pierre Chenal, Marc Allégret, Jacques Becker, Jean Grémillon, Jacques Feyder y Julien Duvivier, prioritariamente. Es necesario igualmente destacar la importancia de la personalidades tales como la de los guionistas y dialoguistas Jacques Prévert y Henri Jeanson, el escritor y productor Marcel Pagnol, el guionista belga Charles Spaak, el director artístico Lazare Meerson y el decorador húngaro Alexandre Trauner.

Los actores emblemático del realismo poético francés fueron Michel Simon, Jean Gabin y Michèle Morgan.

A su vez, el realismo poético será una gran influencia sobre el Cine negro americano, el cine neoreealista italiano y sobre la Nouvelle Vague francesa.

El realismo poético se resume en cuatro rasgos principales:

  • Los personajes y su contexto popular (principalmente obreros, pero también soldados, prostitutas, etc.). La corriente acompaña de cerca el movimiento del Front populaire en Francia, del cual es una especie de portavoz. Casi todos los filmes son urbanos, concentrados sobre la misma idea de la ciudad y de los cambios que se están dando, esta es la faceta más realista.
  • Los personajes malditos, frecuentemente parias (el desertor del Quai des brumes, por ejemplo), representantes de una clase social, pero sobre todo marcados por un fatalismo que les es propio. El destino y la fatalidad tienen, por cierto, un lugar preponderante - esta sería su faceta «poética». Le jour se lève o La Bête humaine, entre otros, son enteramente construidos sobre esta idea.
  • La importancia del diálogo: el realismo poético es la primera gran corriente cinematográfica francesa de cine sonoro, y bajo la influencia de Prévert prioritariamente, el realismo poético pone en evidencia el juego dramático. Gran parte de las escenas son por cierto filmadas para servir a estos diálogos, en el sentido en que la palabra, la idea expresada verbalmente, deviene centro de atención.
  • Una concepción heredada del cine expresionista: Los films expresionistas de los años '20 representaban con frecuencia a la ciudad como la personificación del vicio (calles deformes, arquitecturas torturadas, sugiriendo así un cierto desvío de los tópicos burgueses). El realismo poético retoma esta idea, pero más sutilmente: la iluminación repentina de las calles por efectos más discretos, las calles son ahora brumosas, ensombrecidas, bañadas en una suerte de entreluz. Este trabajo sutil sobre la iluminación es sin duda el elementos visual más característico del realismo poético.

En la misma época, el filme de horror americano fue también muy influenciado por el cine expresionista: utilizaba por cierto los mismos procedimientos, pero los empleaba entonces con el fin de crear una atmósfera angustiante, en armonía con la historia, mientras que el realismo poético buscaba crear un cierto lirismo, un fatalismo romántico y poético.

Sin embargo, por su estética tan particular, el realismo poético puede ser considerado también como un precursor del cine fantástico francés.

Filmes emblemáticos[editar]

Referencias[editar]