Luis Gálvez de Montalvo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Luis Gálvez de Montalvo, (Guadalajara (España), 1549 - Palermo, 1591), escritor español.

Biografía[editar]

Sus ascendientes procedían de las riberas del Adaja, probablemente de Arévalo. Su padre sirvió al marqués de Coria y él mismo estuvo al servicio de la familia del duque del Infantado, y más en concreto de don Enrique de Mendoza y Aragón, que aparece en su novela pastoril bajo el nombre de Mendino. Estudió en Madrid con el humanista Juan López de Hoyos, teniendo por condiscípulo a Miguel de Cervantes, de quien fue gran amigo; Cervantes alabará más adelante sus obras y añadirá que fue "más confiado que dichoso" y "muy discreto cortesano".[1]​ Algo después debió enamorarse de una dama a la que llamó Fílida en sus versos y en su prosa. Era una joven andaluza, seguramente Magdalena Girón, hermana del primer duque de Osuna, y fue el amor de su vida. Estuvo en la guerra de Granada, es decir, en la rebelión de los moriscos en las Alpujarras, donde recibió dos graves heridas de las que sanó. Este suceso le llevó a componer Las doce elegías de Cristo como promesa dada a la Virgen de la Varga.[2]​ Muy joven aún (1582), publicó una novela pastoril, El pastor de Fílida, que fue muy bien recibida, pero entró a servir al futuro cardenal Ascanio Colonna y en ese mismo año pasó con él a Italia, donde emprendió diversas traducciones poéticas: el gran poema épico de Torcuato Tasso y Las lágrimas de San Pedro de Luigi Tansillo. Aún estaba allí cuando, en carta de 13 de julio de 1587, envía un soneto desde Roma al duque de Francavila. Murió ahogado en Palermo (Sicilia) en 1591, cuando se hundió a causa de la sobrecarga un muelle de madera construido para recibir el virrey Diego Enríquez de Guzmán, conde de Alba de Liste, catástrofe que acabó con la vida de más treinta personas que cayeron al mar; no es cierta la hipótesis de que falleciera en realidad en 1614. Lo sabemos porque Lope de Vega aludió al hecho en su Laurel de Apolo y en un pasaje del primer acto de su comedia La viuda valenciana.

Obras[editar]

Su principal obra es la novela pastoril El pastor de Fílida (Madrid, 1582), compuesta en siete libros y que tuvo un éxito sorprendente no sólo en España, sino también en el resto de Europa. En pocos años se reimprimió en Lisboa (1589), Madrid (1590 y 1600) y Barcelona (1613). Cervantes, en el escrutinio de la biblioteca de Don Quijote, la calificó de "joya preciosa" y dijo que su autor era "muy discreto cortesano". Juan Antonio Mayáns, (hermano de Gregorio) la reimprimió en 1792 con un excelente y erudito prólogo. Más recientemente, en el tomo VII de la Nueva Biblioteca de Autores Españoles, recogida por Marcelino Menéndez y Pelayo, se puede leer entre las páginas 399 y 484. Por último Miguel Ángel Martínez San Juan hizo una edición en su tesis doctoral de 1999 publicada en 2003.

Su acción se desarrolla en las orillas del Tajo, seguramente cerca de Toledo, y cuenta los amores del autor, bajo la máscara del pastor Siralvo, por Fílida, amores paralelos a los de su señor, Mandivo, por Elisa. Es, pues, como tantas novelas pastoriles, un roman à clef, una novela en clave, donde cada personaje encubre a una persona real, algo por otra parte habitual en las églogas pastoriles desde que Virgilio recurrió a estos procedimientos. Francisco Rodríguez Marín descifró todas las alusiones en un trabajo clásico sobre esta obra (La Fílida de Gálvez de Montalvo, discurso en la Academia de la Historia, 1927).

Posee esta obra buenos versos, como el "Canto de Erión", que consiste en una especie de alabanza a las damas de la Corte, y una égloga representable. Pero son mejores aún las composiciones en versos cortos y en ellos aventaja incluso a Jorge de Montemayor. Es de gran interés para la crítica literaria una discusión habida en el libro sexto entre defensores de la escuela castellanista y la escuela italianizante en poesía lírica. En cuanto a su prosa, para Marcelino Menéndez y Pelayo "es una de las novelas pastoriles mejor escritas, aunque sea la menos bucólica de todas" a causa de anunciar ya la novela cortesana. Por otra parte, su lenguaje es algo afectado a causa de un incipiente conceptismo, sutil y amanerado, pero de buen gusto. Contra lo que la mayor parte de la crítica sostiene, existe neoplatonismo en la obra, pero completamente asimilado, como sostiene Miguel Ángel Martínez San Juan, de manera que no pueden encontrarse las fuentes habituales del mismo en otras novelas pastoriles; existe el amor neoplatónico tal y como lo teorizó Marsilio Ficino y lo recogieron en multitud de tratados posteriores, pero sin plagios ni traducciones de pasajes de tratadistas; se inserta en la tradición del amor neoplatónico que bebe también de otras fuentes, como la stilnovista, la cancioneril o la recogida por la novela sentimental, sin descuidar tampoco El Cortesano de Baltasar de Castiglione.

En cuanto a las traducciones que emprendió en Italia, Las lágrimas de San Pedro (Lacrime di San Pietro) de Luigi Tansillo en quintillas aparecieron dentro de la antología de Esteban de Villalobos Tesoro de divina poesía (Toledo, 1587), pero parece posterior a su intento de verter la Jerusalén liberada de Torcuato Tasso en versos cortos, labor en la que estaba al menos en 1587. Lope de Vega se dolió de que no hubiese terminado su traducción de la magna obra del Tasso y de su muerte súbita en El Isidro.

Ediciones[editar]

  • El pastor de Fílida, Madrid, 1582. Se reimprimió en Lisboa (1589), Madrid (1590 y 1600) y Barcelona (1613); la sexta de Juan Antonio Mayáns (1792) incorpora un importante prólogo.
  • Las lágrimas de San Pedro (traducción de Luigi Tansillo, Lacrime di San Pietro), publicada en la antología Tesoro de divina poesía de Esteban de Villalobos (Toledo, 1587).

Bibliografía[editar]

  • Rodríguez Marín, Francisco, La Fílida de Gálvez de Montalvo, discurso en la Real Academia de la Historia, 1927.
  • Alonso Gamo, José María, Luis Gálvez de Montalvo: vida y obra de ese gran ignorado Guadalajara: Institución Provincial de Cultura 'Marqués de Santillana', 1987.
  • Martínez San Juan, Miguel Ángel Estudio y edición de "El pastor de Fílida" por Luis Gálvez de Montalvo. Tesis Doctoral, Universidad Complutense de Madrid, defendida en 2000 y editada en 2003.

Referencias[editar]

  1. Así lo dice en su Coloquio de los perros. Por otra parte, Cervantes lo elogió en el donoso escrutinio como "muy discreto cortesano" y en su Canto de Calíope. A este último encomio había correspondido el caraceño con un soneto de alabanza a su Galatea.
  2. El unico documento que se tiene de su puño y letra es un memorial dirigido a Felipe II, en que solicita, por segunda vez, que se le diera privilegio para publicar Las doce elegías de Cristo. Por este memorial se sabe que estuvo en la “guerra de Granada”, es decir, en la rebelión de los moriscos en las Alpujarras, en la que recibió dos graves heridas de las que sanó. Este suceso le llevó a componer el libro del que pedía licencia de publicación, por ser promesa dada a la Virgen de la Varga. Véase http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/H/3/H3065501.pdf

Enlaces externos[editar]