José María Laso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

José María Laso Prieto (Bilbao, 8 de diciembre de 1926Oviedo, 21 de diciembre de 2009[1] ) fue un filósofo y militante comunista español que formó parte tanto del Comité Central como del Comité Federal del Partido Comunista de España (PCE).

Como consecuencia de su "participación en la lucha clandestina por el restablecimiento de la democracia en España" padecería diversas detenciones policiales; a consecuencia de la última de las cuales permanecería recluido como preso político entre los años 1958 y 1963.

De entre sus contribuciones a la filosofía española, cabe destacar, por una parte, su aportación a la difusión y defensa en España de la obra del filósofo marxista italiano Antonio Gramsci, de cuya introducción en ella fue pionero al publicar el primer libro sobre el filósofo sardo editado en la misma;[2] así como, por otra, de la doctrina filosófico-jurídica del Uso Alternativo del Derecho (Iusalternativismo).

Biografía[editar]

Infancia[editar]

De abuelos maternos alaveses y paternos procedentes de Burgos, José María viviría sus primeros años en el barrio bilbaíno de Basurto. Asistiría allí a la Escuela Municipal de Indauchu, donde las lecturas semanales de su maestro iniciarían una precoz avidez lectora que le llevaría, no cumplidos aún los diez años de edad, a poseer una pequeña biblioteca cuyos libros circularían entre sus hermanos y amigos.

Regreso del exilio[editar]

En noviembre de 1939, de regreso del exilio en Francia, comenzaría la lectura de los cientos de volúmenes de la biblioteca de la Sociedad de Viajantes y Representantes del Norte de España (SVRNE), a la cual había tenido acceso a través de su padre, representante comercial a ella suscrito. Dicha biblioteca, burlada de algún modo la censura franquista, le permitiría leer libros entonces prohibidos en España.

En 1943, ingresaría en la Escuela de Trabajo de Elejabarri iniciando su militancia antifranquista con la fundación del periódico La libertad, editado "en un lugar bajo la tiranía franquista". Esta publicación sería distribuida hasta 1945, principalmente en la misma Escuela de Trabajo en que estudiaba. En su portada figuraba el siguiente lema:

"NI FRANCO NI REY, REPÚBLICA, LIBERTAD DE EUSKADI Y EMANCIPACIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA".

Ese mismo año de 1945, abandonaría la Escuela de Trabajo de Elejabarri, lo que le dejaría más tiempo libre con el que emprender un plan sistemático de formación. Dicho plan comenzaría por la adquisición de los saberes científicos que le permitieran despojarse de la cosmovisión mitológica cristiana recibida. Así, las primeras cuestiones de que se ocuparía serían las del origen del universo y de la vida, así como la del desarrollo evolutivo de esta última.

Esta etapa le conduciría a las proximidades del llamado Materialismo filosófico soviético, cuyo estudio, dada la inexistencia en España de las obras de referencia, habría de iniciar mediante la lectura de las exposiciones que sus adversarios doctrinales hacían como preparación para su posterior crítica.

En su alineamiento con el mencionado Materialismo filosófico tendrían una influencia crucial, por otra parte, sus lecturas juveniles de Jack London. Así, en sus propias palabras:

"Quizás la gota de agua que desbordó el vaso, o el cambio cuantitativo que produjo en mí el salto cualitativo a mi condición de comunista, fue la lectura de Jack London. (…) fue la lectura de su magna obra El Talón de hierro, y de la biografía de Jack London que publicó Irving Stone, la que produjo en mi ese cambio cualitativo".[3]

Trayectoria politica y detenciones[editar]

En 1947, ingresaría en el PCE, decidiendo, por ello, el cese de la edición de su periódico. Sin embargo, al año siguiente aún saldría un último número, con el que trataría de suplir, en donde este se distribuyera, la ausencia de propaganda por parte del PCE debida a la desarticulación de la organización del País Vasco en aquel año.

En 1952, sufriría la primera de sus tres detenciones policiales. Dos de tales detenciones se producirían a manos de la Brigada Político-Social de Madrid, actuante en el País Vasco como Brigada Volante. Dicha Brigada dependía del antiguo Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo, entonces ya de Espionaje y Comunismo, cuyo juez instructor era el célebre coronel Enrique Eymar Fernández. Sería entonces cuando conocería por vez primera la rudeza de los puños de Morales, que poco tiempo después sería su torturador.

Sólo dos años más tarde, en 1954, sería otra vez detenido. En esta ocasión, por el Servicio de Información de la Guardia Civil. Sin embargo, dada la impericia de la Benemérita en tales menesteres por entonces, José María conseguiría ocultar la efectiva reorganización del PCE en el País Vasco, permitiendo así que ésta continuara.

A su salida de la cárcel, tras un mes de cautiverio, sería nombrado Secretario de Agitación y Propaganda en el Comité provincial de Vizcaya.

Llegado 1958 se produce su tercer y más prolongado ingreso en la cárcel. Le juzgaría el Tribunal Especial para Actividades Extremistas, nuevo nombre del viejo tribunal que por dos veces ya le había encausado, siendo condenado por este a 12 años de reclusión por el delito de Rebelión militar. Dicha sentencia había sido precedida por veintidós días de torturas que José María soportó sin doblegarse ante el intento de que delatara a sus camaradas. En reconocimiento a ello, el VI Congreso del PCE, celebrado en Praga en 1960, le nombraría miembro suplente de su Comité Central.

Sus sucesivos encarcelamientos no carecerían, sin embargo, de aspectos positivos pues le permitirían participar, entre otras cosas, del llamado Movimiento Comunal, mediante el cual los presos políticos comunistas se organizaban para distribuir sus escasos medios de vida, pudiendo satisfacer así las necesidades colectivas.

Por otra parte, mientras desempeñaba el puesto de barrendero de la biblioteca del penal de Burgos, última prisión en que cumpliera condena, organizaría una sección clandestina de la misma que le permitiría continuar ampliando su formación, así como también la de los muchos presos que se acogerían a su magisterio.

Por tales actividades, organizadas por el Comité del PCE en la prisión, esta sería conocida como la "Universidad de Burgos".

En 1963, con motivo de la elección del cardenal Montini, que adoptaría el nombre de Pablo VI, como sucesor de Juan XXIII en la cátedra de Pedro, le es concedido el indulto.

Trayectoria en Asturias[editar]

Seis años después, en 1969, llegaría a Asturias por razones laborales; y, al año siguiente, durante la presentación del libro de Gustavo Bueno Martínez El papel de la filosofía en el conjunto del saber, protagonizaría una anécdota representativa de su gran dedicación al estudio y autodidactismo.

El autor del libro que se presentaba, admirado por la intervención de José María en el coloquio posterior al acto, pidió conocer tras este al que suponía un Catedrático de Enseñanza Secundaria. Sin embargo, una vez lo hizo, y para su sorpresa, descubriría que no era tal su ocupación sino la bien distinta de representante comercial de Chocolates Zahor. Se daba, además, la circunstancia de que, por aquel entonces, José María Laso ni siquiera tenía aún el grado de bachiller.

Desde entonces, no habría iniciativa de interés filosófico celebrada en Asturias que no contara con la presencia de José María. Entre estas cabría destacar, en primer lugar, el Club Cultural de Oviedo y las Cenas del Fontán, en los que, en los años setenta del pasado siglo XX, participarían tantos de quienes, durante la Transición Española, formarían parte de la Junta Democrática; así como, ya en los ochenta, la Asociación Cultural Tribuna Ciudadana de Oviedo. Esta asociación continuaría, al margen de los recién legalizados partidos políticos, las tareas que, hasta entonces, se habían desarrollado con independencia de éstos y que, con su legalización una vez llegada la democracia, serían absorbidas por ellos. Fue Responsable de Organización de IU - Oviedo apoyando el eurocomunismo de Santiago Carrillo y Gerardo Iglesias frente a los prosoviético.

En el año 2007, la Federación asturiana de la coalición Izquierda Unida sufriría una profunda crisis por los desencuentros políticos e ideológicos con Izquierda Unida de Oviedo. Durante ella, la dirección de la misma en el Principado destituiría a todos sus órganos directivos en el municipio de Oviedo, semanas antes de la celebración de las elecciones municipales. Serían disueltas, también, como consecuencia de ello, tanto la candidatura electoral de la mencionada agrupación local, como la misma Asamblea municipal de la coalición. En esos momentos, los militantes expulsados de la organización de Oviedo y otros simpatizantes de IU comenzaron el proyecto de una nueva gestión municipal organizativa.

Ante tales hechos, los miembros de la Asamblea disuelta constituirían su propia candidatura electoral, concurriendo a los comicios municipales bajo el nombre de Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda (ASCIZ); a resultas de lo cual, ASCIZ obtendría un concejal en el consistorio Vetustense, quedándose IU, por su parte, sin representación en el Ayuntamiento de la capital autonómica por vez primera desde la fundación de la coalición en 1986. Sin antecedentes, una parte del PCE (fundador de IU), se presentaba a unas elecciones municipales con otras siglas, compitiendo con Izquierda Unida.

Se produciría entonces un conflicto entre Izquierda Unida de Asturias, ya que era la sede central de la organización asturiana y el Partido Comunista, aunque la sede era de propiedad del PCE, por el encierro e incluso cambio de cerraduras por parte del partido en Oviedo, donde incluso se personó la policía [1]. Existía un acuerdo entre el PCE e IU para que esta última utilizara sus propiedades, aunque en ese momento la “toma de la sede” por parte del PC en Oviedo contó con la aprobación de la dirección del PCE.

En tales circunstancias, José María Laso tomaría partido por el denominado "sector crítico de Izquierda Unida", organizado en torno a la agrupación municipal de la mencionada coalición en Oviedo y la dirección del Partido Comunista de Asturias. Ello se concretaría en su apoyo a la candidatura de ASCIZ a la alcaldía de Oviedo, lo que supuso que, extrañamente, una organización miembro, y fundadora, de Izquierda Unida se presentará a las elecciones municipales con otras siglas.

Ese proceso hizo que José María tomara la decisión de no pedir su renovación en la reorganización de la base de datos de IU. El vídeo tomado por los miembros del Partido en Oviedo dentro de la sede es éste: [2]. IU estaba dirigida entonces por Gaspar Llamazares Trigo, con Jesús Iglesias Fernández como Coordinador regional.

Fallecimiento[editar]

Minutos antes de la medianoche del 21 de diciembre de 2009, fallecía José María Laso en el Hospital Monte Naranco de Oviedo. Concluía así el progresivo deterioro físico sufrido por él durante los diez últimos años como consecuencia de los efectos secundarios del tratamiento médico de una arteritis. En palabras del propio José María, un "daño colateral" [3] de la guerra de Iraq, en visita solidaria a cuyo pueblo había contraído este en 1999 tal enfermedad.

Para comprender la figura de José María Laso es interesante el prólogo a su autobiografía del filósofo Gustavo Bueno Martínez, donde le califica de "sabio y estoico".[4]

Actividades que desempeñaba en 2008[editar]

Referencia[editar]

  1. Fallece el histórico militante comunista José María Laso
  2. Laso Prieto, José María (1973). Introducción al pensamiento de Gramsci. Ayuso. 
  3. Laso Prieto, José María (2002). De Bilbao a Oviedo pasando por el penal de Burgos. Pentalfa. p. 97. 
  4. José María Laso Prieto. De Bilbao a Oviedo pasando por el penal de Burgos. Prólogo. 

Bibliografía[editar]

  • Laso Prieto, José María (2002). De Bilbao a Oviedo pasando por el penal de Burgos. Pentalfa Ediciones. ISBN 84-7848-512-0. 
  • Javier Batalla, Pilar de Castro (coord.) (1998). Homenaje a José María Laso. Tribuna Ciudadana. 
  • José María Laso Prieto (diciembre de 2004). «Un acto académico en Oviedo». 

Enlaces externos[editar]