María de Abarca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

María de Abarca, activa en Madrid a mediados del siglo XVII, fue una pintora barroca española especializada en la pintura de retratos, que practicaba por afición y con notable acierto.

Es José García Hidalgo quien, en sus Principios para practicar el nobilísimo y real arte de la pintura (Madrid, 1691), transmitió la noticia, recogida luego por Ceán Bermúdez en el Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España.[1]

Entre las mujeres artistas del siglo XVII español, con figuras tan relevantes como La Roldana o Josefa de Obidos, María de Abarca es figura en cierto modo singular pues su práctica de la pintura tiene lugar al margen de los talleres familiares en los que se formaron, además de las dos artistas citadas, Luisa de Valdés, hija de Juan de Valdés Leal, Francisca Palomino y Velasco, hermana de Antonio Palomino, o Andrea y Claudia, hijas de Pedro de Mena, entre tantas otras.[2]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Ceán t. I, p. 1.
  2. Torres López, p. 47.

Bibliografía consultada[editar]