Quinto Fabio Máximo Serviliano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Quinto Fabio Máximo Serviliano
Información personal
Nombre en latín Quintus Fabius Maximus Servilianus Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento Siglo II a. C. Ver y modificar los datos en Wikidata
Antigua Roma Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento Siglo II a. C. Ver y modificar los datos en Wikidata
Roma (Antigua Roma) Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Cneo Servilio Cepión Ver y modificar los datos en Wikidata
valor desconocido Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge valor desconocido Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos Quinto Fabio Máximo Eburno Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Historiador de la Antigua Roma, analista, político de la Antigua Roma y militar de la Antigua Roma Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados

Quinto Fabio Máximo Serviliano (en latín, Quintus Fabius Maximus Servilianus) fue un político y militar de la República Romana.

Biografía[editar]

Por el agnomen Servilianus, fue adoptado de la gens Servilia por el cónsul del año 145 a. C. Quinto Fabio Máximo Emiliano. Era hermano uterino del cónsul del año 141 a. C. Cneo Servilio Cepión[1]​ y del cónsul de 140 a. C. Quinto Servilio Cepión.

En 142 a. C. fue cónsul junto con Lucio Cecilio Metelo Calvo. Durante su consulado el Senado le otorgó el mando de dos legiones, trescientos jinetes númidas y una decena de elefantes y le ordenó enfrentarse a los hispanos insurrectos. Trató de entrar en Lusitania; no obstante, los sediciosos le rechazaron obligándole a retirarse a duras penas. Viriato lo persiguió, pero sufrió importantes pérdidas y tuvo que volver a su territorio.[2]

En 141 a. C. reemprendió la ofensiva ocupando numerosas ciudades; capturó y asesinó a unos quinientos líderes rebeldes y se mostró implacable con los romanos que se habían pasado al enemigo, a los que hizo cortar las manos y los vendió como esclavos.

Sin embargo, Viriato atacó por sorpresa a los romanos mientras asediaban la ciudad ibera de Erisana (posiblemente Zalamea). Viriato llegó a la ciudad por la noche y al alba había hecho retirarse a los romanos que trabajaban en las trincheras. Serviliano alineó el resto de su ejército para un contraataque, pero fue derrotado y acorralado en terreno desfavorable. Viriato aprovechó esta posición de control para obligar a Serviliano a rendirse y firmar un tratado en el que se concedía la independencia a Lusitania y el título de rey a Viriato.[3]

El sucesor de Serviliano en el gobierno de Hispania, su hermano Quinto Servilio Cepión, no aceptó el tratado y continuó la lucha.

Además de político y militar, Serviliano fue sacerdote y miembro del colegio de pontífices, llegando a escribir doce libros sobre leyes sagradas.[4]

Valerio Máximo[5]​ le atribuye una censura, que los Fasti no confirman.

Referencias[editar]

  1. Appian., Hispan. 70
  2. Apiano, Iber 67;. Oros. v. 4; Cic., ad Att. xii 5; Comp. de Orat i. 26
  3. Apiano, Libro de Historia Romana 6, Las Guerras Hispanas, 69
  4. Macrobio, Saturnalia 1.16.25
  5. Val. Máx. vi. 1 § 5, viii. 5. § 1
Precedido por:
Apio Claudio Pulcro y Quinto Cecilio Metelo el Macedónico
Cónsul de la República Romana junto
con Lucio Cecilio Metelo Calvo

142 a. C.
Sucedido por:
Cneo Servilio Cepión y
Quinto Pompeyo