Jaraguá (libro)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jaraguá
Autor Napoleón Rodríguez Ruiz
Género novela
Idioma español
Adaptación Un aporte de rené ignacio loza dias
Ciudad San Salvador
País Flag of El Salvador.svg El Salvador
Fecha de publicación 1950
OCLC OCLC 2779395

Jaraguá es un libro del campo de la novela narrativa que trata sobre la costa de El Salvador, obra del escritor salvadoreño Napoleón Rodríguez Ruiz.

Biografía[editar]

Napoleón Rodríguez Ruiz (1910-1987) fue un abogado y escritor salvadoreño. En la Universidad de El Salvador se desempeñó como Decano de las facultades de Economía y Ciencias y Humanidades; y como rector de la institución entre los años 1959 a 1963. A nivel gubernamental fue Magistrado de la Corte Suprema de Justicia. Asimismo, fue miembro de la Academia Salvadoreña de la Lengua. Es el autor de la novela Jaraguá (1950), y también de Historia de las Instituciones Jurídicas Salvadoreñas (1951), Janiche y otros cuentos (1960), Discursos Universitarios (1962) y La Abertura del Triángulo (1968).


Obra[editar]

Fue escrita en 1950, y toma como escenario para las diversas historias el área rural salvadoreña, y sobre todo la zona costera de Barra de Santiago.

Personajes principales[editar]

Loncha, don Salva, Marcial, doña Silve, Nicasio.

Ámbito social[editar]

En la novela vemos reflejadas las tradiciones y supersticiones. En ella encontramos una riqueza en mano de unos pocos para los que trabaja la mayor parte del pueblo. Esta economía está sustentada principalmente sobre el cultivo. Se ve el reflejo de una sociedad.

Argumento[editar]

Jaraguá es un libro del campo de la narrativa que trata sobre la costa de El Salvador, obra del escritor salvadoreño Napoleón Rodríguez Ruiz (n. Santa Ana, El Salvador, 24 de junio de 1910 - † San Salvador, El Salvador, 3 de septiembre de 1987), fue publicado por primera vez en 1950, posteriormente lo será de nuevo en 1963, por la Editorial Universitaria.1 Es una narración costumbrista en la que se perfila la cotidianidad en la vida diaria del campesinado del país, redactado con palabras y frases sencillas.

Síntesis de la novela[editar]

Con frases y palabras sencillas dibujó la escena cotidiana del campesino salvadoreño. Sus sueños, sus amores, miserias y alegrías se contaban a través de aquellas páginas que gritaban el calor de la siembra y el rugir de la barra, presentes en cada capítulo de “Jaraguá”, el exquisito regalo de Napoleón Rodríguez Ruiz.

La Loncha, don “Salva”, Marcial, doña “Silve”, Nicasio o “Jaraguá” cuántos nombres, cuántos personajes tan nuestros, tan salvadoreños. La mujer trabajadora y abnegada, el hacendado de carácter recio, el campesino con sueños y la viejecita dicharachera, todos forman parte de ese paisaje construido con letras y pasión.

recomendaciones[editar]

El autor ha cautivado a millones de lectores en todo el mundo. Esta novela refleja la cotidiana vida del campesino salvadoreño.

Conclusiones[editar]

En el presente trabajo de investigación bibliográfica se concluye que La Novela Jaraguá trata de sueños, amores, miserias y alegrías que se contaban a través de aquellas páginas que gritaban el calor de la siembra y el rugir de la barra, presentes en cada capítulo de “Jaraguá”, el exquisito regalo de Napoleón Rodríguez Ruiz.

Aunque no esta completa la información esto seria lo más principal. Jaraguá es un libro del campo de la narrativa que trata sobre la costa de El Salvador, obra del escritor salvadoreño Napoleón Rodríguez Ruiz (n. Santa Ana, El Salvador, 24 de junio de 1910 - † San Salvador, El Salvador, 3 de septiembre de 1987), fue publicado por primera vez en 1950, posteriormente lo será de nuevo en 1963, por la Editorial Universitaria.[1] 

Es una narración costumbrista en la que se perfila la cotidianidad en la vida diaria del campesinado del país, redactado con palabras y frases sencillas.[1]

Siendo un clásico en la literatura de El Salvador, está novela se llevó a formato radiofónico, en un proyecto de la Radio Clásica, realizado en colaboración con entidades gubernamentales, en el que se interesaron otras cadenas, entre ellas la Radio Deustche Welle y la RAI.[2] Adaptada por Eugenio Martínez Orantes, se tranmitió a partir del 18 de marzo de 1960.[3]

Esta obra es un libro de texto obligatorio en el sistema educativo salvadoreño. Cuenta al final del mismo con un diccionario de provincialismos y modismos utilizados.[3]

Referencias[editar]

  1. a b «Asociación Infocentros: Jaraguá, su mejor herencia». Consultado el 14 de octubre de 2008.
  2. «La Prensa Gráfica - Cuiltura: “Jaraguá” a la radio» (16 de diciembre de 2006). Consultado el 14 de octubre de 2008.
  3. a b Maribel Sánchez. «Píxeles Cuscatlecos: Jaraguá. napoleón rodríguez ruiz». Consultado el 14 de octubre de 2008.

Personajes como la Loncha, don Salva, Marcial, doña Silve, Nicasio (Jaraguá) son entrañables. Por esta novela entendí la costumbre de ustedes de abreviar los nombres. En alguna ocasión pensé que llamarme Garro, en vez de Garroferal, era un síntoma de burla o desprecio, pero gracias a la novela me di cuenta de que es una característica propia de ustedes, y como tal la acepto gustoso. Rodríguez Ruiz tiene la habilidad de hacer llegar al lector —y al lector lejano en la distancia como lo es un servidor— las peculiaridades de estas gentes sencillas, honestas, trabajadoras y abnegadas, en especial las mujeres, o por el contrario nos describe al rico hacendado de carácter recio y dominante. Pero, como es lógico, nos habla mayormente de Jaraguá, todo un personaje que de sencillo que es nos conmueve. Es Jaraguá, para mí —y ya lo he dicho en otro lugar— ese amigo al que todos quisiéramos tener, ese hombre que te mira a los ojos y a la cara de frente, que no se arruga, valiente pero nada dado a la altanería bravucona; es hombre sencillo, posiblemente como sencilla sea la tierra que le vio nacer. Don Napoleon Rodriguez Ruiz en su obra Jaragua muestra pincelazos del diario vivir en el área rural durante los años del latifundio,de como el campesino(a) trabajaba de sol a sol por el pan de cada día. Al mismo tiempo nos muestra la lealtad, el coraje y los amores del del hombre rural. Es una lucha de sobrvivencia al amor y a la vida.