Patio de luces

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Patio de luces mostrando sus ventanas interiores al patio

El patio de luces (denominado también, cuando es grande, como patio de manzana o patio interior) es un elemento de arquitectura en forma de patio central interior dentro de un edificio. Por su disposición permite el acceso de una porción de luz indirecta del sol a las estancias interiores del edificio –de ahí su nombre–, así como la ventilación de dichas estancias. Hace también posible la vista entre las distintas plantas del edificio, y facilita la orientación dentro del mismo.

Características físicas[editar]

El patio de luces es un tipo de patio interior en el edificio. Suele poseer un ratio altura/anchura alto. En la rehabilitación de edificios suele emplearse como hueco para la instalación de ascensores.[1]​ Las ventanas de las habitaciones y espacios interiores suelen comunicarse con el patio de luces con el objeto de recibir su luminosidad. De la misma forma suele estar comunicado con las ventanas de los descansillos de una escalera de acceso al edificio.

Aspectos legales[editar]

El patio de luces es comunitario y no pertenece a ningún piso en particular, es de todo el edificio, con lo cual hay que respetar la forma y no se puede colocar elementos que sobresalgan encima o debajo de las ventanas ya que pueden molestar a los demás vecinos. En algunos casos también puede usarse como tendedero. Está prohibido salir a él, a no ser que sea para este caso, o para limpiarlo. Tampoco se pueden sacar a él objetos, ni animales, ni niños, ya que si hay dormitorios pueden molestar a los demás vecinos.

El acceso al patio de luces puede ser de dos formas: a través de una puerta en el portal, o bien puede ser desde los pisos del bajo del edificio, cuyos inquilinos deberán respetar las normas anteriores y dejar acceso al patio para las obras que se puedan realizar; también tienen la obligación de devolver los objetos que se hayan podido caer en él.

Tienen la consideración de elemento común general para todo el edificio, y están sujetos a la servidumbre de luces, vistas y ventilación de ventanas, pudiendo los ocupantes de las viviendas que tienen vistas en el, tender ropas convenientemente escurridas, de forma que no cause daño a los pisos inferiores ni a la ropa tendida en estos. No obstante su condición de elementos común general, el uso del suelo de dichos patios corresponde exclusivamente a las viviendas de la primera planta o bajos que tienen acceso a los mismos, en el caso de que tengan puerta de acceso, pero solo exclusivamente para tender la ropa.

Por lo general, los patios de luces son de uso exclusivo o "privativa", cuando el acceso a los mismos, se hace a través de las viviendas de la primera planta, y cuando así consta en el Título Constitutivo de la comunidad, disponiendo de su "usufructo" con ciertas limitaciones, los dueños de dichas viviendas. Siendo los responsables del deterioro que se origine por el indebido uso o mal trato del pavimento. Está prohibida cualquier acción que pueda ensuciar o dañar el patio (tirar colillas, chicles, romper las ventanas comunitarias con balonazos, etc...). Es más, los propietarios de las viviendas de la primera planta, no están obligados a recoger cualquier tipo de basura procedente de la comunidad. Está prohibido fumar en los patios, si se considera un espacio al aire libre destinados a menores, como zona de juegos para la infancia, siempre y cuando cumpla unas condiciones, que no tenga uso de tendedero, por el peligro que supone la caída de algún objeto por accidente, que no tenga acceso a dormitorios para no molestar a los demás vecinos, lo cual solo se cumple en los patios que tengan acceso al exterior, lo que sería otra clase de patio mas considerado como una terraza, recogido los art. 7 y 8 de la Ley Antitabaco del 2010. Es más, la Ley Antitabaco prohíbe fumar en los ascensores, y por extensión, al resto de la comunidad (portal, escalera, descansillos, etc...), teniendo la consideración de espacio cerrado público y de uso colectivo.

El derecho de acceso de la comunidad al patio, y la obligación de devolver los objetos que se caigan, no implica el acceso a la vivienda de la primera planta. No es lo mismo devolver un objeto que se caiga a un patio o la realización de obras en el mismo, que un objeto que se caiga en un balcón, y más, si el balcón consta que es un elemento privativo de la vivienda, en el Título Constitutivo de la comunidad, y en las Escrituras de la vivienda . Ni tampoco es obligación de los dueños de la vivienda de la primera planta, custodiar los objetos que se caigan, pudiendo ponerlos a disposición de la comunidad (señora de la limpieza, conserje, presidente de la junta de la comunidad, etc....)en un lugar habilitado para tal fin (cuarto de calderas, cuarto de la limpieza, etc....)

A pesar de tener en cuenta todas las normas de convivencia, los problemas pueden surgir por cualquier asunto. Para solucionarlo de la mejor manera posible, es recomendable contar con un seguro para comunidades de propietarios que ofrezca un servicio de orientación jurídica. Para la modificación del Título Constitutivo y los Estatutos de la comunidad, se precisa la unanimidad de los votos de los vecinos. Y ante los posibles conflictos que surjan en las dudas del "usufructo" de dichos patios, no se descarta recurrir a la vía judicial.

Referencias[editar]

  1. Arte y Cemento 15 Abr 2005