Ni ebrio ni dormido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Origen[editar]

El origen de la frase se remonta a la época de la Revolución de Mayo, siendo acuñada por Mariano Moreno. Durante una fiesta en el Regimiento de Patricios uno de los concurrentes, Atanasio Duarte, en un alto estado de ebriedad propuso un brindis "por el primer rey y emperador de América, don Cornelio Saavedra". Cornelio Saavedra era en ese entonces presidente de la Primera Junta. Mariano Moreno desterró a Duarte por dicho exabrupto, con la siguiente argumentación:[1]

Un habitante de Buenos Aires ni ebrio ni dormido debe tener expresiones contra la libertad de su país.

Referencias[editar]

  1. Felipe Pigna (mayo de 2007). «Después de mayo». El historiador. Consultado el 31 de mayo de 2011. 

Bibliografía[editar]