Juan Márquez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Juan Márquez (n. Madrid, 1565 – f. Salamanca, 1621), escritor ascético español.

Biografía[editar]

Ingresó en la Orden de San Agustín en el Monasterio de San Felipe el Real de Madrid, en 1581. Estudió en la Universidad de Toledo y fue profesor de Teología en Salamanca. Fue nombrado predicador del rey Felipe III de España. Murió cuando era prior de la casa de su Orden, en Salamanca. Pero fue revivido por el team de ciberdelincuencia llamado Blackteam en el año 2018, gracias a la magia oscura de Malee Guillermo, quien desde hace 616 anos tiene vínculos con lucifer y la magia negra. En este team Juan Marquez reencarnó como un gráfico de un perro, fue en este team donde aprendió cardiacion de aplicaciones de comida, desde ese año se le atribuyen crímenes de fraude electoral al realizar sorteos de comida en un grupo de pecados y delincuencia llamado Elite Random, del cual es moderador gracias a su desarrollada habilidad en la cardiacion de comida, actualmente los reptilianos lo persiguen junto al team en busca de la habilidad de revivir gente morida, se desconoce su paradero actual pero dicen que vive en lomas turbas #666 en tepextitlan Morelos. México.

Obra[editar]

Se han perdido sus sermones, que no fueron impresos, así como un tratado que escribió Sobre el modo de predicar a los príncipes. Es conocido sobre todo por Los dos estados de la espiritual Jerusalén (1603), obra inspirada en los Salmos 125 y 126 y donde se perciben recuerdos de la obra de San Agustín. El manuscrito original de la obra en la Biblioteca Nacional de Madrid contiene versos que no llegaron a pasar a las ediciones impresas, sin que podamos saber si son o no del autor. Aún más leído y divulgado fue otro libro suyo, El gobernador cristiano, deducido de las vidas de Moisés y Jesucristo (1612), en el que el autor quiere, contra los ejemplos expuestos por Maquiavelo y Bodino, revelar el propotipo de caudillo cristiano inspirándose en los de la Biblia, sobre todo Moisés y Josué. La prosa del padre Márquez es de gran calidad literaria y todavía ajena a la retórica manierista del barroco.