Mapa cognitivo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un mapa cognitivo (a veces llamado, pero no debe confundirse con, mapa mental o modelo mental) es un tipo de representación mental que sirve a un individuo para adquirir, codificar, almacenar, recordar y decodificar información sobre las ubicaciones relativas y los atributos de fenómenos en su entorno espacial cotidiano o metafórico. El concepto fue introducido por Edward Tolman en 1948.[1]​ El concepto se utilizó para explicar el comportamiento de las ratas que parecían aprender el diseño espacial de un laberinto y, posteriormente, el concepto se aplicó a otros animales, incluidos los humanos.[2]​ El término fue luego generalizado por algunos investigadores, especialmente en el campo de la investigación operativa, para referirse a una especie de red semántica que representa el conocimiento o los esquemas personales de un individuo.[3][4][5]

Visión general[editar]

Los mapas cognitivos se han estudiado en diversos campos, como la psicología, la educación, la arqueología, la planificación, la geografía, la cartografía, la arquitectura, la arquitectura del paisaje, la planificación urbana, la gestión y la historia.[6]​ Debido al amplio uso y estudio de los mapas cognitivos, se ha convertido en un coloquialismo para casi cualquier modelo o representación mental.[6]​ Como consecuencia, estos modelos mentales a menudo se denominan, de diversas formas, mapas cognitivos, mapas mentales, guiones, esquemas y marcos de referencia.

Los mapas cognitivos sirven para la construcción y acumulación de conocimiento espacial, permitiendo que el "ojo de la mente" visualice imágenes para reducir la carga cognitiva, mejorar la memoria y el aprendizaje de información. Este tipo de pensamiento espacial también se puede utilizar como metáfora de tareas no espaciales, donde las personas que realizan tareas no espaciales que involucran memoria e imágenes utilizan el conocimiento espacial para ayudar en el procesamiento de la tarea.[7]

Se ha especulado que los correlatos neurales de un mapa cognitivo son el sistema de células de lugar en el hipocampo[8]​ y las células de red descubiertas en la corteza entorrinal.[9]

Base neurológica[editar]

Se cree que el mapeo cognitivo es en gran parte una función del hipocampo. El hipocampo está conectado con el resto del cerebro de tal manera que es ideal para integrar información espacial y no espacial. Las conexiones de la corteza postrinal y la corteza entorrinal medial proporcionan información espacial al hipocampo. Las conexiones de la corteza perirrinal y la corteza entorrinal lateral proporcionan información no espacial. La integración de esta información en el hipocampo hace que el hipocampo sea una ubicación práctica para el mapeo cognitivo, que necesariamente implica combinar información sobre la ubicación de un objeto y sus otras características.[10]

O'Keefe y Nadel fueron los primeros en delinear una relación entre el hipocampo y el mapeo cognitivo.[8]​ Muchos estudios adicionales han mostrado evidencia adicional que apoya esta conclusión. [11]​ Específicamente, las células piramidales (células de lugar, células de contorno y células de red) han sido implicadas como la base neuronal para mapas cognitivos dentro del sistema hipocampal.

Numerosos estudios de O'Keefe han implicado la participación de células de lugar. Las células de lugar individuales dentro del hipocampo corresponden a ubicaciones separadas en el entorno con la suma de todas las células que contribuyen a un solo mapa de un entorno completo. La fuerza de las conexiones entre las células representa las distancias entre ellas en el entorno real. Las mismas celdas se pueden utilizar para construir varios entornos, aunque las relaciones de las celdas individuales entre sí pueden diferir mapa por mapa.[8]​ La posible participación de células de lugar en el mapeo cognitivo se ha visto en varias especies de mamíferos, incluidas ratas y macacos.[11]​ Además, en un estudio de ratas realizado por Manns y Eichenbaum, las células piramidales del hipocampo también participaron en la representación de la ubicación y la identidad del objeto, lo que indica su participación en la creación de mapas cognitivos.[10]​ Sin embargo, ha habido cierta controversia sobre si tales estudios de especies de mamíferos indican la presencia de un mapa cognitivo y no otro método más simple para determinar el entorno de uno.[12]

Si bien no se encuentran en el hipocampo, las células de la red de la corteza entorrinal medial también se han visto implicadas en el proceso de integración de la ruta, desempeñando realmente el papel de integrador de la ruta, mientras que las células de lugar muestran la salida de la información obtenida a través de la integración de la ruta.[13]​ Los resultados de la integración de la ruta son luego utilizados por el hipocampo para generar el mapa cognitivo.[14]​ Es probable que el mapa cognitivo exista en un circuito que involucre mucho más que solo el hipocampo, incluso si se basa principalmente allí. Aparte de la corteza entorrinal medial, el presubículo y la corteza parietal también se han implicado en la generación de mapas cognitivos.[11]

Teoría de mapas paralelos[editar]

Ha habido alguna evidencia para la idea de que el mapa cognitivo está representado en el hipocampo por dos mapas separados. El primero es el mapa de rumbo, que representa el entorno a través de señales de movimiento propio y señales de gradiente. El uso de estas señales basadas en vectores crea un mapa bidimensional aproximado del entorno. El segundo mapa sería el mapa de boceto que funciona a partir de señales posicionales. El segundo mapa integra objetos específicos o puntos de referencia y sus ubicaciones relativas para crear un mapa 2D del entorno. El mapa cognitivo se obtiene así mediante la integración de estos dos mapas separados.[14]​ Esto nos lleva a comprender que no es solo un mapa, sino tres los que nos ayudan a crear este proceso mental. Debe quedar claro que la teoría de mapas paralelos todavía está creciendo. El mapa de boceto se basa en explicaciones y procesos neurobiológicos anteriores, mientras que el mapa de rumbo tiene muy poca investigación para respaldar su evidencia.[15]

Generación[editar]

El mapa cognitivo se genera a partir de una serie de fuentes, tanto del sistema visual como de otros lugares. Gran parte del mapa cognitivo se crea a través de señales de movimiento autogeneradas. Las entradas de los sentidos como la visión, la propiocepción, el olfato y el oído se utilizan para deducir la ubicación de una persona dentro de su entorno a medida que se mueve a través de él. Esto permite la integración de la ruta, la creación de un vector que representa la posición y la dirección de uno dentro del entorno de uno, específicamente en comparación con un punto de referencia anterior. Este vector resultante se puede transmitir a las células del lugar del hipocampo donde se interpreta para proporcionar más información sobre el entorno y la ubicación de uno mismo dentro del contexto del mapa cognitivo.[14]

Las señales direccionales y los puntos de referencia posicionales también se utilizan para crear el mapa cognitivo. Dentro de las señales direccionales, tanto las señales explícitas, como las marcas en una brújula, como los gradientes, el sombreado o los campos magnéticos, se utilizan como entradas para crear el mapa cognitivo. Las señales direccionales se pueden utilizar tanto de forma estática, cuando una persona no se mueve dentro de su entorno mientras lo interpreta, como de forma dinámica, cuando el movimiento a través de un gradiente se utiliza para proporcionar información sobre la naturaleza del entorno circundante. Los puntos de referencia posicionales brindan información sobre el entorno al comparar la posición relativa de objetos específicos, mientras que las señales direccionales brindan información sobre la forma del entorno en sí. Estos puntos de referencia son procesados por el hipocampo juntos para proporcionar un gráfico del entorno a través de ubicaciones relativas.[14]

Historia[editar]

La idea de un mapa cognitivo fue desarrollada por primera vez por Edward C. Tolman. Tolman, uno de los primeros psicólogos cognitivos, introdujo esta idea al realizar un experimento con ratas y laberintos. En el experimento de Tolman, se colocó una rata en un laberinto en forma de cruz y se le permitió explorarlo. Después de esta exploración inicial, la rata se colocó en un brazo de la cruz y la comida se colocó en el siguiente brazo a la derecha inmediata. La rata fue condicionada a este diseño y aprendió a girar a la derecha en la intersección para llegar a la comida. Sin embargo, cuando se colocó en diferentes brazos del laberinto en cruz, la rata todavía fue en la dirección correcta para obtener la comida debido al mapa cognitivo inicial que había creado del laberinto. En lugar de simplemente decidir girar a la derecha en la intersección sin importar qué, la rata pudo determinar el camino correcto hacia la comida sin importar en qué lugar del laberinto se colocara.[16]

Desafortunadamente, la investigación adicional se ralentizó debido al punto de vista conductista que prevalecía en el campo de la psicología en ese momento.[17]​ En años posteriores, O'Keefe y Nadel atribuyeron la investigación de Tolman al hipocampo, afirmando que era la clave para la representación mental de la rata de su entorno. Esta observación impulsó la investigación en esta área y, en consecuencia, gran parte de la actividad del hipocampo se explica a través de la elaboración de mapas cognitivos.[18]

Con el paso del tiempo, el mapa cognitivo fue investigado en otros campos prospectivos que lo encontraron útil, lo que condujo a definiciones y aplicaciones más amplias y diferenciadoras. Un investigador muy destacado, Colin Eden, ha mencionado específicamente su aplicación del mapeo cognitivo simplemente como cualquier representación de modelos de pensamiento. [19]

Críticas[editar]

En una revisión, Andrew T. D. Bennett argumentó que no hay evidencia clara de mapas cognitivos en animales no humanos (es decir, mapa cognitivo según la definición de Tolman). Este argumento se basa en análisis de estudios donde se ha encontrado que explicaciones más simples pueden dar cuenta de resultados experimentales. Bennett destaca tres alternativas más simples que no pueden descartarse en las pruebas de mapas cognitivos en animales no humanos: «Estas alternativas son (1) que el atajo aparentemente novedoso no es realmente novedoso; (2) que se está utilizando la integración de caminos; y (3) que los puntos de referencia familiares se reconocen desde un nuevo ángulo, seguido de un movimiento hacia ellos».[12]

Distinción del mapa mental[editar]

Un mapa cognitivo es una representación espacial del mundo exterior que se mantiene dentro de la mente, hasta que se genera una manifestación real (generalmente, un dibujo) de este conocimiento percibido, un mapa mental. El mapeo cognitivo es el mapeo mental implícito, la parte explícita del mismo proceso. En la mayoría de los casos, un mapa cognitivo existe independientemente de un mapa mental, un artículo que cubra solo mapas cognitivos permanecería limitado a consideraciones teóricas.

El mapeo mental generalmente se asocia con puntos de referencia, ubicaciones y geografía cuando se demuestra. La creación de mapas mentales depende del individuo y sus percepciones, ya sea que estén influenciados por los medios, la vida real u otras fuentes. Debido a su almacenamiento fáctico, los mapas mentales pueden ser útiles al dar direcciones y navegar.[20][21]​ Como se dijo anteriormente, esta distinción es difícil de identificar cuando se plantea con definiciones casi idénticas, sin embargo, existe una distinción.[22]

En algunos usos, el mapa mental se refiere a una práctica realizada por teóricos urbanos al hacer que los habitantes de la ciudad dibujen un mapa, de memoria, de su ciudad o del lugar donde viven. Esto permite al teórico tener una idea de qué partes de la ciudad o vivienda son más sustanciales o imaginables. Esto, a su vez, se presta a una idea decisiva de qué tan bien se ha realizado la planificación urbana.[23]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Tolman, Edward C. (July 1948). «Cognitive maps in rats and men». Psychological Review 55 (4): 189-208. PMID 18870876. doi:10.1037/h0061626. 
  2. Caves, Roger W., ed. (2005). «Cognitive maps». Encyclopedia of the City. Abingdon; New York: Routledge. p. 79. ISBN 9780415252256. OCLC 55948158. doi:10.4324/9780203484234. 
  3. Eden, Colin (July 1988). «Cognitive mapping». European Journal of Operational Research 36 (1): 1-13. doi:10.1016/0377-2217(88)90002-1. «In the practical setting of work in with a team of busy managers cognitive mapping is a tool for building interest from all team members in the problem solving activity. [...] The cycle of problem construction, making sense, defining the problem, and declaring a portfolio of solutions, which I have discussed elsewhere (Eden, 1982) is the framework that guides the process of working with teams. Thus building and working with the cognitive maps of each individual is primarily aimed at helping each team member reflectively 'construct' and 'make sense' of the situation they believe the team is facing. (pp. 7–8)». 
  4. Fiol, C. Marlene; Huff, Anne Sigismund (May 1992). «Maps for managers: Where are we? Where do we go from here?». Journal of Management Studies 29 (3): 267-285. doi:10.1111/j.1467-6486.1992.tb00665.x. «For geographers, a map is a means of depicting the world so that people understand where they are and where they can go. For cognitive researchers, who often use the idea of a 'map' as an analogy, the basic idea is the same. Cognitive maps are graphic representations that locate people in relation to their information environments. Maps provide a frame of reference for what is known and believed. They highlight some information and fail to include other information, either because it is deemed less important, or because it is not known. (p. 267)». 
  5. Ambrosini, Véronique; Bowman, Cliff (2002). «Mapping successful organizational routines». En Huff, Anne Sigismund; Jenkins, Mark, eds. Mapping strategic knowledge. London; Thousand Oaks, CA: Sage Publications. pp. 19-45. ISBN 0761969497. OCLC 47900801. «We shall not explain here what cognitive maps are about as this has been done extensively elsewhere (Huff, 1990). Let us just say that cognitive maps are the representation of an individual's personal knowledge, of an individual's own experience (Weick and Bougon, 1986), and they are ways of representing individuals' views of reality (Eden et al., 1981). There are various types of cognitive maps (Huff, 1990). (pp. 21–22)». 
  6. a b Experience, World Leaders in Research-Based User. «Cognitive Maps, Mind Maps, and Concept Maps: Definitions». Nielsen Norman Group (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2020. 
  7. Kitchin, Robert M. (1994). «Cognitive maps: what are they and why study them?». Journal of Environmental Psychology 14 (1): 1-19. doi:10.1016/S0272-4944(05)80194-X. 
  8. a b c O'Keefe, John; Nadel, Lynn (1978). The hippocampus as a cognitive map. Oxford; New York: Clarendon Press; Oxford University Press. ISBN 0198572069. OCLC 4430731. Consultado el 27 de septiembre de 2006. 
  9. Sargolini, Francesca; Fyhn, Marianne; Hafting, Torkel; McNaughton, Bruce L.; Witter, Menno P.; Moser, May-Britt; Moser, Edvard I. (May 2006). «Conjunctive representation of position, direction, and velocity in entorhinal cortex». Science 312 (5774): 758-762. Bibcode:2006Sci...312..758S. PMID 16675704. doi:10.1126/science.1125572. 
  10. a b Manns, Joseph R.; Eichenbaum, Howard (October 2009). «A cognitive map for object memory in the hippocampus». Learning & Memory 16 (10): 616-624. PMC 2769165. PMID 19794187. doi:10.1101/lm.1484509. 
  11. a b c Moser, Edvard I.; Kropff, Emilio; Moser, May-Britt (2008). «Place cells, grid cells, and the brain's spatial representation system». Annual Review of Neuroscience 31: 69-89. PMID 18284371. doi:10.1146/annurev.neuro.31.061307.090723. 
  12. a b Bennett, Andrew T. D. (January 1996). «Do animals have cognitive maps?». The Journal of Experimental Biology 199 (Pt 1): 219-224. PMID 8576693. 
  13. McNaughton, Bruce L.; Battaglia, Francesco P.; Jensen, Ole; Moser, Edvard I.; Moser, May-Britt (August 2006). «Path integration and the neural basis of the 'cognitive map'». Nature Reviews Neuroscience 7 (8): 663-678. PMID 16858394. doi:10.1038/nrn1932. 
  14. a b c d Jacobs, Lucia F.; Schenk, Françoise (April 2003). «Unpacking the cognitive map: the parallel map theory of hippocampal function». Psychological Review 110 (2): 285-315. PMID 12747525. doi:10.1037/0033-295X.110.2.285. 
  15. Jacobs, Lucia F. (2003). «The Evolution of the Cognitive Map». Brain, Behavior and Evolution 62 (2): 128-139. PMID 12937351. doi:10.1159/000072443. 
  16. Goldstein, E. Bruce (2011). Cognitive psychology: connecting mind, research, and everyday experience (3rd edición). Belmont, CA: Wadsworth Cengage Learning. pp. 11-12. ISBN 9780840033550. OCLC 658234658. 
  17. Glickman, Stephen E. (1992), «Some thoughts on the evolution of comparative psychology.», en Koch, Sigmund; Leary, David E., eds., A century of psychology as science (en inglés), American Psychological Association, pp. 738-782, ISBN 978-1-55798-171-4, doi:10.1037/10117-048, consultado el 18 de marzo de 2020 .
  18. Nadel, Lynn (20 de marzo de 2008). The Hippocampus and Context Revisited (en inglés estadounidense). Oxford University Press. ISBN 978-0-19-986926-8. doi:10.1093/acprof:oso/9780195323245.001.0001. 
  19. Eden, Colin (1992). «On the Nature of Cognitive Maps». Journal of Management Studies (en inglés) 29 (3): 261-265. ISSN 1467-6486. doi:10.1111/j.1467-6486.1992.tb00664.x. 
  20. a b Society, National Geographic. «National Geography Standard 2». nationalgeographic.org (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2020. 
  21. M. A., Geography. «Mental Maps: You Don't Need a GPS to Get Where You Want to Go». ThoughtCo (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2020. 
  22. Schenk, Frithjof Benjamin. «Mental Maps: The Cognitive Mapping of the Continent as an Object of Research of European History Mental Maps». EGO(http://www.ieg-ego.eu) (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2020. 
  23. Lloyd, Robert (March 1989). «Cognitive Maps: Encoding and Decoding Information». Annals of the Association of American Geographers 79 (1): 101-124. doi:10.1111/j.1467-8306.1989.tb00253.x. 
  24. Sperling, G. (1 de enero de 2001), «Motion Perception Models», en Smelser, Neil J.; Baltes, Paul B., eds., International Encyclopedia of the Social & Behavioral Sciences (en inglés) (Pergamon): 10093-10099, ISBN 978-0-08-043076-8, consultado el 6 de abril de 2020 .
  25. «Repertory Grids». kellysociety.org. Consultado el 6 de abril de 2020. 

Enlaces externos[editar]