Joao Cruz Costa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

João Cruz Costa (São Paulo, SP, 1904 - São Paulo, SP, 1978), fue un filósofo brasileño, fue el primer alumno de la Facultad de Filosofía de la Universidad de São Paulo, y posteriormente, se convirtió en profesor titular de la misma facultad de dicha universidad.

Su trabajo intelectual abordó diferentes áreas del saber, especialmente sobre el desarrollo de la filosofía en Brasil, "con el fin de establecer conexiones entre el pensamiento y la realidad social, la política y económica del país a lo largo de su historia". Escritor de ensayos, crítico, sociólogo, biógrafo, además de ser filósofo, que mostraba la diversidad de su conocimiento. Lo difundiría mediante la enseñanza y a través de sus artículos escritos en un lenguaje simple y publicados en los periódicos más importantes de su tiempo: O Estado de S. Paulo , Folha de S.Paulo (anteriormente llamado Folha da Manhã ), Jornal de São Paulo, Minerva de Buenos Aires y Jornadas do México. Miembro de la Asociación de Escritores Paulistas, también de la Sociedad de Biología (en el Instituto Histórico e Geográfico de São Paulo) y de la Sociedad de Historia de Ideas de México ". Cruz Costa se vio obligado a retirarse anticipadamente por la dictadura militar en 1965, muriendo más tarde en 1978 .[1]

Biografía[editar]

Nacido en 1904, São Paulo, Brasil; hijo de padre y madre portugueses, descendientes de italianos. João da Cruz Costa quería ser médico. Su interés por la medicina probablemente se debió al hecho de que su padre falleció a los 49 años en 1922, por la crisis derivada de la sífilis, que había mostrado sus contratiempos desde hace dos años. José da Cruz Costa era republicano y había huido de Portugal después de haber derrocado a su adversario monárquico, y de haber pensado que lo había matado. A parte fue un exitoso minorista, nacido en el pueblo de Palheira en las afueras de Coimbra, Portugal, y fundó la tienda de muebles llamada " O Grande Oriente " (El Gran Oriente) en São Paulo, Brasil. [1]

Después de la muerte de su padre, João Cruz Costa estudió medicina durante dos años en la Facultad de Medicina de la USP, con la intención de convertirse en psiquiatra. Sin terminar el curso, Cruz Costa decidió viajar a Francia en 1923 para continuar con sus estudios en psicología y luego, decidió enfocar sus estudios en filosofía. [1]

   Comencé a estudiar medicina, revelando así un interés práctico por el ser humano, no solo por él, sino por su salud. Había hecho algunos estudios de filosofía con mi viejo amigo, el prof. Henrique Geenen, para satisfacer las demandas de las reuniones preparatorias. Para ingresar a la Facultad de Medicina, nos vimos obligados a realizar un examen de psicología y lógica, que mi amigo y profesor de la Facultad de Medicina, el Profesor Guilherme Bastos Milward, llamó psicología ilógica. Luego fui a Francia en 1923 e ingresé al curso preparatorio de la Facultad de Medicina de París. Un día, con un grupo de brasileños, conocí al Prof. Georges Dumas, que era un buen amigo de Brasil, quien me preguntó qué especialización haría en medicina. Mi respuesta fue: "psiquiatría". El viejo Dumas, que era médico y miembro adjunto de la facultad de filosofía, me aconsejó estudiar filosofía y me invitó a asistir a sus divertidas clases los domingos en el Asyle de St'Anne. Me inscribí como oyente en los cursos de la Sorbona, asistiendo a clases de profesores. Brunschvicg, Lalande, así como los dePierre Janet en el Collège de France (Costa, 1974. pp. 87-8). 

Según sus propias palabras en una entrevista para Trans / Form / Action Magazine en 1975, Cruz Costa consideró que estaba influenciado por sus lecturas:

  Como escribió el dominicano Maydieu, "aunque la adquisición del filósofo puede parecer pobre, sin embargo, permite coordinar muchas riquezas". Pensé que valía la pena poner atención a la riqueza de nuestra realidad. De ahí fue mi trabajo desde entonces.
   "En 1920 todavía no pensaba de manera independiente, estaba bajo la influencia de lo que leía. Creo que la mayor parte de mi generación sufría lo mismo. Leí toda Eça de Queiroz, toda Anatole France, mucho Balzac , Camilo, Fialho, Machado y de Asis. Mi viaje a Europa me abrió los ojos a otras realidades en la década de 1930, sea lo que sea, fue un punto de inflexión para la cultura brasileña y yo fui, entre muchos otros de mi generación, en esta encrucijada. Algunos de ellos fueron a la derecha, otros a la izquierda, pero todo esto fue confuso para uno y otro ... El espíritu crítico que proporciona o mejora el estudio de Filosofía no era el más preciso entre aquellos jóvenes. De ahí surge la confusión,  los malentendidos,las falacias y desilusiones ... No creo que la filosofía como disciplina académica enseñe mucho. Sin embargo, considero que mi posición es una posición envejecida y caduca. Hoy existe una visión más universal de los problemas humanos. Afortunadamente, Mario de Andrade declaró, en una carta a Manuel Bandeira , que nos volveríamos más brasileños a medida que nos volviéramos más universales. Si la filosofía y la práctica especulativa nos llevan a esto, tendrán éxito en lo que esperábamos de ellos ".

Al regresar a Brasil, João Cruz Costa (más tarde conocido solo por su apellido, Cruz Costa) se convirtió en el primer alumno de la Facultad de Filosofía de la Universidad de São Paulo (USP) recientemente creada , obteniendo el título de doctor en 1942 y siendo el principal responsable de la creación del Departamento de Filosofía de la USP. En 1951, finalmente alcanzó el rango académico más alto, convirtiéndose en profesor en la misma universidad. [1]

En 1958, se enfrentó a los ultrajes del entonces gobernador de São Paulo, Jânio Quadros : en enero de ese mismo año, el profesor Cruz Costa recibió una reprimenda por haber concedido una entrevista a Diários Associados (periódico brasileño), en la que había declarado que Las palabras del gobernador fueron frívolas cuando hizo referencia al entonces Director de FFLC Eurípedes Simões de Paula. Este episodio tuvo una fuerte repercusión en la prensa, siendo portada de Folha da Manhã el 3 de enero de 1958. Cruz Costa se vio obligado a defenderse y llevó el caso a la STF (Corte Suprema de Brasil), que otorgó su solicitud el 3 de septiembre de 1958 cancelando su castigo. En enero de 1959, Jânio Quadros aceptó la decisión y el profesor Cruz Costa comentó irónicamente en Folha da Manhã: "Siempre fue costumbre del gobernador ser breve, como lo pueden afirmar sus famosas notas. Esta vez, sin embargo, él tuvo que extender largas excusas a la decisión de la notable Corte Suprema, que lo obligó por unanimidad a cancelar el acto que me llevó a apelar ante ese alto Tribunal de Justicia ". El 20 de enero de 1964, el profesor Cruz Costa se vio obligado a testificar en el DOPS (Departamento de Orden y Política Social en portugués, una oficina gubernamental oficial para controlar e investigar los movimientos sociales) acerca de un manifiesto que apoya el registro del Partido Comunista de Brasil, creado en Septiembre de 1961, y presuntamente firmado por varios intelectuales, entre ellos Cruz Costa, Caio Prado Jr., Florestan Fernandes, líderes estudiantiles, abogados, sindicalistas, entre otros. Naturalmente, declaró que "algunos de los signatarios tienen una posición política o filosófica diferente a la de los comunistas, que es, por cierto, en lo que cree el declarante. En cualquier caso, cree que sería más beneficioso para el Partido Comunista ser legalmente aceptado que estar en la clandestinidad, como sucede en Italia, Francia, Inglaterra y otros países verdaderamente democráticos". [1]

En 1965, Cruz Costa dejó sus actividades docentes, destituido arbitrariamente por los partidarios del golpe militar de 1964 . Fue denunciado por sus colegas universitarios más conservadores y tuvo que refugiarse en Francia durante seis meses en 1964, donde impartió clases. El régimen militar estableció investigaciones policiales-militares (IPM, acrónimo en portugués) acusando a estudiantes, maestros y empleados de la USP, que habían comenzado en el segundo semestre de ese año, sin perdonar al profesor Cruz Costa:[1]

  En la Facultad de Filosofía, IPM se instaló en un clima de gran hostilidad por parte de estudiantes y profesores. Mário Schenberg , Cruz Costa y Florestan Fernandes fueron interrogados. Fernando Henrique Cardoso , también acusado, ya había aceptado la invitación para enseñar en el extranjero y abandonó el país. Durante la investigación, el profesor Florestan fue arrestado debido a una carta de protesta que le entregó al coronel responsable y que solo era una defensa de la dignidad de ser maestro. La ola de protestas provocadas por esta prisión parecía haber contribuido a detener los cuestionamientos de IPM. [1]

El 3 de septiembre de 1965, el Consejo Permanente de Justicia de la Segunda Región Militar decidió por Cruz Costa la detención preventiva, como se muestra en su archivo DOPS, archivado en el Archivo Público del Estado de São Paulo. En este archivo, es acusado falsamente como "comunista muy relacionado con Rusia". [1]

Su contribución más importante fue Contribución a la historia de las ideas en Brasil, publicada en 1956 y luego editada y traducida a varios idiomas. En su libro, Cruz Costa defendió una crítica y un pensamiento más orientado a Brasil, no necesariamente rechazando a autores extranjeros (europeos y estadounidenses) o sin aceptarlos sin crítica. Su objetivo era crear algo nuevo, original y brasileño. [1]

 La filosofía se consideraba así como una disciplina literaria. Desde Europa ya estaba hecho para nosotros. Y fue un signo de gran cultura el simple hecho de saber cómo reproducir las ideas más recientes. La novedad suministró el espíritu de análisis, la curiosidad suministró la crítica. El filoneismo es, por lo tanto, una vieja característica de nuestra vida intelectual. En la historia de nuestra inteligencia hay otra característica curiosa: la admiración más completa y desequilibrada por todo lo que es extranjero, tal vez una especie de 'complejo de inferioridad' que se deriva de la situación colonial en la que hemos vivido durante mucho tiempo (CRUZ COSTA, 1967, p. 8). [2]

Con su preocupación por hacer posible el pensamiento nacional autónomo, destacó la llegada del positivismo como "el momento de mayor transformación en la historia brasileña", en palabras del propio Cruz Costa. Tenía un gran interés en la evolución de las ideas filosóficas brasileñas y reflexionaba constantemente, ya sea entre estudiantes, familiares o amigos, como describe José Arthur Giannotti :

La reflexión sobre los eventos tuvo lugar diariamente en el círculo de estudiantes y amigos. Nunca tuve que dar una gran clase. Pero con la puntualidad y la persistencia de envidiar los relojes durante treinta años, entraba en una habitación, sacaba unas pequeñas hojas de papel, llena de su letra gruesa, y comenzaba la conversación con los estudiantes. Este giraba en torno a un tema central, pero poco a poco fue divergiendo, intercalando un comentario sobre un libro leído el día anterior o sobre un evento político. No hubo reflejos que no trataran de comprender nuestra vida cotidiana. [2]

Cruz Costa tenía una preocupación importante al aplicar la reflexión a la realidad brasileña, que era su locura, como lo recuerda el crítico literario Antonio Cândido : "(...) El profesor Cruz Costa insistió constantemente en la necesidad de aplicar la reflexión a Brasil. incluso si fuera necesario alejarse de la filosofía (o sociología) estrictamente concebida. Por lo tanto, hemos sido confirmados en la vocación de los críticos ". [ 17 ] En el aula, el profesor Cruz Costa se refirió en sus clases a "modas filosóficas", productos de importación que absorbimos en Brasil:

La filosofía en Brasil siempre ha sido un producto importado. Traté de mostrarlo en mi libro. En Colonia, el escolasticismo importado de Coimbra; en el imperio, eclecticismo; luego positivismo y evolucionismo, que llegaron a la República. Luego, neokantismo, un poco de bergsonismo, muy delgado; ¡El marxismo, el existencialismo e incluso Husserl, Hartmann y Heidegger! ¡Escuché que traducirán Heidegger! Será una obra de Hércules. Más recientemente, estructuralismo. Hasta la fundación de la Facultad de Filosofía, el filoneismo dominó nuestra cultura. Era importante haber leído el trabajo publicado más recientemente, y preferiblemente en el original. Pero había pocas dudas sobre si el lector asimilaba lo que había leído. Por lo tanto, la filosofía, como mucho más, fue el privilegio de muy pocas personas. Con la llegada de los cursos regulares de filosofía, la situación ha cambiado en parte. Luego comenzamos a vestirnos de manera más simple, más moderada, teniendo en cuenta, por supuesto, la moda, pero sin los falsos teléfonos y lujos. Escapar de la moda no es fácil, pero vestirse es ridículo. Por eso terminé mi libro citando a Macunaima , que está harta de todas las comezainas, todas las frutas. Habla de vestir, pero viste poco. Canta todas las canciones y baila todas las canciones. Es el heredero latino, pero ignorante de todas las culturas ... [2]

João Cruz Costa ha ocupado cargos relevantes, como Consejero de la Biblioteca del Congreso en Washington (fue invitado por el gobierno de los Estados Unidos en 1948), miembro del Comité Panamericano de Historia e Ideas del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, delegado por São Paulo al 1er Congreso Brasileño de Escritores y Corresponsal de la Cátedra Alejandro Korn de Buenos Aires. También fue galardonado con el título de doctor de honoris causa en la Universidad de Rennes y dos veces honrado por el gobierno francés como Caballero de la Legión de Honor y la Orden de las Palmas Académicas en la caballería. En sus últimos años, estaba amargado por la seriedad uniformada que se había apoderado de Brasil y era sospechado por sus rígidos estudiantes universitarios, como describe José Arthur Gianotti:

Sus últimos años estuvieron amargados por la seriedad uniformada que se apoderó del país. Él, que se dedicó a tiempo completo al estudio de nuestros asuntos, pasó todo el día en su rica biblioteca, fue puesto bajo sospecha por los dedos duros de la Universidad, como al servicio de potencias extranjeras. Fue uno de los primeros en responder al IPM establecido por la alianza entre los viejos maestros de rinocerontes y el ejército represivo. Para evaluar su patriotismo, se le pidió que recitara el Himno Nacional. La respuesta llegó de manera incontinente: "Sin música, no puedo cantarla".

La semana pasada, un periodista me pidió por teléfono detalles sobre él. Su última pregunta, más formal, dijo: "¿Crees que tu muerte fue una gran pérdida?" Con la esperanza de continuar como su discípulo, respondí rápidamente: "No, Cruz Costa ha cumplido su ciclo de vida; su irreverencia, su ironía, su forma de ser brasileña están vivos entre nosotros; para él solo quedó una vida vegetal, que siempre rechazó" ... "Pero esto no puedo publicar", respondió el periodista, "duele los sentimientos de la familia". Olvida que su familia se entrelaza con sus amigos y estudiantes en un intento de aceptar abiertamente la finitud de la vida y la expansión indefinida del espíritu. Contra el ceño fruncido de la ciencia abstracta tenemos la ironía de los acontecimientos; contra las promesas hechas para no ser cumplidas, tenemos la gravedad musical del compromiso con todo lo que es nuestro y que no aparece en la cultura oficial; contra la versión burocrática de la nacionalidad, nos oponemos a la tradición de los antiguos cronistas depara contar los acontecimientos decisivos de la vida cotidiana. [2]

Hoy, se puede acceder y consultar la numerosa biblioteca de Cruz Costa, que consta con más de 9,000 libros en la Biblioteca Florestan Fernandes de FFLCH.

Obras[editar]

  • 1938 - Alguns aspectos da filosofia no Brasil. São Paulo : Ed. da Facultad de Filosofía.
  • 1940 - Crítica das idéias tomistas de Suarez (Tesis de doctorado). Facultad de Filosofía, Ciencias y Letras - Universidad de São Paulo.
  • 1942 - Ensaio sobre a vida e obra de Francisco Sanches, São Paulo: Editora Facultad de Filosofía.
  • 1945 - A filosofia no Brasil; ensaios. Porto Alegre : Globo, 1945. 177 p. (Colección tucano, 15).
  • 1946 - O pensamento brasileiro – Boletim da USP – LXVII –Filosofia nº 2 – São Paulo.
  • 1951 - Augusto Comte e as origens do positivismo. São Paulo : J. Magalhães, 1951.
  • 1954 - O desenvolvimento da filosofia no Brasil no século XIX e a evolução histórica nacional. São Paulo : Faculdade de Filosofia, 1954. (Tesis de concurso a la cátedra de filosofía general).
  • 1956 - O positivismo na república, notas sobre a história do positivismo no Brasil. São Paulo : Nacional, 1956. 203 p. (Biblioteca pedagógica brasileña, serie 5ª. Brasilera, 291).
  • 1956 - Contribuição à história das idéias no Brasil; o desenvolvimento da filosofia no Brasil e a evolução histórico nacional. Rio de Janeiro : José Olympio, 1956. 484 p. (Colección documentos brasileros, 86).
  • 1957 - Vom Werden des Brasilianischer. Porto Alegre : Globo, 1957.
  • 1960 - Panorama da História da Filosofia no Brasil – São Paulo: Editora Cultrix.
  • 1962 - Panorama of the history of philosophy in Brazil. Tradução Fred G. Stum. Washington : Pan American Union, 1962. 111 p. (Pensamiento de America)
  • 1968 - Pequena História da República – Rio de Janeiro: Editora Civilização Brasileira.

[1]

Estudios y Libros Sobre Cruz Costa[editar]

  • ACERBONI, Lídia. Cruz Costa e a história das idéias. In : _____. A Filosofia Contemporânea no Brasil. Tradução João Bosco Feres. Prefácio Miguel Reale. São Paulo : Grijalbo, 1969. p. 108-111.
  • AMARAL, Jésus Salvador do. O pensamento filosófico no Brasil: em sinopse. Roma : Universidade Gregoriana, 1965. 42 p.
  • AZEVEDO, Fernando de. Figuras de meu Convivio. São Paulo : Melhoramentos,1960. P. 157-163.
  • CORDEIRO, H.D. (2003) Entrevistando Anita Novinski – Revista Judaica – n.º 65.
  • CRESSON, A. (1931) A posição atual dos problemas filosóficos (trad. e prefácio de Lourenço Filho). São Paulo: Edições Melhoramentos.
  • FERRAZ JÚNIOR, Tércio Sampaio. João Cruz Costa (1904-1978). Revista Brasileira de Filosofia, São Paulo, v. 29, n. 113, p. 6-7, jan./mar., 1979.
  • GIANNOTTI, J. A. (1944) Perfis de mestres – João Cruz Costa – Estudos Avançados - Vol. 8 – nº 22.
  • MELO, Luís Correia de. Dicionário de autores paulistas. São Paulo, 1954. p. 165-166.
  • MENEZES, Raimundo de. Dicionário literário brasileiro. São Paulo : Saraiva, 1969. v. 2. p. 393-394. il.
  • PAIM, Antonio. João Cruz Costa (1904-1978). Presença Filosófica, Rio de Janeiro, v. 7, n. 4, p. 56-57. out./dez. 1981.
  • _____. Costa (João Cruz). In : LOGOS : Enciclopédia Luso-Brasileira de Filosofia. Lisboa : Verbo, 1989. v. 1, p. 1200-1201.
  • _____. História das idéias filosóficas no Brasil. 5. ed. Londrina : Editora UEL, 1997. p. 609-645.
  • PRADO JÚNIOR, Bento. Cruz Costa e a história das idéias no Brasil. In : MORAES, Reginaldo (Org.). Inteligencia Brasileira. São Paulo : Brasiliense, 1986. p. 101-124.
  • QUEM é quem no Brasil : biografias contemporâneas. São Paulo : Sociedade Brasileira de Expansão Comercial, 1948. 109 p.
  • USP – Faculdade de Filosofia, Ciências e Letras (1952). Histórico do Concurso da Cadeira de Filosofia. Seção de Publicação da F.F.C.L.
  • VELLOSO, Arthur Versiani. João Cruz Costa. Vom Werden des Brasilianischer. Porto Alegre : Globo, 1957. Kriterion, Belo Horizonte, n. 43-44, p. 330-333, jan./jun. 1958.
  • VITA, Luis Washington. Cruz Costa. In : _____. Panorama da Filosofia no Brasil. Porto Alegre : Globo, 1969. p. 120-122. (Série Universitária).
  • WITTER, J. S. (1979) João Cruz Costa. Ciência e Cultura, 31(3).

[1]

Homenajes[editar]

  • João Cruz Costa - Doctor Honoris Causa de la Universidad de Rennes, en Francia, homenaje concedido en el 3 de mayo de 1958.
  • Caballero de la Legión de Honor (Chevalier de la Légion d'Honneur en francés) - Homenaje del Gobierno de Francia.
  • Palmas Académicas en el grado de caballero (Officier des Palmes Académiques en francés) - Homenaje del Gobierno de Francia.
  • Centro Académico de Filosofía João Cruz Costa – USP (denominación).
  • João Cruz Costa – Patrono de la Cátedra 32 de la Academia Paulista de Psicología – São Paulo.
  • Escuela Estadual João Cruz Costa – São Paulo (denominacion).
  • Calle João Cruz Costa – Rio de Janeiro (denominación).
  • Calle João Cruz Costa – São Paulo (denominación).

[1]

Referencias[editar]