Jeroglífico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jeroglíficos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jeroglíficos en una estela funeraria.

Un jeroglífico es cada uno de los signos gráficos del sistema de escritura inventado por los antiguos egipcios. Proviene del desusado término hieroglífico, este del latín tardío hieroglyphĭcus, y este del griego ἱερογλυφικός hieroglyphikós, de ἱερός hierós 'sagrado' y γλύφειν glýphein 'cincelar, grabar' [1] . Las actuales denominaciones jeroglífico y jeroglifo [2] (hiéroglyphique y hiéroglyphe en francés) se deben al lingüista francés Jean-François Champollion, que fue quien logró descifrar los jeroglíficos egipcios.

También, por similitud, son llamados jeroglíficos a cada uno de los signos (o glifos) que conforman la escritura de algunas antiguas civilizaciones, como la maya o los hititas que representa las palabras mediante figuras o símbolos (ideogramas, logogramas o pictogramas) y no con signos fonéticos o alfabéticos.

Durante el Renacimiento, un jeroglífico era una representación artística de una idea esotérica. Por extensión, también se aplica a cualquier escritura de difícil interpretación, o al pasatiempo que contiene un acertijo a través de figuras.

Jeroglíficos egipcios[editar]

El término Jeroglífico tiene su origen en dos palabras griegas: ἱερός (hierós) sagrado, y γλύφειν (glýphein) 'cincelar, grabar', la traducción griega de las palabras con que los propios egipcios denominaban su sistema de escritura: mdw.w nṯr ("Las palabras del dios") [3] . Apenas los sacerdotes, los miembros de la realeza, los altos cargos, y los escribas, conocían el arte de leer y escribir valiéndose de esas señales "sagradas".

La escritura jeroglífica constituyó, probablemente, el sistema organizado de escritura más antiguo del mundo, y era utilizada principalmente para inscripciones oficiales en las paredes de templos y tumbas. Con el tiempo evolucionó hacia formas más simples, como el hierático, una variante más cursiva que se podía pintar en papiros o placas de barro, y aun más tarde y debido a la creciente influencia griega en el Cercano Oriente, la escritura evolucionó hacia el demótico, fase en la que los jeroglíficos primigenios figuran bastante estilizados, produciéndose la inclusión de algunos signos griegos en la escritura.

Uso a lo largo del tiempo[editar]

Los jeroglíficos fueron usados durante un periodo de más de 3.600 años para escribir la antigua lengua del pueblo egipcio.

Existen inscripciones datadas desde el año 3.300 a.C. hasta el 24 de agosto de 394, fecha de la última inscripción jeroglífica conocida, grabada en los muros del templo de Isis en File.

Constituían una escritura monumental y religiosa, porque eran usados en las paredes de los templos y tumbas. También se escribieron en papiros.

Durante los más de tres milenios en los que fueron usados, los egipcios inventaron cerca de 6.900 signos. Un texto escrito en las épocas dinásticas no contenía más de 700 signos, pero hacia el final de esta civilización ya eran usados varios miles de jeroglíficos, lo que complicaba mucho su conocimiento; siendo este uno de los factores que tornaron poco práctico su uso. Justiniano I prohibió los antiguos cultos en Egipto, causando su desaparición.

Desaparición de los jeroglíficos[editar]

Con la invasión de diversos pueblos extranjeros a lo largo de su historia, la lengua escrita local se fue alterando, incorporando nuevos elementos. Factores decisivos en la desaparición de los jeroglíficos fueron la introducción de las lenguas griega y latina, producida por la conquista de esos respectivos imperios. También el cristianismo, al negar las religiones politeístas locales, contribuyó para que, hacia el siglo V d. C., el conocimiento de esta escritura se perdiese. Todo lo que estaba relacionado con los antiguos dioses egipcios era considerado pagano, y por lo tanto, prohibido.

Piedra de Rosetta[editar]

Piedra de Rosetta.

La piedra de Rosetta contiene un texto del Antiguo Egipto escrito en tres versiones, jeroglíficos, griego antiguo y demótico egipcio. Es un gran bloque de granito, fácilmente confundible con basalto. Este texto fue descubierto en 1799 por la expedición francesa comandada por Napoleón Bonaparte cuando cruzaba la región de Rosetta, en Egipto. Ese texto fue fundamental para descifrar el significado e interpretación de los jeroglíficos egipcios. Esta tarea alcanzó razonable éxito en 1822 con el trabajo de Jean François Champollion, y en 1823 con el aporte de Thomas Young; ambos tenían profundos conocimientos de la lengua griega, lo que aprovecharon para comparar el texto en dicho idioma con la versión en jeroglíficos. El texto en cuestión se refiere a un decreto de Ptolomeo V Epífanes, del Egipto ptolemaico. Hoy, la piedra se encuentra en el Museo Británico, en Londres, ya que fue cedida por los franceses a las autoridades militares británicas en 1801, por el Tratado de Capitulación.

Desciframiento de los jeroglificos egipcios[editar]

El desciframiento del sistema de escritura de los jeroglíficos egipcios es generalmente atribuida a Jean François Champollion, llamado "Padre de la Egiptología". Nacido en Francia en 1790, desde muy joven Champollion mostró un gran interés por los estudios de las lenguas orientales, y a los 16 años ya conocía el hebreo, el árabe, el persa, el chino y varias otras lenguas asiáticas.

Concluyó que el copto, la lengua hablada por los cristianos egipcios todavía existentes, correspondía al último estadio de la antigua lengua egipcia. Esta fue su gran ventaja sobre el médico inglés Thomas Young, que también se encontraba investigando el significado de los jeroglíficos, aunque con menos éxito.

Inicialmente, Champollion estaba convencido, al igual que Young, de que los jeroglíficos eran puramente simbólicos, sin ningún valor fonético. Sin embargo, después de estudiar varias inscripciones jeroglíficas conteniendo nombres reales, tales como el obelisco de Bankes y la Piedra de Rosetta, Champollion finalmente descubrió que muchos jeroglíficos poseían diversos valores: «Es un sistema complejo, una escritura al mismo tiempo figurativa, simbólica y fonética, en un mismo texto, una misma frase, prácticamente casi diría en una misma palabra». [4]

El estudio de la antigua lengua egipcia, vinculada a los jeroglíficos egipcios, avanzó bastante durante el siglo XX, con el trabajo de lingüistas como Sir Alan Gardiner y Hans Jakob Polotsky, que permitieron una mejor comprensión de la gramática y del sistema verbal.

Principios generales de la escritura jeroglífica egipcia[editar]

Dirección de lectura[editar]

La escritura jeroglífica podía escribirse en líneas o columnas, tanto de izquierda a derecha, como de derecha a izquierda. Para identificar la dirección de lectura de un determinado texto, se debe observar hacia dónde miran los signos, siendo esa la dirección en la que se inicia el texto.[5]

De esta forma, el texto

nTr nfr nb
Z1
tA
tA
nb
ir
x t
<
ra mn xpr
> G38 ra
Z1
<
G26 F31s
z
nfr xpr
>

debe leerse de izquierda a derecha, dado que los signos (como el hacha sagrada, el ojo, y los pájaros) miran hacia la izquierda.[6]

Los signos, aún, eran agrupados dentro de bloques imaginarios de forma que construían un conjunto armonioso con la escritura de los jeroglíficos. En un texto, los signos superiores son siempre leídos antes que los inferiores.

De esta forma, el texto

nTr nfr nb
Z1
tA
tA
nb
ir
x t

debe ser leído en este orden:

nTr nfr nb Z1 tA tA nb ir x t

Tipos de signos[editar]

Los signos jeroglíficos egipcios han sido divididos en ideogramas y fonogramas.

Ideogramas[editar]

Cuando un único signo representa solamente una determinada idea o cosa es considerado un ideograma. Por ejemplo, el signo
pr
que representa una casa, puede significar la palabra “casa”.

A veces, los ideogramas funcionan como determinativos, situándolos después de las palabras. Se coloca un ideograma para indicar a qué categoría pertenece una palabra.[6]

Por ejemplo, el signo
O49
es un determinativo para la idea de ciudad. Así, se puede identificar que las palabras
Ab b Dw
Z1
O49
 
z
G39
w t
O49
son nombres de ciudades, dado que terminan con el jeroglífico
O49

Los cartuchos, dentro de los cuales se escribía el nombre de reyes y reinas, eran también ideogramas relacionados con la idea de eternidad.[5]

sw
t
bit
t
ra
Z1
<
nbw
kA
kA
kA
> di anx ra
Z1
mi

Fonogramas[editar]

En egipcio antiguo, los fonogramas podían ser de varios tipos:[7]

  • unilíteros, o alfabéticos: cuando cada signo representa un sonido. Estos son los signos que forman el llamado “alfabeto” egipcio.
  • bilíteros, cuando un signo representa dos sonidos. Por ejemplo, wr
    wr
    , pr
    pr
    ;
  • trilíteros, cuando un signo representa tres sonidos. Como, por ejemplo, an
    anx
    , nr
    nTr
    , nfr
    nfr
    ;[7]
  • con más de tres consonantes. Por ejemplo, mȝˁ t (maat)
    C10
    , špsy (shepesy)
    A51
    , ḏḥty (dyehuty)
    G26
    .

La escritura egipcia no representaba vocales, solo consonantes y semivocales. A partir del periodo ptolemaico, algunos signos fueron adaptados para representar las vocales de los nombres de los gobernantes extranjeros (como Cleopatra y Ptolomeo, que eran nombres griegos).[5]

Ejemplo[editar]

IMAGEN ESCRITURA TRADUCCIÓN
Tumba de Nefertari. El nombre de la reina escrito dentro de un cartucho y la escritura en vertical. En este caso, la lectura se debe hacer de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha.
S43 D i
n
ir
st A40
sw N41
t
wr&r&t

x
r
ir
st A40

<
mwt t nfr i t&r y
n
N36
t
>

Aa11
P8H

Recitación a Osiris:
Ante Osiris, la gran reina
Nefertari, amada de Mut
Bendita

Bibliografía[editar]

  • ALLEN, J. P. Middle Egyptian: an Introduction to the Language and Culture of Hieroglyphs. Cambridge: Cambridge University Press, 2001.[1]
  • FONTOURA JR., Antonio. Hieróglifos Egípcios: um Curso de Introdução à Leitura e Decifração de Textos do Antigo Egito. Curitiba: PatolaLivros, 2010.[2]
  • GARDINER, A. Egyptian Grammar: Being an Introduction to the Study of Hieroglyphs. Oxford: Griffith Institute, 1988.[3]
  • OLIVEIRA, Francis Lousada Rubiini de. A Escrita Sagrada do Egito Antigo. Dicionário Hieróglifo-Português. Ed. autor, 2008.
  • PARKINSON, Richard. O Guia dos Hieróglifos Egípcios. Editora Madras. ISBN 85-370-0027-2

Notas y referencias[editar]

  1. DLE: jeroglífico
  2. José G. Moreno de Alba: jeroglifo
  3. Antonio Loprieno, Ancient Egyptian: A Linguistic Introduction (Cambridge: Cambridge UP, 1995), 11.
  4. Jean-François Champollion: Lettre à M. Dacier relative à l'alphabet des hiéroglyphes phonétiques. 27 Sept. 1822.
  5. a b c FONTOURA JR., Antonio. Hieróglifos Egípcios: um curso de introdução à leitura e decifração de textos do Antigo Egito. Curitiba: PatolaLivros, 2010.
  6. a b GARDINER, A. Egyptian Grammar: being an introduction to the study of hieroglyphs.Oxford: Griffith Institute, 1988.
  7. a b ALLEN, J. P. Middle Egyptian: an introduction to the language and culture of hieroglyphs.Cambridge: Cambridge University Press, 2001.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]