Maria Theresia von Paradis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Maria Theresia von Paradis.

Maria Theresia von Paradis nació el 15 de mayo de 1759 en Viena y murió el 1 de febrero de 1824 en la misma ciudad. Fue una pianista, organista, cantante y compositora austriaca. Hija de un noble barón, consejero y secretario imperial, quien estaba al servicio de la emperatriz Maria Theresa, persona por la cual le pusieron ese nombre (a pesar de lo que se pensaba, la emperatriz no fue la madrina de la compositora). Se dice que Wolfgang Amadeus Mozart compuso su concierto nº 18 para piano para ella. Siendo una de las pianistas europeas menos reconocidas de su tiempo, recibió lecciones del holandés Ricter y más tarde de Koseluch. Igualmente, destacó como organista de conciertos y como cantante, para lo que recibió lecciones de Righini. Asimismo, aprendió composición y contrapunto con Friberth y con el abate Vogler.

En agosto de 1783 Maria Theresa inicia una gira por París y Londres en compañía de su madre y Johann Riedinger, su libretista y amanuense. Visita a Mozart y su familia en Salzburgo el 27 de agosto. Dará conciertos en Frankfurt (5 octubre 1783), Koblenz (30 octubre 1783) y otras localidades, tras los cuales alcanza París a principios de marzo del 84. El 1 de abril apareció en el "Concert Spirituel" y el "Journal de Paris" (4 de abril de 1784) escribió sobre ella: <<uno debe escuchar a Maria Theresia para hacerse una idea del toque, la precisión y la vivacidad de su interpretación>>. Antes de dejar París a finales de octubre haría 14 apariciones públicas y asistiría a Valentin Haüy, "padre y apóstol de los invidentes", en la creación de la primera escuela para ciegos, abierta en París en 1785. En noviembre del 84, Paradis llega a Londrés, donde actuaría entre otros sitios, en la corte, en el palacio del Principe de Gales (Carlton House) y en el Professional Concert en los Hanover Square Rooms. Sin embargo, sus actuaciones no fueron tan bien recibidas como en París. Después de numerosos conciertos en ciudades de Europa occidental, Maria Theresa vuelve a Viena en 1786 pasando por Berlín y Praga en el camino. Sus planes para recorrer Rusia e Italia nunca llegaron a materializarse, sin embargo, volvería a Praga en 1797 para la producción de su ópera "Rinaldo und Alcina".

Durante su estancia en París Paradis comenzaría a componer música para piano, así como también piezas para voz y teclado. Las primeras piezas que se le atribuyen están datadas en 1777, aunque probablemente esta colección de sonatas sean obra de Pietro Domenico Paradies, con quien se le confunde en muchas ocasiones. De forma similar, la famosa "Sicilienne" considerada la mejor obra de Paradis, sea obra de su descubridor Samuel Dushkin. La mayoría de las obras auténticas de la compositora de este periodo se han perdido. Se tiene, sin embargo, su colección "Zwölf Lieder auf ihrer Reise in Musik gesetzt" compuesta entre 1784 y 1786. Para el año 1789, Maria Theresa von Paradis dedicaba más tiempo a la composición que a la interpretación y entre 1789 y 1797, llegó a componer 5 óperas y 3 cantatas como mínimo. Después del fracaso de "Rinaldo und Alcina", comenzó progresivamente a dedicarle cada vez más tiempo a la enseñanza. En 1808 fundaría su propia escuela de música, donde impartiría lecciones de piano, canto y teoría musical, principalmente a chicas jóvenes. Continuaría enseñando hasta su muerte.

A la hora de componer se valía de un sistema de escritura musical inventado especialmente para ella, como ciega, por su famoso amigo Riedinger y para la correspondencia otro aparato construido por Wolfgang von Kempelen. Se conocen de su pluma “Ariadna y Baco”, melodrama estrenado en 1791 con presencia del emperador Leopoldo; una pastoral de 1792, la cantata “Monumento nacional” compuesta por la ejecución de Luis XVI y María Antonieta; la ópera mágica “Rinaldo Algina”, estrenada en Praga. Muchos son sus tríos para piano, violín y chelo, aunque también fueron numerosas sus canciones y partituras de cámara.

Ceguera[editar]

Von Paradis quedó ciega en algún momento entre la edad de 2 y 5 años. Fue tratada durante diez años por el mejor oculista de la corte llamado von Stoerk. Pero sus métodos no tuvieron efecto alguno sobre la visión de von Paradis. Gracias al tratamiento del médico alemán Franz Anton Mesmer en 1777-8, su condición mejoró, aunque solamente de forma temporal. Esto no gustó nada a von Stoerk, que discordaba con las técnicas de Mesmer, por lo que ejerció una gran presión social sobre las personas más influyentes del país. Finalmente, el tratamiento de Mesmer fue suspendido, con lo que von Paradis quedó nuevamente ciega.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]