Matraz de laboratorio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Matraces de vidrio con diferentes formas y tamaños.

Un matraz de laboratorio es un recipiente, generalmente de vidrio, que forma parte de la categoría básica de equipo de laboratorio conocida como vidriería de laboratorio y se utiliza para contener volúmenes más grandes que un simple tubo de ensayo.

En los laboratorios y en otros entornos científicos, generalmente se le llama simplemente matraz. Los matraces tienen varias formas y una amplia gama de tamaños, pero su aspecto distintivo común en sus diferentes formas, aparece como un recipiente con un cuerpo ancho y una (o a veces más) secciones tubulares abiertas, más estrechas, en la parte superior, a las que se denominan "cuellos". Los tamaños de los matraces de laboratorio están especificados por el volumen que pueden contener, generalmente en unidades métricas como mililitros (ml) o litros (l).

En la(s) abertura(s) en la parte superior del cuello de algunos matraces de vidrio, como en los matraces de fondo globular, retortas o, a veces, matraces volumétricos o aforados, hay juntas exteriores (o hembras) de vidrio esmerilado ahusado (cónico). Algunos matraces, especialmente los volumétricos, vienen con un tapón o tapa de caucho de laboratorio para cerrar la abertura en la parte superior del cuello. Estos tapones pueden estar hechos de vidrio o plástico. Los de vidrio suelen tener una superficie de junta de vidrio esmerilado interior (o macho) cónica a juego, pero a menudo basta con un tapón de calidad. Los matraces que no vengan con esos tapones especiales, pueden taparse con un tapón de goma o de corcho.

Los matraces se pueden utilizar para preparar soluciones o para contener, recoger o, a veces, medir volumétricamente productos químicos, muestras, soluciones, etc. para reacciones químicas u otros procesos como mezclar, calentar, enfriar, disolver, precipitar, hervir (como en la destilación) o analizar.

Materiales[editar]

Los matraces de laboratorio se han fabricado tradicionalmente en vidrio, que puede ser reforzado, vidrio de borosilicato, o también en teflón o plástico como el polipropileno, PMP (polimetilpenteno), policarbonato o PTFE, variando según el uso previsto.[1]​ Los matraces que se utilizan para destilar o calentar líquidos, suelen estar hechos de vidrio de borosilicato. resistente al calor. El vidrio es transparente, a veces marrón (vidrio "inactínico"); este último se utiliza para soluciones fotosensibles.

Algunos tipos de matraces[editar]

En función de su utilización, los más corrientes pueden ser:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Brockhaus ABC Chemie. Band 2: L – Z. VEB F. A. Brockhaus Verlag, Leipzig 1965, pp. 702–703.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Matraces de laboratorio. Fisher Scientific, Madrid, 2020, Consultado el 28 de noviembre de 2020.
  • Rudolf Schmitz: Mörser, Kolben und Phiolen. Aus der Welt der Pharmazie. Stuttgart 1966; Neudruck (con prólogo) Graz 1978.