Manolita Chen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Manuela Fernández Pérez, de nombre artístico Manolita Chen (Madrid, 11 de abril de 1927 - Espartinas, 8 de enero de 2017), fue una vedette y cantante española, cofundadora y posteriormente directora del ambulante teatro de variedades Teatro Chino de Manolita Chen. No debe ser confundida con la transexual y travestí del Paralelo barcelonés Manuel Saborido Muñoz, hoy ya mujer, que se hizo llamar por su mismo nombre artístico.[1]

Biografía[editar]

Era hija de Pedro Fernández Rueda, un conquense que trabajaba en las gaseosas "La Revoltosa", y de Clementina Pérez Janeiro, una gallega que se empleó de criada en Madrid. Desde temprana edad destacó como cantante y bailarina, por lo que sus padres la matricularon en el Conservatorio Profesional de Danza de Laura Navarro Álvarez, más conocida como Laura de Santelmo (1897-1977). Fue contratada como corista en el grupo de bailarinas "Charivari" para el Circo Price de la madrileña Plaza del Rey y allí conoció a su futuro marido, jefe de la troupe circense "Che-Kiang", el lanzador de cuchillos Chen Tse-Ping, y a sus hermanos, también artistas circenses. Con "Chepín", como popularmente solía conocérsele, contrajo matrimonio en 1944, aunque él tenía 41 años y ella 17. Manolita participó en varios de sus números sirviendo de diana a evitar en el lanzamiento de cuchillos, hasta que el año 1947 Chen Tse-Ping decidió abandonar el Price y crear su propio circo, el Circo Chino "Che-Kiang", antecedente del Teatro Chino.

Con la denominación de Circo Chino Che-Kiang continuó hasta fines de los 50, cuando se reemplazó la deteriorada carpa por otra mucho más amplia y espaciosa y se cambió el nombre a Teatro-Circo Chino, incluyendo números de variedades, algunos de ellos de Manolita, que dejó los peligrosos cuchillos por la carrera de vedette estrella bajo el nombre artístico de Manolita Chen, bailando chotis y pasodobles y cantando cuplés como Arrímame la estufita, Mi fiel pajarito o Qué justito me entra. Los chinos compartían escenario con los Olwar's, «excéntricos del trapecio»; con los caballos andaluces del profesor señor Manzano, con los siete tigres del Sahara, con los perritos sabios del profesor Sentis, con los «equilibristas antipodistas» del Trío Olimpia, con la bella caballista Adelina, con la muñeca asiática Merceditas Díaz o, en fin, con el eterno Tony Leblanc. Por esta época el matrimonio tuvo a su única hija, M.ª Paz Chen Fernández, que adquirió, al igual que su madre, la doble nacionalidad chinoespañola, siendo su nombre chino Li-Mee Chen, que significa "flor de almendro", si bien Chen Tse-Ping ya había tenido un hijo de su primer matrimonio con la artista alemana Charlotte Wilsefaher, al que pusieron por nombre Lardie Chen.

El Teatro Chino hizo giras por todos los rincones de España ofreciendo toda clase de espectáculos: cante y baile flamenco, vodevil, music-hall, números circenses, de revista, cuplés, magia, rapsodas, canción española, moderna, melódica, sketches, parodias, monólogos de humor... obteniendo un notable éxito popular. Entre los artistas que hicieron carrera en él pueden citarse Tina de Albéniz, Los Paquiros, Las Paquiras, los Hermanos Palacios, Los Garman, Maby y Pajares, Fernando Esteso, Antoñita Moreno, El Fary, Rafael Farina, Marifé de Triana, Beni de Cádiz, Bernardo de Ronda, Tony Garsan, Diomny, Kito, Kelo, Bigote Arrocet, Fedra Lorente, las Hermanas Hurtado, Carmen Guerra, Blakan and Company, Marquesita de Granada, Carmela y Vicente, Carmina y Paquín, Juanito Valderrama, Dolores Abril, Antonio Molina, Florinda Chico... y cientos de artistas más.

En 1962, cuando el Teatro Chino estaba asentado en La Línea de la Concepción, se instaló otra carpa con el mismo nombre: "Teatro Chino. Empresa Antonio Encinas", porque Chen Tse-Ping no había registrado el nombre de su empresa y el empresario valenciano Antonio Encinas decidió apropiarse parte de su éxito; incluso se granjeó la actuación de una tal "Manolita Cheng” que era un transformista o travestí gaditano de nombre Manuel Saborido, que salía vestido igual que la auténtica y había trabajado en el Paralelo barcelonés con el nombre de "La Bella Elena"; así que los Chen tuvieron que cambiar el nombre de la empresa de Teatro Chino a Teatro Chino de Manolita Chen. La competencia entre ambas empresas fue enorme hasta que a fines de los setenta, estando en Salamanca, Manolita se retiró a causa de un tumor en el oído que le produjo una parálisis facial; desde entonces solo apareció esporádicamente y se dedicó casi en exclusiva a organizar la empresa, eligiendo personalmente a los artistas que quería para su compañía, dirigiendo los espectáculos, escribiendo chistes y canciones y supervisando el lujurioso vestuario de sus chicas... todo bajo la lupa de la censura, contra la cual batallaba ofreciendo al público lo que éste deseaba ver: los bikinis más cortos, los escotes más pronunciados, los sketches más picantes, las chicas más atrevidas, las piernas más altas, el primer número de lesbianismo que se vio en España...[cita requerida] Cuando los censores acudían por sorpresa y sin avisar, una bombilla roja alertaba de su presencia y las piernas de las bailarinas se cubrían en un momento de tupidas medias negras; ellos siempre exigían muslos tapados y pezoneras, incluso prohibían palabras equívocas como "cachondeo". Manolita Chen creó escuela entre sus chicas, a las que enseñaba a sacar el máximo partido y multaba si no vestían como marcaban sus reglas de destape.[cita requerida] De hecho, fue una pionera al hacerse una operación estética de aumento de pecho[cita requerida] y llegó a pagar a muchas de sus coristas operaciones de pecho para que quedasen a su gusto,[cita requerida] llegando a amasar enormes cantidades de dinero por medio de abusivas jornadas laborales de hasta cinco funciones diarias cuando llegaban a una capital de provincia en fiestas: comenzaban a las cuatro de la tarde y acababan a las siete de la mañana. Algunas vedettes hablaron incluso de seis a ocho en los días claves.[cita requerida]

En 1986 el Teatro Chino ofreció sus últimas funciones con el espectáculo "Aluzinante" y desapareció por completo del panorama de los espectáculos teatrales del momento: habían cambiado los tiempos y la caída del franquismo había generalizado el llamado "destape". No tardó en seguirlo el espectáculo de Antonio Encinas, aunque el Scala Monumental de Ángel Cristo y Bárbara Rey, El Capri, el Crazy-Hall Revue o El Lid resistieron todavía unos pocos años más.

Retirada por completo de la escena Manolita Chen se dedicó a vivir la jubilación junto a su anciano marido hasta que este falleció en 1997 contando 94 años; ella se recluyó en la residencia de ancianos de la localidad de Espartinas (Sevilla) hasta que falleció por causas naturales en 2017 a los 89 años.[2]

Bibliografía[editar]

  • Juan José Montijano Ruiz, El Teatro Chino de Manolita Chen: "¡Piernas, mujeres y cómicos para todos ustedes, simpático público!" (2011),
  • Juan José Montijano Ruiz, Manolita Chen y su Teatro Chino: "¿Te mido la temperatura, chato?" (2012)
  • Juan José Montijano Ruiz, La vedette que desafió a Franco: Historia de la mítica Reina del teatro portátil en España (2014)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.guateque.net/personajes50manolitachen.htm
  2. Juan José Montijano, "Esta es la historia de Manolita Chen...", http://larevistamusical.blogspot.com.es/2012/01/esta-es-la-historia-de-manolita-chen.html