Lucha contra bandidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Guerra del Escambray, llamada injustamente por los historiadores seguidores de la doctrina castrista cubana "Lucha contra bandidos", es un acontecimiento histórico que tuvo lugar en Cuba entre los años 1960 y 1966, en la región del Escambray . Fueron los combates que realizaron las milicias castristas, un subterfugio creado por el gobierno de Fidel Castro para ocultar que era el ejército quien llevaba a cabo las operaciones, para acabar con la insurrección que, siguiendo los mismos métodos empleados por los hermanos Castro, llevaron a cabo un grupo de cubanos en desacuerdo con el rumbo marxista que los hermanos Castro habían dado a la revolución.[1]

Inicios[editar]

Algunos de los insurrectos habían surgido del propio personal guerrillero que había luchado contra Fulgencio Batista por la vuelta de la socialdemocracia al país al lado de los hermanos Castro, pero el repentino giro hacia el Comunismo, traicionando la raíz socialdemócrata del movimiento 26 de Julio, les impulsó a crear guerrillas civiles y levantarse en armas en la zona del Escambray.

Una tradición oral indica que el primer insurgente contrarrevolucionario fue Luis Santana Gallardo, alias Luis Vargas; pero oficialmente se considera a Ramón Trujillo como el primer alzado hacia 1959 en la zona de La Macagua, en el Escambray. La Guerra del Escambray, sin embargo, se inició con un pequeño combate realizado el 7 de septiembre de 1960, en el que no hubo muertos, dejó tres heridos, y se capturó a Alberto Walsh; y concluyó el 1 de octubre de 1966 con la captura de José Rebozo.

La Limpia[editar]

Cuando la sección de inteligencia informó a Fidel Castro de la inminencia de una invasión (se estaba gestando otro de los grandes hitos de la historia contemporánea de la zona, la batalla de Bahía de Cochinos), Fidel tomó la decisión de llevar a cabo una fuerte ofensiva contra los alzados en la Sierra del Escambray haciendo una incursión masiva de tropas, operación que ha sido conocida como La Limpia del Escambray, gracias a los historiadores oficiales del régimen y a los seguidores de su doctrina internacionales, durante la cual evacuaron forzosamente a poblaciones enteras, que fueron trasladadas hacia la provincia de Pinar del Río, y nunca devueltas a sus pueblos natales. La técnica que se empleó para sofocar la insurrección fue la siguiente: acordonar las montañas donde se creía estaban los insurrectos e incendiarlas, creando así grandes pérdidas no solo económicas, sino afectando también el ecosistema local . Esto tuvo lugar entre finales de 1960 y principios de 1961, el gobierno de Fidel Castro utilizó 70.000 hombres dirigidos por el comandante Dermidio Escalona, para exterminar a los ciudadanos insurrectos. Se capturaron a los principales hombres del movimiento popular, Porfirio Remberto Ramírez, Sinesio Walsh, Plinio Prieto, Ismael Heredia (El Látigo Negro), Nando Lima, Sacarías García, Juan Cajigas, Ismael Rojas y Carlos Duque, quienes, junto con la mayoría de los grupos fueron aniquilados. Según datos publicados por la prensa oficial, el número de víctimas fue de alrededor de 20 mil personas.


Pepe Rebozo, capturado en la última campaña, el 1 de octubre de 1966, era un campesino menor de edad a quien Fidel Castro decidió no fusilar, sino encarcelar durante 30 años. Finalmente fue liberado y enviado a Estados Unidos a mediados de los años 70.

Referencias[editar]

  1. La Autobiografía de Fidel Castro II, pags: 1115-1118, 1166-1161; escrita por Norberto Fuentes, 2007, ISBN 978-84-233-3665-4