Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850
de Karl Marx Ver y modificar los datos en Wikidata
The burning of the throne of king Louis Philippe during the French revolution of 1848, Paris 25th February 1848.jpg
La quema del trono del rey Luis Felipe durante la revolución francesa de 1848
Género Ensayo Ver y modificar los datos en Wikidata

Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850 fue un conjunto de artículos escritos por Karl Marx para el periódico Nueva Gaceta Renana en 1850. Las obras fueron recopiladas y republicadas en 1895 por Friedrich Engels. [1]

Contenidos de los artículos[editar]

Karl Marx en 1869

En estas obras, Marx analiza los problemas de clase y las relaciones económicas que impulsaron los trastornos sociales y políticos que tuvieron lugar en Francia en 1848. Se enfoca ampliamente en el argumento de que el conflicto no fue entre el proletariado y la burguesía, sino entre diferentes facciones dentro de la burguesía. Específicamente, identifica los conflictos entre la burguesía industrial, cuya riqueza e ingreso dependen de la producción y venta de bienes; y la burguesía financiera, a quien identifica como banqueros y especuladores del mercado de valores. [2]

Políticas públicas manipuladas[editar]

Marx identifica un sistema político en el que los individuos responsables del desarrollo de la política pública y la dirección de los fondos públicos eran los mismos individuos cuyas inversiones debían efectuarse mediante estas decisiones. El resultado de esto, afirma, fue que la política pública fue manipulada por el enriquecimiento propio, dando el ejemplo de los proyectos de ferrocarriles extensos que se están desarrollando con fondos públicos bajo la dirección de los legisladores que también fueron los principales inversionistas en estos esfuerzos. [2]

Sin embargo, Marx afirma que, si bien esta situación se consideraba intolerable para la burguesía industrial, no estaban en posición de tomar medidas serias contra ella. La burguesía industrial todavía ocupaba una posición comparativamente privilegiada dentro de la sociedad y el gobierno y este hecho, argumenta Marx, los colocó en el campo principal como la burguesía financiera. [2]

Revuelta pública[editar]

Donde Marx identifica el cambio en la situación que hizo posible la revuelta pública es en un conjunto de crisis financieras más lejanas que tuvieron efectos perjudiciales sobre la situación económica en Francia. Específicamente, identifica una serie de fracasos en los cultivos en 1845 y 46, y luego una crisis económica más general que se apoderó de Inglaterra a fines de la década de 1840. Esta crisis fue testigo de una ola de quiebras y cierres de fábricas en Gran Bretaña y fue en medio de las réplicas que esta crisis envió a todo el continente europeo, afirma Marx, que tuvo lugar la Revolución de febrero. [2]

Marx afirma en estas obras que Inglaterra, en ese momento, estaba marcando el tono de la sociedad burguesa en general, y atribuye esto a la naturaleza de los desequilibrios comerciales que existían entonces. Él pinta un cuadro de Francia exportando la mayor parte de sus bienes de consumo a Inglaterra, mientras que Inglaterra exporta la mayor parte de sus bienes de consumo al extranjero. De la misma manera, interpreta las crisis que afectaron a Inglaterra y luego a los continentes. [2]

Así, afirma, la crisis económica general en Inglaterra condujo a una crisis económica general en Francia, y esta crisis fue la causa de la revolución de febrero de 1848. Esto lo impulsa a demostrar por qué no ocurrió tal revolución en Inglaterra y para esto ofrece la explicación de que Inglaterra estaba más industrializada. Según él, Inglaterra no necesitaba una revolución porque los industriales ya constituían un poder tan grande, social y políticamente, que eran capaces de enfrentar directamente el poder descontrolado de las finanzas especulativas. Francia, sin embargo, todavía era mucho más agraria, mientras que la clase industrial, aunque era rica y poderosa por derecho propio, no tenía el poder suficiente para llevar a cabo tal confrontación. Fue solo después de las crisis económicas antes mencionadas que la burguesía industrial se vio obligada a alinearse con las clases agrarias en contra de la burguesía financiera. Así, Marx concluye que, a pesar del carácter proletario y las consignas de la revolución, el proletariado se utilizó principalmente como apoyo, y que tan pronto como se estableció la nueva república, el proletariado fue más o menos expulsado de los círculos de poder. [2]

Análisis[editar]

Marx continúa describiendo cómo este uso del proletariado como apoyo para destronar a la burguesía financiera en nombre de la burguesía industrial dejó a la burguesía tan desilusionada y alienada como para apoyar a Luis Bonaparte, un hombre del que Marx habla muy despectivamente. Argumenta que la falta de carácter de Bonaparte fue fundamental para su popularidad, ya que fue capaz de significar cosas diferentes para los diferentes constituyentes y, por lo tanto, construir una amplia base de apoyo entre grupos que, según Marx, comparten pocos objetivos e intereses mutuos. [2]

Finalmente, Marx reúne los análisis de los altercados políticos en Francia y las crisis económicas desencadenadas, originalmente, en Inglaterra y se extienden hacia el continente; y a partir de estos análisis se construye el argumento de que estos trastornos en Francia, que parecían ser un gran cambio político en una nación, marcaron solo un cambio menor dentro de la superestructura de un sistema social y económico que era de carácter multinacional. [2]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. McLellan, David (2011). Karl Marx: Selected Writings. Oxford University Press. p. 313. ISBN 978-0-19-878265-0. 
  2. a b c d e f g h Marx, Karl. «The Class Struggles in France, 1848 to 1850». www.marxists.org. Consultado el 12 de abril de 2017. 

Enlaces externos[editar]