La casa de Asterión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La casa de Asterión
de Jorge Luis Borges Ver y modificar los datos en Wikidata
GeorgeF.Watts-Minotauros.png
El Minotauro, según George F. Watts
Género Narrativo Ver y modificar los datos en Wikidata
Tema(s) La soledad, la monstruosidad, la angustia, la duda.
Idioma Español
Publicado en El Aleph Ver y modificar los datos en Wikidata
Editorial Los Anales de Buenos Aires
País Argentina
Fecha de publicación 1947
El Aleph
La casa de Asterión

La casa de Asterión es un cuento corto de fantasía y horror del escritor argentino Jorge Luis Borges, publicado primero en 1947 en el diario Los anales de Buenos Aires, y luego en 1949 dentro de su obra El Aleph.

Al igual que en muchas de sus obras, Borges ve una historia popular a través de una lente diferente, arrojando luz sobre otras posibles interpretaciones de los acontecimientos.[1]​ En la línea de Edgar Allan Poe, la historia comienza con el monólogo de un personaje socialmente inusual, y al final añade un giro inesperado a la historia.

Argumento[editar]

En este cuento, Borges trata el infinito desde otra lupa, a partir de un cuento de la mitología griega.

Asterión, el personaje principal, comienza su discurso a partir de su casa, (el laberinto) y cómo el salir del laberinto y ver el exterior, produce en él una serie de incógnitas que asocia con su casa, que es «infinita». Ve el atardecer, el mar, el templo de las hachas. Sin embargo, los rostros y las actitudes de las gentes del exterior le obligan a internarse nuevamente en su residencia, donde pasa largos días jugando a las escondidas, corriendo por sus extensas galerías, fingiendo dormir y a veces durmiéndose. Pero entre todos esos juegos, su preferido es que «otro Asterión» ha venido a visitarlo y recorren juntos la casa.

Finalmente se mencionan partes del texto original, por ejemplo que cada nueve años nueve hombres vienen «para que los libere del mal» y deja sus cuerpos en distintas habitaciones vacías para distinguirlas; a partir de aquí Asterión especula acerca de su propia muerte, su casa y el exterior, y espera con ansias a su redentor.

Al final, Asterión comprende que el mar, el templo de las hachas, son infinitos y la historia termina con una línea de Teseo: «¿Lo creerás, Ariadna? El Minotauro apenas se defendió.», que revela que Asterión, el Minotauro de Creta,[2]​ no se defendió a la hora de su muerte.

Personajes[editar]

Asterión[editar]

Es el personaje principal y narrador del relato. Asterión es el nombre propio del Minotauro, quien vive en el laberinto de Creta, construido por Dédalo, y lo siente como su hogar. En este cuento Borges da un giro sobre la obra original y nos muestra un Asterión menos monstruo y más humano. Comienza diciendo «Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias».[3]​ La imaginación es lo único que le permite hacer la soledad más tolerable. La muerte le es una especie de liberación de todo mal, así cree que él lo es para quienes entran al laberinto.

Teseo[editar]

A este personaje no se le conoce por su nombre. Debe recordarse que el relato está contado íntegramente desde el punto de vista de Asterión, salvo por la frase final que es una cita. Teseo es, en la mitología griega, el héroe que se encarga de acabar con el Minotauro.

Referencias[editar]

  1. «La casa de Asterión de Borges». Prensa Libre. Consultado el 25 de mayo de 2016. 
  2. «Sitio al margen: La Leyenda del Minotauro». www.almargen.com.ar. Consultado el 25 de mayo de 2016. 
  3. Borges (1949). «La casa de Asterión». El aleph. 

Enlaces externos[editar]