Pirámide invertida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La pirámide invertida es una estructura que sugiere escribir organizando la información con los datos presentados de mayor a menor importancia a través de la respuesta a las denominadas 5W: qué (what), quién (who), cuándo (when), dónde (where), por qué (why) y cómo (how). Esta estructura trata de mantener la atención del receptor de la información, dosificando los puntos de interés. Con la utilización del telégrafo los datos tenían que ser entregados con claridad y brevedad, así nace la necesidad de crear sistemas como la ahora denominada pirámide invertida.

También la pirámide invertida es la representación gráfica, el esquema, el mapa del modo correcto de escribir noticias. Se usa una pirámide invertida para contraponer a la pirámide normal, que es la representación gráfica de géneros de ficción: el cuento, la novela, la pieza teatral. En general, la pirámide invertida reconoce tres tramos: Clima, Interés secundario y Detalles.[1]

Según la opinión de muchos autores, esta estructura encorseta excesivamente el estilo del periodista haciéndolo monótono y estereotipado. Es un riesgo que hay que correr dado que, en compensación, ofrece evidentes ventajas.

Por ejemplo, primero es el título (letra grande), después la entrada (letra mediana), hacia el final el cuerpo de la noticia (letra pequeña).

La noticia directa[editar]

La noticia directa con estructura de pirámide invertida cuenta con dos grandes partes:

  • El lead o entrada, (para otros entradilla), es el primer párrafo y donde se escribe la idea básica de la noticia.
  • El cuerpo, es el que contiene el resto de la información.

El cuerpo de la noticia, a su vez, se divide en:

  • Segundo párrafo: suele llamárselo apoyo y desarrollo del encabezamiento por considerarse que el primer párrafo es el encabezamiento de la noticia. Tiene como función completar la idea presentada en la entrada y ampliar algunos aspectos de ésta.
  • Desarrollo: se desgranan los datos en orden decreciente a su importancia.
  • Remate: es el último párrafo donde irá una idea secundaria.

La pirámide invertida está dividida en tres partes, la primera dice título (letra grande), la segunda subtítulo (letra mediana), y la tercera cuerpo de la noticia (letra más pequeña).

Las noticias, entonces, se escriben en orden decreciente de importancia. Los datos más importantes van en la base o parte más ancha de la pirámide. Los también importantes pero subordinados respecto de la cabeza van en la parte media, y los menos importantes, llamados datos iniciales, en la última parte. La razón no es caprichosa. Esta estructura de redacción permite

  •   Facilitar la lectura. En uno o dos párrafos informa la esencia del hecho contestado todas o algunas de las preguntas básicas:  qué, quién, dónde, cómo, cuándo, por qué.
  •  Brindar un servicio eficaz a los lectores apurados que, en pocos minutos, pueden reconocer todas las noticias y tener  una idea sucinta de los sucesos del día.
  • Responder a las preguntas del lector en un orden lógico y con fuerza suficiente como para invitarlo a seguir la lectura. Es evidente que el periodista, al descartar toda la fuerza de los hechos en el arranque, crea una expectativa mayor que si redacta la noticia empezando por sus detalles triviales.  En este género, el lema es lo importante  primero.
  •  Facilitar el trabajo de los tituleros dela mesa de redacción: una rápida lectura del hecho los ayuda a titular a gran velocidad, factor clave a la hora de cierre
  • Cortar el material, cuando así lo exige el escaso espacio, sin que ese sacrificio de información prive al lector de lo esencial.[2]

Antecedentes ilustres[editar]

La teoría de los who ( la pirámide invertida) tiene, créase o no, dos pioneros celebres: Féliz Lope de vega y Rudyard Kipling, que de manera muy original trazaron la rigurosa y siempre vigente clave del modo correcto de encabezar una noticia. Así:

“Seis cabellos me enseñaron todo lo que sé. Sus nombres son: qué, quién, cuándo, dónde, cómo y por qué”

Rudyard Kipling, inglés, 1865-1936, Premio Nobel 1907

“He reñido a un pasadero. ¿Por qué, cuándo, dónde, cómo?. Porque cuando, donde, como, sirve mal, me desespero.”

Félix Lope de Vega Carpio, españo, 15562-1635

Referencias[editar]

  1. Serra, Alfredo (2013). «29». Curso de Periodismo Escrito. Atlantida. p. 288. ISBN 978-950-08-4244-0. 
  2. Serra, Alfredo (2013). «29». Curso de Periodismo Escrito. Atlantida. p. 288. ISBN 978-950-08-4244-0.