María de Santa Isabel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
María de Santa Isabel
Información personal
Fallecimiento 1647 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritora Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Poesía Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Sor María de Santa Isabel, más conocida por su pseudónimo Marcia Belisarda, (Toledo ¿? - íd., p. 1647), fue una poetisa española. fue una época de sufrimiento para algunos. Perteneció a familia ilustre, como da a entender el licenciado Moya en unos versos encomiásticos. Impulsada por un amor contrariado ingresó en el convento toledano de la Concepción, fundado por Beatriz de Silva. Ya profesa, a los veintisiete años empezó a escribir poesías, unas religiosas y otras profanas, aunque más inspiradas estas últimas que las primeras. Fue una de las más fecundas poetisas del siglo XVII. Vivía aún en 1646, fecha estampada en una de sus composiciones, y dejó un manuscrito de sus obras para la imprenta que no llegó a ser publicado, pero se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid. Cultivó el romance, el villancico, las octava, las décimas, las novenas, el soneto, las ensaladas, las glosas, los elogios, las letrillas, las décimas estrambotadas... en total 138 composiciones. Algunas letrillas suyas se cantaron en la catedral de Toledo. Destaca su Romance melancólico, en que dice:

En fin, peno, siento y callo / por no decir lo que siento, / que sólo puedo quejarme / de que quejarme no puedo. / Nacer amable es estrella, / suerte, nacer con ingenio; / pero si falta ventura / nada es gloria y todo infierno.

Asimismo, el que empieza "Procurad memorias tristes..." y sus Décimas muy de priesa, que anticipan el "Hombres necios que acusáis..." de Sor Juana Inés de la Cruz. La autora fue elogiada por un franciscano anónimo en los preliminares:

Ya á las damas los poderes / negaban leyes confusas / de hablar, como si las Musas / no huvieran sido mugeres; / mas hoy los altos renombres / que les gana vuestro ser, / da á entender / que aprender pueden los hombres / á escribir, de una muger...