Piel de gallina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
2003-09-17 Goose bumps.jpg

La pieloerección, conocida como piel de gallina, son las protuberancias en la piel de la persona en la base del vello corporal que pueden desarrollarse involuntariamente cuando una persona está fría o experimenta emociones fuertes como miedo, euforia o excitación sexual.[1]​ El término médico para el efecto es cutis anserina o horripilación.[2]

La formación de la piel de gallina en humanos bajo estrés se considera un reflejo vestigial;[3]​ y su función en otros simios es elevar el cabello del cuerpo, y habría hecho que los antepasados de los humanos parecieran más grandes para asustar a los depredadores o para aumentar la cantidad de aire atrapado en el pelaje para hacerlo más aislante. El reflejo de producir la piel de gallina se conoce como piloerección o reflejo pilomotor. Ocurre en muchos mamíferos además de los humanos; un ejemplo destacado son los puercoespines, que levantan sus plumas cuando están amenazados, o las nutrias marinas cuando se encuentran con tiburones u otros depredadores.

La piel está compuesta de tres capas, cada una de las cuales tiene su propia función. Estas capas son:

Anatomía y biología[editar]

La piel de gallina en el gato debido al miedo a la altura.

La piel de gallina se crea cuando pequeños músculos en la base de cada pelo, conocidos como arrector pili, se contraen y tiran del cabello hacia arriba. El reflejo es iniciado por el sistema nervioso simpático, que es responsable de muchas respuestas de lucha o huida. Las células musculares conectadas al folículo piloso se han visualizado mediante inmunofluorescencia de actina.[4]

Como respuesta al frío: en los animales cubiertos de pelo o piel, los pelos erectos atrapan el aire para crear una capa de aislamiento. La piel de gallina también puede ser una respuesta a la ira o el miedo: los pelos erectos hacen que el animal parezca más grande, con el fin de intimidar a los enemigos. Esto se puede observar en las exhibiciones de intimidación de los chimpancés,[5]​ algunos monos del Nuevo Mundo como el tití de algodón,[6]​ en ratones[7]​ y ratas estresados ​​y en gatos asustados. En los humanos, puede incluso extenderse a la piloerección como una reacción al rascarse las uñas en una pizarra, escuchar música inspiradora,[8]​ o sentir o recordar emociones fuertes y positivas (por ejemplo, después de ganar un evento deportivo o viendo una película de terror)[9]​ Por otra parte, hay relatos raros de personas que son capaces de evocar la piel de gallina en sí mismos sin ningún disparador externo. Dichas personas tienden a tener la capacidad de aumentar su frecuencia cardíaca y describir el evento como un escalofrío desde la base de su cráneo hacia abajo del cuerpo, que causa el aumento en la frecuencia cardíaca y la concurrente piel de gallina especialmente en los antebrazos que varían en duración. Se necesita más investigación para descubrir más sobre esas personas.[10]​ La piel de gallina va acompañada de un patrón específico de respuesta fisiológica que se piensa que indica el estado emocional de la conmoción.[11]

En los humanos, la piel de gallina es más fuerte en los antebrazos, pero también ocurre en las piernas, el cuello y otras áreas de la piel que tienen pelo. En algunas personas, incluso ocurren en la cara o en la cabeza.

La piloerección es también un síntoma clásico de algunas enfermedades, como la epilepsia del lóbulo temporal, algunos tumores cerebrales y la hiperreflexia autonómica. La piel de gallina también puede ser causada por la retirada de los opiáceos como la heroína. Una afección de la piel que imita la piel de gallina en apariencia es la queratosis pilaris.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Science of Music: Why Does Music Give Me Goose Bumps? | Exploratorium». Exploratorium.edu. Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  2. http://www.esteticamedica.info/noticias/val/485-26/piloereccion-un-vestigio-evolutivo.html
  3. Darwin, Charles (1872). «The Expression of the Emotions in Man and Animals». London: John Murray. pp. 101-103. 
  4. «Expression of epithelial sodium channel (ENaC) and CFTR in the human epidermis and epidermal appendages». Histochemistry and Cell Biology 147 (6): 733-748. January 2017. PMID 28130590. doi:10.1007/s00418-016-1535-3.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  5. Martin Muller and John Mitan. Conflict and Cooperation in Wild Chimpanzees. Advances in the Study of Behavior, vol. 35
  6. French and Snowdon. Sexual dimorphism in responses to unfamiliar intruders in the tamarin, Saguinus oedipus. Animal Behaviour (1981) vol. 29 (3) pp. 822-829
  7. Masuda et al. (Jul 1999). «Developmental and pharmacological features of mouse emotional piloerection». Experimental Animals 48 (3): 209-11. PMID 10480027. doi:10.1538/expanim.48.209. 
  8. David Huron. Biological Templates for Musical Experience: From Fear to Pleasure. Abstract
  9. George A. Bubenik (1 de septiembre de 2003), «Why do humans get goosebumps when they are cold, or under other circumstances?», Scientific American 
  10. Benedek et al. (2010). «Objective and continuous measurement of piloerection». Psychophysiology 47: 989-993. doi:10.1111/j.1469-8986.2010.01003.x. 
  11. Benedek, Kaernbach (2011). «Physiological correlates and emotional specificity of human piloerection». Biological Psychology 86: 320-329. doi:10.1016/j.biopsycho.2010.12.012. 

Enlaces externos[editar]