Inés Quintero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Inés Quintero
Información personal
Nombre de nacimiento Inés Mercedes Quintero Montiel
Nacimiento 12 de junio de 1955
Caracas, Venezuela
Nacionalidad Venezolana
Educación
Educación Universidad Central de Venezuela
Información profesional
Ocupación Historiadora, Docente, Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela. Directora de la ANH
Obras notables La Criolla Principal, El Hijo de la Panadera, La palabra olvidada
[editar datos en Wikidata]

Inés Mercedes Quintero Montiel (Caracas, 12 de junio de 1955)[1]​ es una historiadora venezolana, Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia, ocupando el Sillón L.[2]

Vida Académica[editar]

Realizó sus estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde obtuvo los títulos de licenciada (1981), magíster (2001) y doctora (2005) en Historia.

Dentro de la misma casa de estudios, se desenvuelve como investigadora y profesora titular de Estudios Hispanoamericanos desde julio 1982. Además es coordinadora de la Maestría de Historia de Venezuela dentro de la UCV.

Es miembro del Grupo Académico Binacional Colombia-Venezuela y representante de la Universidad Central de Venezuela para la Red Andina de Universidades Cátedra de Historia de América de la Organización de Estados Iberoamericanos.

Realizó trabajos de investigación en la Biblioteca del Congreso de Washington en el año 1992. Estuvo en la Universidad de Oxford en la Cátedra Andrés Bello, donde participó durante un año académico como Profesor Visitante (Visiting Fellow), llevando a cabo un proyecto de investigación relacionado con su área de estudio.

Desde el año 2005 ocupa el sillón L en la Academia Nacional de la Historia en Venezuela, y es la segunda mujer en desempeñar el cargo de directora de la institución (2015-2017).[1]

Fue representante de la Universidad Central de Venezuela en la Comisión Académica Nacional para la conmemoración del Bicentenario de las Independencias.

Como se puede apreciar toda su actividad académica la realiza en la Universidad Central de Venezuela, porque en sus propias palabras “Todo mi proceso de formación fue en la UCV. Eso tiene un valor importante porque no solo da cuenta de la fortaleza de la Central, sino de la posibilidad real de llevar a cabo una carrera académica en Venezuela. El ucevista es ucevista hasta que se muere, es una conexión afectiva”.[3]

Su trayectoria académica se caracteriza por ser vocera de las historias y personajes trascendentales de la historia venezolana, mediante la exhaustiva búsqueda, selección, recuperación e interpretación de material documental y bibliográfico. Entusiasta de la investigación audaz, sus trabajos son muestra del acervo histórico de Venezuela, que se muestra a través de distintas caras, desde caudillos importantes para el país, como a través del quehacer ciudadano. Además, incorpora en sus trabajos la perspectiva de género, que se hace notar por medio de su tarea analítica en la medida en que resalta las historias de mujeres de distintas clases sociales.

Dentro de sus estudios y orientación, resalta la orientación de acercamiento a los sucesos históricos venezolanos mediante la interpretación y análisis de las experiencias y vivencias ciudadanas en sus diversas expresiones sociales, económicas, políticas y culturales, dejando de lado el idealizar o destacar protagonismos individuales y excepcionales, como una manera de ampliar y apropiarse de la historia de la sociedad venezolana pasada y presente.

Obras Académicas[editar]

Entre sus obras como Historiadora destacan títulos como: La criolla principal (2003) uno de sus libros más resonados en el país. Relata la historia de María Antonia Bolívar (hermana de Simón Bolívar), cuya biografía había sido soslayada o apenas citada en los registros históricos. Otros de sus títulos engloba El Ocaso de una Estirpe (1989), La conjura de los mantuanos, El último marqués (2005), El sucesor de Bolívar (2006), La palabra ignorada (2007), Más allá de la historia (2009), No es cuento, es historia (2012), El fabricante de peinetas (2011) y El hijo de la panadera (2014). En todos ellos se siente ese impulso por contar y narrar la historia, desmitificando los hechos heroicos e idílicos de la historia venezolana, impregnándoles objetividad y empatía, realzando la calidad humana de sus protagonistas, para acercar más a los lectores y al público general con su procedencia.

Academia de la Historia[editar]

La Academia Nacional de la Historia de Venezuela tiene nueva junta directiva a partir del 04 de agosto de 2015. Tras una votación en la que participaron los Individuos de número de la institución fundada en 1888, Inés Quintero fue electa como Directora para el período que va de 2015 a 2017.[4]​ La investigadora se convirtió así en la segunda mujer en presidir el ente luego de que Ermila Troconis de Veracoechea asumiera el cargo en 2003, sustituyendo así en el puesto a Ildefonso Leal, que murió en el mes de junio de ese año.

Para Quintero: "Estar al frente de un organismo de semejante envergadura es una enorme responsabilidad. Por el momento que vivimos, por lo que significa la Academia, que es la más antigua de Venezuela que se ha dedicado a la reflexión sobre el pasado del país. El patrimonio que tiene es un referente icónico".[4]

Referencias[editar]

  1. a b Quintero, Inés (2016). Gisela Goyo, ed. La palabra olvidada. La mujer: testigo oculto de la historia en Venezuela. Caracas: Planeta Venezolana. ISBN 978-980-271-608-1. 
  2. «Academia Nacional de la Historia». www.anhvenezuela.org. Consultado el 28 de mayo de 2016. 
  3. «La Historia de Inés Quintero». Revista Ojo. Consultado el 1 de junio de 2016. 
  4. a b Fermín, Daniel (4 de agosto de 2015). «Inés Quintero: "Nadie puede controlar el conocimiento del pasado"». El Universal. Consultado el 1 de junio de 2016.