Mirmecófago

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un mirmecófago es un animal que se alimenta exclusiva o mayoritariamente de hormigas y, con frecuencia, también de termitas (a pesar de que éstas no son hormigas). Como las costumbres de las hormigas y termitas son similares, las adaptaciones requeridas para su consumo son análogas.

En los mamíferos, las especies mirmecófagas muestran una serie de adaptaciones para la captura de hormigas y termitas, entre las que destacan la reducción o la pérdida de los dientes como consecuencia de la adopción de una dieta a base de presas blandas, el alargamiento del hocico, la posesión de una larga lengua cilíndrica, delgada y pegajosa y de grandes glándulas salivales, y la posesión de fuertes garras para excavar los hormigueros y termiteros.

Estas adaptaciones se han producido, en los mamíferos, por lo menos cinco veces de manera independiente en líneas evolutivas no relacionadas: en los equidnas (monotremas) y en el numbat (un mamífero hormiguero marsupial), y entre los placentarios en los pangolines (folídotos), en el cerdo hormiguero (tubulidentados) y en los osos hormigueros y armadillos (xenartros).[1] Este hábito es de esperar puesto que el tronco mamaliano fue al principio insectívoro. Se trata de un notable ejemplo de evolución convergente.

Referencias[editar]

  1. Young, J. Z. 1977. La vida de los vertebrados. Editorial Omega, Barcelona, 660 pp. ISBN 84-282-0206-0