Olivo de Vigo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El viejo olivo en el Paseo de Afonso XII, símbolo de la ciudad.

El olivo de Vigo es un árbol de la especie Olea europaea que se encuentra situado en el Paseo de Afonso XII, en el centro de la ciudad de Vigo. La ciudad es conocida con el sobrenombre de Ciudad de la oliva, y hoy en día se conoce como “Ciudad olívica” debido a la monumental olivera que se encontraba en el átrio da Colegiata de Santa María de Vigo. Este árbol, símbolo de la ciudad, figura en el escudo de Vigo.[1]​ El olivo ronda los 200 años.[2]

Historia[editar]

Se sabe que en el sur de Galicia, como aún sigue ocurriendo en el norte de Portugal, existían oliveras para la producción de aceite. Los Reyes Católicos dieron la orden de cortar todas estas árboles para favorecer la producción en otras regiones del estado más favorables a su reinado que el Reino de Galicia.

Además de las oliveras aceiteras, existía en Galicia, así como en otras zonas atlánticas como Asturias, Irlanda o Inglaterra, la costumbre de plantar en el átrio de las iglesias un árbol de hoja perenne como señal de vida eterna.

Siguiendo esta tradición, en el átrio de la Colegiata de Santa María de Vigo hubo desde muy antiguo una gran olivera que plantaran los caballeros monjes templarios que se encargaban de regir la feligresía en el siglo XII. Este árbol desapareció cuando se construyó el templo actual en 1816.

Manuel Ángel Pereyra, el administrador de la Aduana de Vigo de la época e hijo político del alcalde Cayetano Parada y Pérez de Limia, cogió una rama del árbol y la plantó en el huerto de su vivienda, cercana a la Puerta del Sol. Con el crecimiento de la ciudad, el árbol fue trasplantado al Paseo de Afonso XII, donde se se encuentra hoy en día protegida con una verja de hierro y en donde se encuentra una placa de bronce acreditando al promesa que ante el árbol hicieron los vigueses de «AMOR, DE SU LEALTAD Y DE SU ABNEGACIÓN POR LA CIUDAD AMADA.», en agosto de 1932.

DENTRO DE ESTA VERJA, OFRENDA DE LOS VIGUESES A SU ARBOL SIMBÓLICO, QUEDA HOY DEPOSITADA POR ELLOS LA PROMESA FIRME DE SU AMOR, DE SU LEALTAD Y DE SU ABNEGACIÓN POR LA CIUDAD AMADA. 14-AGOSTO-1932.

En el año 2010 se le puso una cinta elástica con doce sensores conectados a un ordenador para hacer un diagnóstico de la edad y del estado sanitario. Las pruebas verificaron que en 2010 tenía unos 193 años de edad y que gozaba de buen estado sanitario.

En octubre de 2016, el Ayuntamiento de Vigo plantó nuevamente un olivo bicentenario al lado de la colegiata de Santa María, en el mismo lugar en donde estuvo originalmente el que dio nombre a la ciudad.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «A Oliveira de Vigo». http://hoxe.vigo.org (en gallego). Consultado el 30 de mayo de 2017. 
  2. R., Silvia (22 de octubre de 2010). «El olivo de Vigo ronda los 193 años». El País. Consultado el 30 de mayo de 2017. 
  3. «O Concello planta unha oliveira bicentenaria na Concatedral onde estaba a que deu nome á cidade». http://xornal.vigo.org (en gallego). 6 de octubre de 2016.