Pensamiento convergente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pensamiento Convergente»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Pensamiento Convergente es un término acuñado por Aldo Garcia Merino en oposición al pensamiento divergente también conocido como pensamiento lateral. En general representa la habilidad de dar la respuesta "correcta" a preguntas estandarizadas que no requieren significativamente de creatividad, como por ejemplo la mayoría de tareas escolares que manejan un formato de Pregunta de opción múltiple para medir la inteligencia.

El Pensamiento Convergente se emplea para resolver problemas bien definidos cuya característica es tener una solución única, se mueve en una dirección, en un plano. En estos casos se enfrenta un universo cerrado, con límites definidos, con elementos y propiedades conocidas desde el comienzo, que no varían a medida que avanza el proceso de búsqueda de una solución. Un problema característico de tipo convergente es la pregunta de selección múltiple, que es en su totalidad cerrada. En este caso no se construye una respuesta sino que se identifica la correcta. El pensamiento se desplaza siguiendo una secuencia prevista, es conducido por un camino ya trazado. El énfasis exagerado en situaciones de este tipo puede llegar a ser extremadamente limitante, debido a que salvo situaciones matemáticas, lógicas u otras similares, lo usual es que muchos problemas admitan numerosas respuestas, y no es esperable que estén definidas en alguna parte (por ejemplo los problemas personales o de convivencia no tienen nunca respuesta correcta, tienen respuestas o soluciones adecuadas según las personas comprometidas, las variables que se consideren y las consecuencias esperadas).

El pensamiento convergente es el pensamiento dirigido hacia la solución correcta de un problema. Un problema que debe solucionarse mediante el pensamiento convergente tiene una única solución, o muy pocas, por ejemplo, un problema matemático requiere una respuesta exacta y única.

El pensamiento convergente es 'cerrado', es decir, implica restringir las posibilidades y por lo tanto la producción de una única respuesta a problemas tales como: "alto es a bajo como largo es a...", o "diga cuál es el quinto número de la serie 2, 4, 8, 16". Por ejemplo, una prueba de selección múltiple está diseñada para ser resuelta a través del pensamiento convergente ya que sólo se acepta  una única respuesta, aquí no se requiere poner a prueba la inventiva y creatividad. Este tipo de problemas es el más abundante en las llamadas "pruebas de inteligencia".

El pensamiento convergente es el tipo de pensamiento más común ya que induce a una respuesta automática y esta respuesta se da por la asociación que hacemos con el contexto en que se desarrolla la situación, luego usamos nuestra experiencia y hacemos un análisis basado en esa experiencia básica.

En el ejercicio de la unidad Uno encontramos un ejemplo en el que se narra que a una mujer se le caen los aretes en el café y cuando los saca no están mojados.

Cuando dice no están mojados usamos nuestra experiencia y tendemos a pensar que el café donde se cayeron los aretes era líquido y no damos la posibilidad a otra respuesta, este es un ejemplo básico sobre el pensamiento convergente.

De todas maneras el pensamiento convergente ha sido gestor y creador de muchos inventos ha permitido el desarrollo de la tecnología, la comunicación entre los pueblos, ha facilitado la comprensión del mundo y la comunicación que establecemos con el entorno, pro tanto no se puede decir que este tipo de pensamiento es deficiente, lo que se puede decir es que a partir de este pensamiento se puede acceder a un pensamiento divergente que amplia las posibilidades en el desarrollo de la creatividad y en ningún caso es limitante, de hecho muchas situaciones requieren como respuesta un pensamiento convergente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]