Me alquilo para soñar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
"Me alquilo para soñar"
de Gabriel García Márquez Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original Me alquilo para soñar
Fecha de publicación 1980
[editar datos en Wikidata]

Me alquilo para soñar, escrito originalmente en 1980, es el cuarto relato del compendio de doce cuentos escritos y redactados por Gabriel García Márquez a lo largo de dieciocho años, que conforman el libro llamado Doce cuentos peregrinos.

Resumen[editar]

En esta historia se narra cómo una mujer, cuyo nombre real es desconocido pero a quien llaman Frau Frida, se “alquila para soñar". Un día, en La Habana, se desata un fuerte oleaje que levanta por los aires los automóviles de la carretera costanera y destruye la recepción de un hotel, contra cuya pared también se estrella un auto. Cuando García Márquez (que actúa como narrador omnisciente) se entera de que en el auto se ha hallado un cadáver, descubre que se trata de una vieja amiga, la mentada Frau Frida. Había sido una colombiana que el escritor conoció en Viena, y de la que sabía que poseía una habilidad especial: la de poder predecir lo que iba a suceder mediante los sueños. Cada predicción, invariablemente, le llegaba la noche antes de que el hecho sucediera. En su casa predijo que uno de sus hermanos más pequeños se iba a ahogar, pero a diferencia del sueño, no en el agua del lago donde le gustaba bañarse, sino que, según su interpretación, atorándose con un caramelo. Su madre prohibió los dulces al niño, pero él comió uno a escondidas y murió. Soñar era el oficio de Frau Frida, y trabajó por mucho tiempo anticipando el día a día de una familia de Viena, a la que terminó controlando en cada acción quedándose con todo su dinero. En este mismo lugar conoce al narrador y le predice que debe marcharse por 5 años, lo que él hace ese mismo día. El escritor se vuelve a encontrar con ella mientras almorzaba con Pablo Neruda en Barcelona, quien se disgusta ante la presencia de la mujer porque no cree en las supersticiones. Se entera que llega a trabajar con una última familia, la del embajador de Portugal, propietario del auto donde fue hallada muerta y con quien había ido a La Habana. Las palabras del embajador que el escritor recuerda fueron estas: “No se imagina lo extraordinaria que era... usted no hubiera resistido la tentación de escribir un cuento sobre ella” y “Nada... soñaba”.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

  • García Márquez, Gabriel (1996). Cuentos: 1947-1992. Norma. ISBN 9580429391.
  • García Márquez, Gabriel (1992). Doce cuentos peregrinos. Sudamericana. ISBN 9500707756.