Problema uno-varios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Problema uno-varios, llamado también problema del uno y varios, la cuestión de si todas las cosas son una o varias. De acuerdo con Platón y Aristóteles, ésta era la cuestión central para los filósofos presocráticos. Quienes respondieron «uno», los monistas, adscribieron a todas las cosas una única naturaleza, como el agua, el aire o la unicidad misma. No parece que les inquietara la noción de que cosas numéricamente diversas tuvieran esta única naturaleza. Los pluralistas, por otra parte, distinguieron varios principios o varios tipos de principios, aunque también mantuvieron la unidad de cada uno de esos principios. Algunos monistas entendieron la unidad de todas las cosas como una negación del movimiento y algunos pluralistas entendieron su tesis como un modo de refutar esa negación. A juzgar por las fuentes de las que disponemos, los griegos se movieron alrededor del problema del uno y varios. En el periodo moderno, la discusión entre monistas y pluralistas se centró en la cuestión de si la mente y la materia constituyen una o dos substancias y, si es una, cuál es su naturaleza.

Bibliografía[editar]

The Cambridge Dictionary of Philosophy, Robert Audi (Editor). Cambridge University Press, 1995 - 1999 (Editorial). Página: 800 - 801. Consultado el 24 de noviembre de 2016.