Manejo forestal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Manejo de bosques»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El manejo forestal es la rama de la ingeniería forestal o ingeniería de montes que se ocupa de las actividades administrativas, económicas, legales, sociales, etc. de los bosques y que sigue principios científicos y técnicos de silvicultura, protección y regulación.

Puede tratarse de: manejo de bosques naturales o manejo de bosques artificiales o reforestados.

Bosque natural.

Manejo de bosques naturales[editar]

Manejo del bosque natural es una modificación gradual y ordenada de la composición florística y la estructura del bosque con un objetivo determinado. El manejo de los bosques naturales puede tener varios objetivos: la producción de madera y otros productos forestales, la protección de la cuenca hidrográfica y la conservación de la biodiversidad. En la presente, se enfocará en los proyectos o componentes forestales, que tienen que ver con la explotación de la madera y sus impactos ambientales, pero se mencionará brevemente, el manejo de los otros productos, y los diferentes sistemas agro/silvo/pastoriles. Numerosas propuestas silvícolas se han definido desde principios del siglo pasado hasta la actualidad para incorporar a la lenga dentro de un manejo forestal sostenible. Entre ellas:

Talas rasas en fajas[editar]

Se cortan totalmente fajas de ancho variable, y fajas se dejan libres.

Cortas de selección[editar]

Se cortan algunos ejemplares, los más aprovechables, generalmente entre 20% y 30% del área basal de la parcela de corta anual, considerando los mejores diámetros y calidad de fuste de las especies comerciales, que previamente se identificaron, midieron y georeferenciaron en el inventario forestal. La idea es cosechar los mejores pies y dejar los árboles semilleros hasta 10% del total de individuos/especie destinados a la saca, además de ejecutar la reposición y labores silviculturales dispuestas en el plan operativo.

Cortas de protección[editar]

Las cortas de protección[1] son el método más difundido en la actualidad para la cosecha inicial de bosques primarios. Se abre el bosque dejando un remanente durante el tiempo necesario (10 a 20 años) para lograr la regeneración natural hasta una altura media de 50-75 cm. Posteriormente, la corta final remueve el resto. Las plántulas tienen capacidad de adaptación a cambios en el medio ambiente permitiendo la recuperación de la estructura forestal de los rodales frente a todas las propuestas silvícolas anteriores.

Cortas en bosquetes[editar]

Estos métodos se basan en parámetros económicos definidos exclusivamente por parámetros forestales (rendimiento y crecimiento) sin incluir aquellos de conservación. Esto implica que en el largo plazo se cosechen todos los árboles del rodal.

Retención variable[editar]

Incluye: Retención de parte del bosque original en forma de agregados circulares sistemáticos (uno por hectárea de 30 m de radio) manteniendo el suelo y sotobosque sin impacto de caminos ni maquinarias, Retención dispersa de árboles vivos entre los agregados.

bosque plantado.

Manejo de bosques reforestados[editar]

El manejo de plantaciones y reforestación puede tener varios objetivos como: la producción de productos derivados de la madera o la protección del medio ambiente. Los productos forestales incluyen madera, pulpa de celulosa, postes, fruta, fibras y combustibles, las arboladas comunitarias y los árboles que siembran agricultores alrededor de sus viviendas o terrenos. Las actividades orientadas hacia la protección incluyen los árboles sembrados a fin de estabilizar las pendientes, y fijar las dunas de arena, las fajas protectoras, los sistemas de agro forestación, las cercas vivas y los árboles de sombra.

Los impactos[editar]

Los impactos del procesamiento, el manejo de la conservación, y las plantaciones y reforestación, se analizan en las siguientes artículos:

Manejo forestal comunitario[editar]

El manejo forestal comunitario es un tipo de manejo de recursos de los bosques, donde una extensión geográfica de bosque pertenece a una comunidad en el ámbito administrativo, económico y social, de forma que la comunidad que habita en la región se encarga de la explotación y utilización primaria de los recursos que genera esa misma extensión(agua, aire, tierra, bosque).[2]

Dentro del manejo comunitario siempre existe una organización bien establecida propia a cada comunidad, dónde deben establecerse las personas que manejan los recursos y toman las decisiones en torno al bosque que les pertenece; esto se decide generalmente a partir de asambleas. Los derechos que se incluyen tradicionalmente en este manejo son:

  • Derecho a exclusión (Excluir a personas del uso de la propiedad)
  • Derecho a acceso y uso sobre recursos
  • Derecho de regulación (Imposición de reglas de uso)
  • Derecho de enajenación (Renta, Venta o hipoteca de la propiedad)
  • Derechos de herencia (Parte de la propiedad puede ser transferida post mortem)[3]

Ventajas del manejo comunitario[editar]

El manejo comunitario conlleva gran cantidad de ventajas que permiten mejorar los ámbitos sociales, ambientales y económicos de la comunidad que administra la región.

A primera instancia en el ámbito social se logra un mayor apoyo por parte de la comunidad debido a que se generan fuentes de empleo propias, además de que todas las ganancias que se generan se mantienen en la comunidad permitiendo un desarrollo de la misma, como puede ser la colocación de alumbrado eléctrico, entubado de agua, etc.[4]

En el ámbito ambiental la comunidad al reconocer el valor que les da el bosque, provoca un sentimiento de mayor apreciación al mismo, de forma que la gente busca la promoción y mantenimiento estable del bosque. Adicionalmente esto permite mantener la biodiversidad y proteger los recursos naturales causando también una observación y monitoreo constante de la región de forma local.

En relación a ventajas económicas, el manejo comunitario promueve la generación de empresas forestales comunitarias EFC que se manejan de forma organizada los recursos de la comunidad y al ser localizadas tienen un mayor conocimiento de los recursos, lo cual permite explotarlos de forma más eficiente brindando mayores ganancias que permiten aumentar la inversión.[2]

Retos del manejo comunitario[editar]

Uno de los mayores retos es la administración, organización y planeación del manejo de los recursos. Esto genera que haya una gran dificultad para obtener recursos y crea un proceso difícil para crear los organismos o EFC que se encargarán de la administración. Otro de los problemas que se enfrentan principalmente es que el precio pagado a los productos generados suele ser bajo. Un reto adicional, es que regularmente se encuentra que la tecnología disponible en las comunidades es limitada, de forma que no se puede aprovechar en su máximo potencial la zona que se trabaja.[2]

Referencias[editar]

  1. MARTINEZ-PASTUR, GUILLERMO (1999). Desarrollo de la regeneración a lo largo del ciclo del manejo forestal de un bosque de Nothofagus pumilio: 1. Incidencia de la cobertura y el aprovechamiento o cosecha. Consultado el 2012. «BOSQUE 20(2): 39-46». 
  2. a b c Valdés Rodríguez, Negreros Castillo,, Ofelia Andrea, Patricia. «El manejo forestal comunitario en México». Artículo Científico. 
  3. Barton Bray, Merino Pérez, D, L. (2004). «La experiencia de las comunidades forestales en México». Artículo científico. Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales-Instituto Nacional de Ecología-Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible A.C. 
  4. Barton Bray, David, et al. (Junio de 2003). «Mexico's Community-Managed Forests as a Global Model for Sustainable Landscapes». Conservatio Biology Volume 17.