Juan Huallparrimachi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan Huallparrimachi
Información personal
Nombre de nacimiento Juan Huallparrimachi Mayta
Nacimiento 1793
Potosí
Fallecimiento 1814, 20 años
Nacionalidad Boliviana
Información profesional
Ocupación escritor, poeta, soldado

Juan Huallparrimachi Mayta (Potosí, 1793- 1814) fue un escritor y poeta boliviano que contribuyó a la literatura quechua.

Biografía[editar]

Nació en el pueblo de Macha, Provincia Chayanta del Departamento de Potosí en Bolivia, América del Sur. Nieto de un judío portugués, hijo de indígena cusqueña y padre español, quedó huérfano de padre y madre poco después de nacer. Fue criado por indígenas y después recogido por los guerrilleros Manuel Ascensio Padilla y Juana Azurduy de Padilla, con quienes luchó contra el gobierno español. Como solo sabía el apellido de su abuelo materno, lo adoptó.

Murió a la edad de 20 años, en una de las batallas de la Independencia en 1814, a las órdenes de su protectora y jefa Doña Juana Azurduy de Padilla. Paso a la inmortalidad como "Soldado Poeta" en la literatura Boliviana.

Pese a que sabía el español perfectamente solo escribió en quechua, tampoco manejó otra arma que la honda indígena. La obra dedicada a este tema es "12 Poemas de Wallparimachi".

Obra[editar]

Poco se recogió de su obra, llena siempre de nostalgia. Al parecer, sus poesías pasaron como anónimas al canto popular. Algunas de ellas son: Mi Madre, Tu Pupila, La Partida, Despedida y Amame.

Mamay - Mi Madre[editar]

I

¿Ima phuyun jaqay phuyu,
Yanayasqaj wasaykamun?
Mamaypaj waqayninchari
Paraman tukuspa jamun.

II
Tukuytapis inti k'anchan,
Noqayllatas manapuni.
Tukuypajpis kusi kawsan,
Noqay waqaspallapuni.

III
Pujyumanta aswan ashkata
Má rejsispa waqarqani,
Mana pipas pichaj kajtin
Noqallataj mullp'urqani.

IV
Yakumanpis urmaykuni,
"Yaku, apallawayña", nispa.
Yakupis aqoykamuwan
"Riyraj, mask'amuyraj", nispa.

V
Paychus sonqoyta rikunman,
Yawar qhochapi wayt'asqán,
Khishkamanta jarap'asqa,

Pay jinallataj waqasqan.
I

¿Qué nube puede ser aquella nube
Que obscurecida se aproxima?
Será tal vez el llanto de mi madre
Que viene en lluvia convertido.

II
El sol alumbra a todos,
Menos a mí.
No falta dicha para nadie;
Mas para mí solo hay dolor.

III
Porque no pude conocerla
Lloré más harto que la fuente,
Y porque no hubo quien me asista
Mis propias lágrimas bebí.

IV
También al agua me arrojé
Queriendo que ella me arrastrara.
Pero el agua me echó a la orilla
Diciéndome: "Anda aún a buscarla".

V
Si ella viera mi corazón,
Cómo nada en lago de sangre.
Envuelto en maraña de espinas,

Lo mismo que ella está llorando.

Juan Wallparimachi Mayta, traducido y adaptado por Jesús Lara, en la:"Literatura de los Quechuas", Librería y Editorial "Juventud", Cuarta Edición, La Paz, 1985, p. 242. Se encuentra también en Poésie quechua en Bolivie, Antología de Adolfo Cáceres Romero e Inge Sichra, ediciones Patiño, Ginebra, 1990, p. 112.

Tu Pupila[editar]

I

Como estrella de tu pupila
Cayó en mi noche de pena,
quise guardarla en mi pecho,
se tornó en tierna paloma.

II
Envidioso torbellino
me la quitó de las manos;
para impedir que la siga
me volvió ciego y tullido.

III
Hecho escarnio de la gente;
por lluvia y sol flagelado,
mi corazón se consume

anhelando a mi paloma.

La Partida[editar]

(Juan Wallparrimachi)

Paloma del alma, verdad es que dices

Que a tierras lejanas por siempre te vas,
Echando al olvido tus horas felices...
Es cierto que nunca jamas volverás?

A quien di, me dejas en esta honda pena,
Mis dulces recuerdos, a quien implorar,
Cual tu me lo dabas, hermosa morena
Ay! quien en mi pecho te puede igualar?

Te ruego me enseñes cual es el sendero
Que tienen ligeros tus pies que tomar,
Pues antes que vayas, cruzarlo lo quiero,
Con llanto de hinojos por irlo a regar.
Si el sol con sus rayos te abrasa y sofoca,
Y sombra ya buscas en donde reposar,
Tendrá en la nube, que desde mi boca,
Mi aliento amoroso llegar a formar.

Si ansiosa y sedienta, por tierras de abrojos,
A solas ya cruzas en seco arenal,
La nube que forman llorando mis ojos
Dar te paloma su fresco raudal.
Sólo responden bosques profundos
Fuentes y sierras a mi clamor;
Nadie comprende ya sobre el mundo
Ay! mi quebranto ni mi dolor

El sol a todos alumbra
A todos, menos a mi. No
falta la dicha a nadie;
Para mi solo hay dolor.

Porque no conocí a mi madre,
Mas que la fuente lloro‚ Porque no
hubo quien me ampare Mi propio
llanto bebí.

También al agua me echó‚
Queriendo que me arrastrara;
El agua me echó a la orilla
Diciendo: 'Sigue buscándola'.

Como ella desde la nube
Mi corazón también lloró.
Flotando en lago de sangre,
Enmarañado de espinas.

Como estrella de tu pupila
Cayó en mi noche de pena,
quise guardarla en mi pecho,
se tornó en tierna paloma.

Envidioso torbellino
me la quitó de las manos;
para impedir que la siga
me volvió ciego y tullido.

Hecho escarnio de la gente;
por lluvia y sol flagelado,
mi corazón se consume
anhelando a mi paloma.

Paloma del alma, verdad es que dices
Que a tierras lejanas por siempre te vas,
Echando al olvido tus horas felices...
Es cierto que nunca jamas volverás?

A quien di, me dejas en esta honda pena,
Mis dulces recuerdos, a quien implorar,
Cual tu me lo dabas, hermosa morena
Ay! quien en mi pecho te puede igualar?

Te ruego me enseñes cual es el sendero
Que tienen ligeros tus pies que tomar,
Pues antes que vayas, cruzarlo lo quiero,
Con llanto de hinojos por irlo a regar.

Si el sol con sus rayos te abrasa y sofoca,
Y sombra ya buscas en donde reposar,
Tendrá en la nube, que desde mi boca,
Mi aliento amoroso llegar a formar.

Si ansiosa y sedienta, por tierras de abrojos,
A solas ya cruzas en seco arenal,
La nube que forman llorando mis ojos
Dar te paloma su fresco raudal.

Sólo responden bosques profundos
Fuentes y sierras a mi clamor;
Nadie comprende ya sobre el mundo

Ay! mi quebranto ni mi dolor.

Kacharpari - Despedida[editar]

Cheqachu, urpi,

Ripusaj, ninki,
Karu llajtaman,
Mana kutimoj?

Pitan saqenki
Qanpa tupunpi
Sinchi llakiypi
Asuykunaypaj?

Rinayki ñanta
Qhawarichiway.
Ñauparisuspa
Waqaynillaywan
Ch'ajchumusqasaj
Sarunaykita.

Maypachan ñanpi
Intin ruphawan
Ñiwajtiykiri,
Samayniykuna
Phuyu tukuspa
Llanthuykusunki.

Yakumantari
Sinchi ch'akiwan
Ñiwajtiykiri,
Waqayniykuna
Para tukuspa
Ujyachisunki.

Rumijpa wawan,
Qaqajpa churin,
¿Imanispataj
Saqeriwanki?

Ñan ñoqapajqa
Inti tutayan.
Yanay chinkajtin
Muspay purejtiy,
Manañan pipas
Ayau niwanchu.

Irpallarajmi
Urpiy karqanki
Maypacha ñoqa
Intiwanjina
Ñausayarqani
Qhawaykususpa.

Ñawiykikuna
Phallallaj qoyllur
Lliphipirerqa.
Rajra tutapi
Illapajina
Muspachiwarqa.

Ankaj rijranta
Mañarikuspa
Watumusqayki.
Wayrawan khuska
Wayllukunaypaj
Phawamusqayki.

Kausayninchejta
Khipuykorqanchis.
Manan wañuypas
Rak'iwasunchu,
Ujllaña kasun,
Ujlla ñerqanchis.

Wañuyta mask'aj
Ñoqa risqani
Auqanchejkuna
Jamuyanqanku
Pukarankuna
Jalatatajtin.

Munasqay urpi,
Phutiy ayqechej,
Maypipas kasaj,
Qanllan sonqoyta
Paqarichinki
Kausanaykama.

Misti k'ajajtin
Yuyaway, ñoqan
Yayasqasqayki.
May kamañachus
Qanrayku chayan

Ijma sonqoyqa.
Cierto es, paloma mía,

Que te has de ir
A un país muy lejano
Para no retornar?

¿A quién has de dejar
En tu nidal
Y en mi tristeza a quién
He de acudir?

Enséñame el camino
Que has de tomar.
Partiré antes que tú
Y con mis lágrimas
He de regar la tierra
Que has de pisar.

Y cuando sientas
Que en el camino
Te abrasa el sol,
Se volverá nube mi aliento
Y la frescura de su sombra
Te irá a prestar.

Y cuando sientas
La mordedura
De la sed,
Se volverá lluvia mi llanto
Y te dará
De beber.

Criatura hecha de piedra,
Pecho de roca,
¿Tendrás, para dejarme
Corazón?

El sol se apaga
Ya para mí.
Porque se va mi amada
Y camino sin rumbo,
Ya nadie siente por mí un poco
De compasión.

Eras muy tierna aún,
Paloma mía,
Cuando al haberte hallado
Volvíme ciego
Como si hubiese contemplado
De frente al sol.

Como estrellas caudales
Me inundaron tus ojos
De su esplandor
Y cual centellas en la noche
Me hicieron mi camino
Torcer.

Me prestaré el poder
De las alas del águila
Para irte a ver
Y junto con el viento
A regalarte entre mis brazos
Acudiré.

En fuerte nudo nuestras vidas
Atamos ya,
Para que ni la muerte nos pudiera
Desunir
Y creímos que formaríamos
Por siempre un solo ser.

Yo he de marchar al campo
De batalla.
Los enemigos
Se rendirán
Si ven que su baluarte
Se desmorona.

Paloma mía, que sabías
Mi dolor ahuyentar,
Doquiera me halle, mientras viva
Serás tú
La única aurora que ilumine
Mi corazón.

Cuando se encienda el Misti
Acuérdate de mí, pues yo
Siempre estaré pensando en ti.
Por tu amor, hasta dónde
Ya habrá llegado mi viudo

Corazón.

Juan Wallparrimachi Mayta, traducido y adaptado por Jesús Lara, en: "La Literatura de los Quechuas", Librería y Editorial “Juventud”, Tercera Edición, La Paz, 1980, p. 232.

Munarikuway - Amame[editar]

Qanllapin sonqoy,

Qantan rikuyki
Mosqoyniypipas.
Qanpin yuyani,
Qantan mask'ayki
Rijch'ayniypipas.

Intijinamin
Ñawiykikuna
Ñoqapaj k'anchan.
Ñauray t'ikari
Uyaykipimin
Ñoqapaj phanchan.

Chay ñawillayki
K'anchaynillanwan
Kausachiwantaj.
Phanchaj simiyki
Asikuyninwan
Kusichiwantaj.

Munakullaway,
Irpa urpilla,
Mana manchaspa.
Ñoqa qanrayku
Wañúy yachasaj

Qanta munaspa.
Solo en ti está mi corazón

Y cuando sueño
No veo a nadie sino a ti.
Solo en ti pienso
Y a ti también te busco
Si estoy despierto.

Igual que el sol
Fulguran para mí
Tus ojos.
En tu faz se abren,
Para regalo mío,
Todas las flores.

La lumbre sola
De tus pupilas
Me da la vida.
Y tu boca florida
Con su sonrisa
Me hace dichoso.

Ven, y ámame,
Tierna paloma,
No temas nada.
Pese al destino
Yo te amaré

Hasta la muerte.

Juan Wallparrimachi Mayta, traducido y adaptado por Jesús Lara, en: "La Literatura de los Quechuas", Librería y Editorial “Juventud”, Tercera Edición, La Paz, 1980, p. 231.

Bibliografía[editar]

  • Taboada Terán, Néstor. Juan Wallparrimachi Mayta: primer poeta del nuevo mundo. Grupo Editorial Kipus, 2013.
  • Gonzalez Echevarría, Roberto. Pupo-Walke, Enrique. The Cambridge History of Latin American Literature. 1996. [1]
  • Galeano, Eduardo. El cazador de historias. Siglo XXI : México, 1996.

Enlaces externos[editar]