Ilusión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término ilusión se refiere a una percepción o interpretación errónea de un estímulo externo real. Por ejemplo, ver un animal donde solo hay vegetación o interpretar una sombra en una calle oscura como si fuera una persona. Este tipo de interpretaciones ha llevado a muchos autores a definir las ilusiones como el resultado de la combinación de poca claridad perceptiva y un estado emocional intenso. Otro tipo de ilusiones son las conocidas como ilusiones ópticas y las pareidolias.

Patologías en psicología[editar]

Aunque cualquier persona puede experimentar ilusiones sin que ello suponga un estado patológico, algunos trastornos psicológicos pueden incluir ilusiones patológicas. Por ejemplo, una persona con psicosis y la idea delirante de que un grupo de personas está planeando su muerte, al oír una conversación cualquiera entre un grupo de desconocidos, podría escuchar su nombre y los planes para asesinarlo.[1]

Ilusión como emoción positiva[editar]

La RAE asigna[2]​ 4 significados a la palabra ilusión en español:

  1. Engaño de los sentidos
  2. Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo
  3. Viva complacencia en algo
  4. Ironía picante

El primer significado es compartido por muchos idiomas: inglés (illusion), francés (illusion), portugués (ilusão), alemán (illusion)... Se trata de un fenómeno científicamente estudiado y del mayor interés, porque, por ejemplo, las ilusiones ópticas muestran cómo el cerebro de las personas procesa las imágenes.[3]

Ilusión óptica: vemos como roto un lápiz introducido en un vaso de agua que realmente está entero. Esto se debe a la refracción de la luz.

Pero el segundo significado (del que el tercero es solamente un matiz; el cuarto se utiliza muy poco) es exclusivo del idioma español,[4]​ y su traducción a otros idiomas puede hacer que se pierdan connotaciones.[5]

En español se dice que algo "hace ilusión",[6]​ se siente "ilusión por algo". Es una emoción agradable que la persona siente al pensar anticipadamente en algo que le gusta,[7]​ y de lo que espera disfrutar en un plazo razonable. Julián Marías considera que la primera utilización de la palabra con este sentido se debe a José de Espronceda (1808-1842).[8]

En inglés existe la expresión look forward to (literalmente: mirar por anticipado hacia), que también expresa este concepto.[9]​ Pero al revés de muchos otros verbos del inglés, que han dado lugar a conceptos que se estudian (por ejemplo, crowding), no ha ocurrido así con look forward to. Y esto es una pena, porque la ilusión (en este sentido de emoción positiva) es un concepto importante en psicología. No tener ilusión por nada es un síntoma de depresión.[10]

Asimismo, recuperar la ilusión por las cosas (empezando por alguna de ellas) es una de las formas de salir de la depresión,[11]​ y mantenerse ilusionado por algo puede evitar que se caiga en ella. La ilusión proporciona ganas de vivir.[12]La ilusión de vivir es incluso un libro del conocido psiquiatra Enrique Rojas.

Se considera una emoción protectora y beneficiosa.[13]​ El concepto trasciende la dimensión personal y se vuelve frecuente objeto de proclamas políticas: «tenemos que recuperar la ilusión colectiva».[14]

Es la emoción contraria a la ansiedad anticipatoria (la persona se siente mal porque piensa en algo que ocurrirá en el futuro y que le resulta desagradable); en cambio, la ilusión al evocar algo placentero proporciona bienestar.[15]

Aproximaciones en otros idiomas[editar]

La palabra más aproximada en inglés es dream (en su sentido de "aspiración", no en el de "ensueño") . En francés, rêve. Pero cuando en español hablamos de "nuestros sueños", los vemos en general como de mucho más difícil realización que aquello que nos hace ilusión. Por ejemplo, el sueño de un joven puede ser convertirse en astronauta, pero le hace ilusión jugar un partido con sus amigos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Redacción (19 de septiembre de 2018). «Cómo viví 10 años con psicosis sin saberlo (y cómo logré recuperarme)». BBC News (Reino Unido). Consultado el 14 de agosto de 2021. 
  2. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. «ilusión». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  3. Barbieri, Alberto (21 de diciembre de 2016). «Qué ocurre en nuestro cerebro cuando estamos ante una ilusión óptica». La Vanguardia (Barcelona, España). Consultado el 10 de junio de 2021. 
  4. Marías, Julián (2009). «1. UN SECRETO DE LA LENGUA ESPAÑOLA». Breve tratado de la ilusión. Palencia, España: Ediciones Cálamo. p. 20. ISBN 978-84-96932-37-1. 
  5. Boullosa, L. (19 de diciembre de 2011). «Los suecos sienten culpa si les toca la lotería (y nosotros nos lo fundimos todo)». El Confidencial (España). Consultado el 10 de junio de 2021. 
  6. Marías, Julián (2009). «1. UN SECRETO DE LA LENGUA ESPAÑOLA». Breve tratado de la ilusión. Palencia, España: Ediciones Cálamo. p. 21. ISBN 978-84-96932-37-1. 
  7. «Volver a ilusionarnos». 
  8. Marías, Julián (2009). «1. UN SECRETO DE LA LENGUA ESPAÑOLA». Breve tratado de la ilusión. Palencia, España: Ediciones Cálamo. p. 23. ISBN 978-84-96932-37-1. 
  9. «look forward to». 
  10. Redacción (1 de octubre de 2010). «¿Cuáles son los síntomas de la depresión?». La Vanguardia (Barcelona, España). Consultado el 10 de junio de 2021. 
  11. Javier García (16 de agosto de 2018). «DEPRESIÓN. RECUPERA LA ENERGÍA Y LA ILUSIÓN». 
  12. Montse Arboix (8 de agosto de 2014). «¿Se puede vivir sin ilusión?». Eroski Consumer. 
  13. Pablo Cueva (17 de septiembre de 2014). «Protectores emocionales: la ilusión». 
  14. Catà Figuls, Josep (4 de marzo de 2021). «Los empresarios catalanes exhiben fuerza en un acto contra los disturbios y por la recuperación». El País (Madrid, España). Consultado el 10 de junio de 2021. 
  15. Patricia Ramírez (1 de octubre de 2017). «Ansiedad anticipatoria». 

Enlaces externos[editar]