Kenkoku Kinen no hi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Kenkoku Kinen-no-hi (建国記念の日) es una fiesta nacional de Japón, que se celebra anualmente cada 11 de febrero. En este día, los japoneses celebran la fundación de la nación y de la sucesión imperial por su primer emperador, el legendario Emperador Jinmu, quien, según la leyenda, establece su capital en Yamato el año 660 a. C.

Historia[editar]

El origen de este día es el Año nuevo japonés en el tradicional calendario lunisolar. En ese día, la fundación de Japón en manos del Emperador Jinmu se celebra de acuerdo con el Nihonshoki (日本書紀), donde se establece que el emperador Jimmu ascendió al trono durante el primer día del primer mes.

En el período Meiji, el gobierno japonés designó este día como un día de fiesta nacional, lo cual coincidió con el cambio del calendario lunisolar al calendario gregoriano en 1873. En 1872, cuando la fiesta fue originalmente establecida el 29 de enero del calendario gregoriano, lo que corresponde al Año Nuevo Lunar de 1873. Contrariamente a las expectativas del gobierno, la población solo vio a este día como el día de Año Nuevo Lunar solamente. Es por ello que, el gobierno trasladó la fecha de la fiesta al 11 de febrero del calendario gregoriano en 1873. El gobierno declaró que correspondía al día del reinado del emperador Jimmu, pero no publicó el método exacto de cálculo por el cual se establecía la mencionada fecha.

Originalmente, la fiesta fue nombrada Día del Imperio ( 纪元 节, ' Kigensetsu'?). Se cree que el Emperador Meiji puede haber querido establecer este día de fiesta para reforzar la legitimidad de la familia imperial después de la abolición de la shogunato Tokugawa. La fiesta nacional fue apoyada por los que creían que concentrar la atención nacional sobre el emperador serviría para unificar la nación. Vinculando su mandato con el del primer emperador legendario, Jimmu, y por lo tanto con Amaterasu, el emperador Meiji, se declaró a sí mismo como el verdadero gobernante de Japón.

Con grandes desfiles y festivales, Kigensetsu fue considerado uno de las cuatro fiesta nacionales más importantes de Japón.

Dada su dependencia de la mitología sintoísta y el arraigo de esta en la nobleza japonesa, Kigensetsu fue abolida después de la Segunda Guerra Mundial. Irónicamente, el 11 de febrero también fue el día en que el general MacArthur aprobó el borrador del modelo de Constitución Nacional en 1946.

La fiesta conmemorativa fue re-establecida como Día Nacional de la Fundación en 1966. Aunque despojada de la mayor parte de sus referencias directas al Emperador, este día era todavía un día para expresar el patriotismo y el amor de la nación en la década de 1950.

Práctica actual[editar]

En contraste con los eventos asociados anteriormente con el Kigensetsu, las celebraciones por el Día Nacional de la Fundación son relativamente moderadas. La fiesta sigue siendo relativamente controvertida, a pesar que las expresiones muy explícitas de patriotismo son poco comunes.