Ley que ningún niño se quede atrás

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Presidente George W. Bush firmando la ley en 2002.

La ley Que ningún niño se quede atrás (en inglés: No Child Left Behind) fue aprobada por el Congreso de los Estados Unidos con la finalidad de ayudar a los estudiantes a obtener mejores resultados. La ley entró en vigor durante la presidencia de George W. Bush, el 8 de enero de 2002. Con esta ley, las escuelas estadounidenses se han visto forzadas a obligar a sus respectivos alumnos a mejorar progresivamente las notas de los exámenes si no quieren perder la financiación que reciben del gobierno federal.

Desde que la ley entrara en vigor, el Congreso ha dado a las escuelas desde 42,2 mil millones de dolares en 2001 hasta 54,4 mil millones en 2007. No Child Left Behind obtuvo un incremento desde 2001 a 2007, de 17,4 mil millones hasta 24,4.[1]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]