Oratorio del Obispo Mercadillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Portal del Obispo
Año 2011 - Fotografía del Director (Federico G. Bordese) del Archivo Fotógrafo de Córdoba.jpg
Fachada edilicia
Información general
Uso(s) Casona colonial
Estilo Barroco americano
Localización ciudad de Córdoba,
República Argentina Bandera de Argentina
Inicio Reformado a comienzos del siglo XVIII
Propietario Municipalidad de Córdoba
Diseño y construcción
Arquitecto(s) José González Merguelte

El Oratorio del Obispo Mercadillo es el portal de una antigua casona de dos pisos, cuyo propietario fue el controvertido obispo Juan Manuel de Mercadillo y Patiño (1643-1704).

Ubicación[editar]

Se encuentra ubicada frente a la plaza de San Martín, ciudad de Córdoba Capital - República Argentina. Su localización es estratégica ya que se halla en el centro de la ciudad, sobre la peatonal Rosario de Santa Fe Nº 39.

Es la tercera estructura[1]​ de época colonial, tras la Catedral y el Cabildo, ubicada en torno a la plaza histórica; y segunda casona, aunque parcial, en pie dentro de la ciudad.

Por Decreto Nº 90.732 se consagra como Monumento Histórico Nacional desde el 14 de mayo de 1941.

Plano de la Ubicación del Portal

Introducción breve[editar]

La casona del Obispo es una estructura reformada a comienzos del siglo XVIII. Esta casona le perteneció a Juan Manuel de Mercadillo y Patiño, quien fue obispo de la Diócesis del Tucumán o Provincia del Tucumán, Juríes y Diaguitas, que en aquellos tiempos, el Virreinato del Perú abarcaba al actual territorio argentino como parte de su territorio geográfico, político y económico. La casona tendrá sus pormenores reformas y agregados con el pasar de los años, hasta su parcial demolición en donde quedará en pie el portal de dos pisos.

Historia[editar]

Como toda casona colonial, en su comienzo fue de paja y barro, sin embargo su estructura va evolucionando en cuanto a las técnicas y elementos empleados. Según obran los documentos, la casona toma forma sólida a mitad del siglo XVII, con agregados de tejas españolas, ladrillos vistos y la piedra denominada bola (elemento natural y característico de la zona).

El recinto que tiene pequeñas dimensiones que constituyen la capilla, tiene la característica de mostrar en su frente un balcón de hierro trabajado que la hace una construcción única de aquella época. Cuando fue construida la casa pertenecía a Don Fabrique Álvarez de Toledo y en el año 1700, se mudó a la casa el Obispo Fray Manuel Mercadillo, que fue el precursor del traslado de la sede del Episcopado de Tucumán a Córdoba. En 1750 el obispo falleció y la casa fue adquirida por Don Pedro Fernando De La Torre Palacios. Este último dueño hizo ampliar la casa con el fin de poder alquilarla, en la actualidad solo quedan solamente el zaguán y una habitación alta. Su frente es lo más atractivo con el diseño de cornisas, pilastras y ornamentación de barroco que en lo alto exhibe una cruz de hierro.

Manifestaba:
(...) ...de diez cuartos de vivienda de tirantes y teja, un alto con balcón a la plaza, cocina, patio y huerta, zaguán, puerta de calle, corredores al patio de la sala principal y dos baldíos colindantes para continuar las obras.


En un inventario más reciente del año 1702 se redactada:

(...)...El Cavildo déla Ciudad dio queja á Obispo fray Manuel Mercadillo que havian quedado paradas las obras en la Catedral y teniendo a González Mergete trabajando en Las Casas de su morada y que haziendo reformas importantes desta casa: un total de quinze avitaciones ó moradas con sus ventanas y en ellas sus varrotes al patio interior...
(...)...tiendas abovedadas que dan a la plaza principal con alto de bóveda y balconzillos ázia la plaza.[2]
Antiguo aspecto de la casona del Obispo Manuel de Mercadillo. Actualmente se conserva el pórtico del inmueble colonial.

No obstante el Obispo no vivió en ella ya que residía en otro lado, pues en esos momentos se precisaba un lugar disponible para el alojamiento de los alumnos del convictorio - Colegio Real Montserrat y Seminario de Santo Tomás de Aquino.

Sin embargo De Mercadillo decide reformar, agrandar y embellecer la vivienda teniendo a José Antonio Merguelte o Merguete como constructor y albañil, lo cual da origen a otros problemas con el Cabildo, ya que daban queja por haber causado la interrupción de las obras para finalizar aquellas obras de la Iglesia - Catedral, pues Merguelte era quien estaba a cargo.[3]

Casona de Don Pedro Fernando de la Torre Palacios que estaba ubicada en la intersección Peatonal San Martín y Rosario de Santa Fe, frente a la actual Plaza San Martín. Será quién ordene la demolición de la casona y dejar en pié el portal, además de construir una casona en 1750 con un balcón muy similar al del Obispo.

Tras la muerte del Obispo en 1704, la vivienda seguirá siendo un convictorio y seminario, incluso una vivienda de Seglares, como así momentáneamente cárcel pública;[4]​ con el pasar de los años se le realizarán importantes agregados al Portal, pero las crecientes del río y la falta de mantención económica para el cuidado de la casona quedará en estado lamentable, es por ello que el nuevo propietario (1750) Don Pedro de la Torre Palacios (Se dice que su nombre era Francisco Bravo, pero en realidad se confunden de personajes, pues esta persona no es Pedro Fernando de la Torre Palacios. También corresponde aclarar que no se escribe como Pedro Fernando Bravo de la Torre Palacios)[5]​ decidirá la demolición, a excepción del Portal. La casona no fue construida por él aunque si fue el propietario y edifica una casona con un Portal casi idéntico al del Obispo, incluso un balcón más o menos igual y que ahora se halla en el Museo Marqués de Sobre Monte, un error que aún continúa en vigencia.

Con el pasar del tiempo y de diversos propietarios influyentes de la sociedad, el Portal mismo cumplirá diversas funcionalidades, como por ejemplo una cafetería, despacho de bebidas, de telas, quiosco, tipografía, Museo Eclesiástico Deán Gregorio Funes entre otras. Actualmente funciona la Oficina de Informes Turísticos. No obstante, desde su demolición casi total, el Portal es confundido con un Oratorio o Capilla. Su mala interpretación continúa en pleno siglo XXI.

Siempre se pensó que la edificación correspondía a un Oratorio, quizás por ello nunca haya sido demolido a pesar de encontrarse en una zona importante como el Centro Histórico.

La figura del Obispo Manuel de Mercadillo[3][editar]

El obispo De Mercadillo tomará embarcación desde Cádiz en 1698 para hacerse cargo de su diócesis en la provincia del Tucumán. Pisará América en cinco meses, sin embargo llegará a la ciudad de Córdoba a fines de ese año, por ello el traslado de la Diósesis, hallada en Santiago del Estero, lo realizará a comienzos de 1699. Sin embargo el cargo será efímero ya que gobierna la diócesis apenas seis años: desde 1698 hasta 1704 (año de su fallecimiento).

Manuel de Mercadillo fue el noveno obispo de la Gobernación del Tucumán y el tercer dominico (no perteneció a la Compañía de Jesús como se piensa) en ocupar la diócesis con sede en Santiago del Estero, y luego la de Córdoba.

La imagen de Manuel es muy controvertida, ya que era conocido por sus desates sexuales, como así su personalidad de comerciante y abuso de autoridad. Si bien en aquellos tiempos, los religiosos con altos cargos, aprovechaban su inmenso poder y libre albedrío, la del Obispo era demasiado controversial y polémica como para ignorar tales conductas exageradas.

Arquitectura de la estructura[editar]

La casona del Obispo Manuel de Mercadillo y Patiño era de dos pisos, al menos en su frente. El portal se caracteriza por ser una «rareza arquitectónica colonial», aunque no es la única singularidad hallada en Córdoba y tampoco en la Argentina. Esta singularidad refiere a su interior que posee dos bóvedas de arista (no es crucería). Sin embargo lo curioso tiene que ver con la bóveda ubicada en la planta alta, ya que no existe un portal con dos bóvedas en la planta baja y alta. Este dicho lo podemos comparar con la casona de Sobre Monte solamente posee una bóveda (planta baja) y las de Salta también.

Antiguamente la casona era un lujo en cuanto a su conformación y construcción, pero no era la única en su forma, ya que existían otras casonas con sólidas edificaciones y más grandes, como así -aunque escasas- de dos pisos. Todas las casas de la época colonial alrededor de la plaza mayor (hoy San Martín) eran de dos pisos:

  • Don Pedro Fernando de la Torre Palacios.
  • Don Juan Antonio Gutiérrez de la Concha, sobre la actual calle Rosario de Santa Fe.
  • Don Jerónimo Luis de Cabrera, sobre la actual Calle Buenos Aires. Considerada como la casona Melliza de Manuel de Mercadillo.
  • Don Manuel de Mercadillo, sobre la actual calle Rosario de Santa Fe.
Casona que edficiara la Familia Molina de Navarrete. Se hallaba sobre la actual peatonal Rosario de Santa Fe, al costado de la casona del Obispo Manuel Mercadillo y Patiño. En esta Casona habitó el último Gobernador-Intendente Gutiérrez de la Concha

Fray Manuel Mercadillo había nacido en la región de Castilla La Mancha, España. Su carrera como sacerdote había comenzado en la Orden de Santo Domingo y terminaba en 1694 con el nombramiento de obispo del Tucumán. Fue nombrado noveno obispo de la Gobernación del Tucumán y tercer dominico en ocupar el cargo, luego fue trasladado a Córdoba. Le fue suficiente el corto tiempo de seis años para alterar a la sociedad cordobesa con sus extremidades. En los primeros meses de 1698, fray Manuel Mercadillo se asienta en Cádiz. Su destino final es la ciudad de Tucumán, donde debe encargarse de la diócesis del Tucumán. A fines de ese año toma su responsabilidad del traslado de la sede de la diócesis desde la ciudad del Tucumán hasta la Ciudad de Córdoba. Su esfuerzo también debe estar orientado hacia la construcción de una Iglesia Catedral, en el mismo sitio de la Plaza Mayor y sobre los muros derribados de la que hasta entonces había sido la principal iglesia parroquial de la ciudad de Córdoba.

En la mayoría de los documentos hallados en los estudios americanistas, ya indicaban que existían otras casonas de dos pisos muy suntuosas.

Con frecuencia las personas expresan que durante la época colonial, las casas eran pobres en el sentido que no había cultura y progreso. Esto derriba el mito de las casas pobres en épocas de la colonia, pues hasta fines del siglo XIX, Córdoba era la Buenos Aires de ahora, en tanto aquella ciudad era pobre en sus edificaciones.

Otra singularidad era la falta de entrada para el carruaje, pues no existe documento que revele o refiera a espacio para ello. Para viajes largos utilizaba una mula, (el obispo comerciaba con mulas y algunas las guardaba en el corral del Monasterio de las Carmelitas Descalzas).

El obispo no se movía mucho ya que en aquellos tiempos, la ciudad era prácticamente un pueblo con casi dos mil habitantes esparcidos por toda la intendencia que comprende actualmente varias provincias. La ciudad se concentraba alrededor de la plaza, en donde estaba el cabildo, iglesia, monasterios, su casona para los estudiantes, el vivía por el territorio. Por ello entendemos que nunca usó carruaje, de hechos casi nadie poseía uno.

Al actual portal lo podemos clasificar como un estilo barroco americano. Al frente de su planta baja posee una inmensa puerta con tachones. En tanto su planta alta observamos que sobresale un balcón muy elaborado y de hierro forjado tipo panzón con motivos florales; otro elemento de hierro es su cruz - veleta, indicando su doble funcionalidad.

Su frente está adornado con pilastras tipo Toscana adosadas al muro, tanto como en el piso bajo y alto. En su parte más alta de la fachada observamos un logo religioso, demostrando la finalidad religiosa que tuvo el lugar. Mientras que la parte de atrás una escalera con pisos de piedra aunque no es original ya que fue agregada en 1941 cuando se realiza una restauración completa para declararlo Monumento Histórico Nacional.

Detrás del Portal se levanta el moderno edificio de ladrillo a la vista que presenta una gran escalinata a manera de pirámide.

Bibliografía[editar]

  • Federico G. Bordese (2012). MAL LLAMADO ORATORIO DEL OBISPO MERCADILLO (Revisionismo histórico). Estvdios Politécnicos de América, Ediciones. ISBN 978-987-27578-1-6. 

Referencias[editar]

  1. 1-Catedral - Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. 2-Cabildo de Córdoba.
  2. Federico G. Bordese (2012). Mal llamado oratorio del Obispo Mercadillo (Revisionismo histórico). Estvdios Politécnicos de América, Ediciones. ISBN 978-987-27578-1-6.
  3. a b Bordese, Federico G. «MAL LLAMADO ORATORIO DEL OBISPO MERCADILLO (Revisionismo histórico)». Issuu. p. https://federicogbordese.wordpress.com/libros-editados/. Archivado desde el original el 18 de octubre de 2016. Consultado el 14 de octubre de 2016. 
  4. Bordese, Federico G. Bordese. «MAL LLAMADO ORATORIO DEL OBISPO MERCADILLO (Revisionismo histórico)». Issuu. p. https://federicogbordese.wordpress.com/libros-editados/. Archivado desde el original el 18 de octubre de 2016. Consultado el 14 de octubre de 2016. 
  5. Federico G. Bordese (2012). MAL LLAMADO ORATORIO DEL OBISPO MERCADILLO (Revisionimo histórico). Estvdios Politécnicos de América, Ediciones. ISBN 978-987-27578-1-6.