Hiperacusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hiperacusia
Autism Aspect Sensory Sensitivity 1.png
Especialidad otorrinolaringología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La hiperacusia (o algiacusia)[1]​es una enfermedad incurable por el momento (en la gran mayoría de los casos) caracterizada por una disfunción que provoca hipersensibilidad auditiva. Una persona con hiperacusia sufre cuando se expone a ruidos o ciertos sonidos o ambientes ruidosos.[2]​Los padecimientos descritos con mayor frecuencia son el dolor y el aumento de acúfenos preexistentes. Este sufrimiento es proporcional a la intensidad del ruido y la duración de la exposición. Las frecuencias afectadas y el nivel de tolerancia a la intensidad del sonido varían de persona a persona. En los casos más severos, sonidos que ni siquiera se perciben normalmente, como el roce de prendas de tela, pueden generar un dolor intenso a la persona.[3]​Quienes la padecen reaccionan de forma negativa a sonidos que otras personas no identifican como irritantes o ni siquiera los consideran molestos.[4]

El término se originó en el trabajo de Henry B. Perlman en 1938[5]​y no hay que confundir con la misofonía.

Definición[editar]

Existen varias definiciones y tipos de hiperacusia en la literatura científica, pero hasta la fecha ninguna tiene todavía un consenso. La hipersensibilidad auditiva (incomodidad ante un ruido específico únicamente) no debe confundirse con hiperacusia (dolor, tinnitus, disminución del umbral de tolerancia al ruido). La hiperacusia, como cualquier enfermedad, tiene diferentes niveles de gravedad. La hiperacusia puede estar presente desde el nacimiento del individuo (en cuyo caso, se verá afectado por una de las formas más graves de hiperacusia. Esta forma de hiperacusia afecta solo al 2-3% de la población mundial. La mayoría de los casos suelen aparecer como resultado de un traumatismo acústico o la exposición repetida a ruidos fuertes (en aproximadamente el 50% de los casos). La hiperacusia es una patología poco entendida, las explicaciones que se ofrecen son solo hipótesis. Los individuos son desiguales cuando se trata de ruido: algunos individuos pueden estar en cualquier condición durante toda su vida y nunca desarrollar hiperacusia, mientras que otros desarrollarán hiperacusia después de un solo concierto. Las consecuencias también varían de un individuo a otro.[6]

Evolución del trastorno[editar]

La fase de rechazo: al principio, los pacientes se niegan a admitir su hiperacusia y continúan viviendo con normalidad, creyendo que el problema se resolverá por sí solo con el tiempo. Creen que su oído se acostumbrará gradualmente al ruido. Esta fase también se denomina fase de falsa esperanza.

La fase de aceptación: es solo después de cierto tiempo, observando que cuanto más enriquecen gradualmente su entorno sonoro, más empeora progresivamente su hiperacusia, que aceptan su hiperacusia así como la ausencia de una terapia realmente efectiva. y la obligación de protegerse contra el ruido que aumenta su dolor así como de limitar sus acciones, actividades profesionales, salidas, ocio y relaciones sociales.[7]

Cronología de su estudio[editar]

En 1987, Jack Vernon definió la hiperacusia como una marcada intolerancia de una persona a un entorno sonoro normal, cuando en realidad sus umbrales auditivos son normales (sin pérdida auditiva significativa).[8]

En 1990, Alan J. Klein lo describió como una respuesta exagerada o anormal a sonidos que no son ni amenazantes ni incómodos para una persona sana.[9]

En 1995, Preves definió la hiperacusia como una intolerancia poco común a la intensidad de los sonidos ambientales ordinarios que pueden ocurrir en personas con umbrales auditivos normales o elevados, y que generalmente se acompaña de tinnitus.[10]

En 1999, Anari la definió como hipersensibilidad a los sonidos que implica una percepción de malestar experimentado a niveles por debajo del volumen normal de malestar.[11]

En 2001, Margaret M. Jastreboff y Pawel J. Jastreboff definen la hiperacusia como una actividad en las vías auditivas que se amplifica anormalmente por el sonido.[12]

En 2002, para Gerhard Andersson es una intolerancia inusual a los sonidos ambientales ordinarios.[13]

En 2013, para Héber, Fournier y Noreña, fue un aumento de la sensibilidad auditiva.

Síntomas y signos[editar]

Los síntomas son dolor de oído, molestias, distorsiones e intolerancia general a muchos sonidos que no afectan a la mayoría de las personas. Se dan casos de episodios de llanto o ataques de pánico. Puede afectar uno o ambos oídos.[14]

El comportamiento de evitación es a menudo una respuesta para prevenir los efectos de la hiperacusia y esto puede incluir evitar situaciones sociales.

El dolor se puede sentir en forma de puñaladas, ardor, frialdad o dolor que se irradia hacia el cuello. Los sonidos se perciben como más fuertes que su nivel real de decibelios y provocan en el paciente la intención de aislarse para evitarlos.

Causas[editar]

Una de las causas principales puede ser la pérdida de audición, ya que algunos investigadores sugieren que el cerebro trata de compensar esa pérdida auditiva equilibrando el volumen de audición haciendo que este aumente.[15]

Tratamiento[editar]

El tratamiento consiste en el uso de generadores de sonido o hacer escuchar a los pacientes grabaciones sonoras, en particular combinaciones de sonidos en bandas amplias (por ejemplo, ruido blanco o ruido rosa).

Inicialmente se utilizan niveles de sonido casi inaudibles a diario, y durante periodos largos, que progresivamente se van incrementando, hasta desensibilizar el oído y retornar a una tolerancia normal al sonido. Tratar el estrés y los trastornos del sueño contribuye a mejorar la capacidad para sobrellevar la hiperacusia.

Epidemiología[editar]

Esta alteración auditiva afecta entre el 9% y el 15% de la población total.[16]​ Prevalece más en personas que previamente han estado diagnosticadas de acúfenos.

Hiperacusia en músicos[editar]

La hiperacusia es un síntoma común entre los músicos profesionales. Si pueden continuar practicando su oficio, es hiperacusia leve. Si ya no pueden seguir ejerciendo su profesión, es hiperacusia grave. La hiperacusia se agrava cuando, en el transcurso de pequeños traumatismos, empeora. La agravación puede ser tal que el músico deba dejar su profesión.

Un estudio entre músicos, de la asociación de orquestas inglesas, reveló que el 25% de ellos padece o ha padecido hiperacusia.[17]

Otro estudio ha demostrado que el 32% de las personas con hiperacusia son músicos profesionales.

En Brasil, un estudio realizado entre músicos de orquesta militar mostró que el 37% de ellos padecía hiperacusia.

Hiperacusia en niños[editar]

La hiperacusia en niños puede detectarse mediante un análisis del comportamiento del niño en situaciones de ruido. Por ejemplo, se tapan los oídos en entornos de sonido alto o moderado.

La prevalencia de hiperacusia en la población infantil de 11 años del Reino Unido se estima en 3,7%.[18]

Un estudio en Brasil sobre 506 niños de siete a doce años mostró que el 3,2% tenía hiperacusia. Esta condición puede ser difícil de detectar en los niños. También se puede asociar a otras afecciones o síntomas como acúfenos, autismo, síndrome de fatiga crónica, depresión o síndrome de Williams

El estudio del comportamiento del niño permite detectar la hiperacusia porque pueden manifestar comportamientos molestos a los ruidos (enfado, ansiedad o pánico). A menudo se tapan los oídos y/o evitan los lugares ruidosos. En su escolarización, pueden presentar dificultades de atención en un aula ruidosa. En casos graves, puede llegar a negarse a ir a la escuela. Por lo tanto, la hiperacusia debe ser detectada y el niño monitoreado por un médico especialista para identificar las causas e implementar el tratamiento adecuado.

Patologías asociadas[editar]

Ansiedad

Síndrome de Asperger

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Parálisis de Bell

Depresión

Hipotiroidismo

Enfermedad de Lyme

Migraña

Esclerosis múltiple

Enfermedad de Tay-Sachs

Síndrome de Williams

Casos notables[editar]

El músico Azusa Plane tenía hiperacusia y finalmente se suicidó.[19]

El músico Stephin Merritt tiene hiperacusia monoaural en la oreja izquierda, lo que influye en la instrumentación de su banda, The Magnetic Fields, lo que lo lleva a usar tapones para los oídos durante las actuaciones y a cubrirse el oído afectado durante los aplausos de la audiencia.[20]

La músico Laura Ballance de Superchunk tiene hiperacusia y ya no está de gira con la banda.[21]

El político, activista y productor de cine estadounidense Michael Huffington tiene hiperacusia leve y se sometió a una terapia de sonido después de descubrir que el agua corriente del grifo le causaba dolor de oído.

El revolucionario, político y teórico político comunista ruso Vladimir Lenin fue reportado gravemente enfermo en la segunda mitad de 1921, con hiperacusia y síntomas como dolor de cabeza regular e insomnio.

El músico Chris Singleton tenía hiperacusia, pero se recuperó por completo.

El músico Peter Silberman de The Antlers sufría de hiperacusia y tinnitus que paralizaron su carrera musical, pero fue citado diciendo que se redujo a un nivel manejable.

El actor de voz Liam O'Brien tiene hiperacusia y se dice que perdió el sueño durante el momento del diagnóstico.

Referencias[editar]

  1. «La hiperacusia o algiacusia». Consultado el 23 de enero de 2021. 
  2. Pienkowski, Martin; Tyler, Richard S; Rojas Roncancio, Eveling; Jin Jun, Hyung (2014). «A Review of Hyperacusis and Future Directions: Part II. Measurement, Mechanisms, and Treatment». American Journal of Audiology: 17. 
  3. «Hiperacusia». Consultado el 23 de enero de 2021. 
  4. Kiversal (25 de mayo de 2020). «Qué es la hiperacusia: síntomas y tratamientos». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  5. «Características y efectos de la hiperacusia». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  6. Oscar Castillero Mimenza. «Hiperacusia: definición, causas, síntomas y tratamientos». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  7. Pedro Pablo Uriarte Astarloa (28 de noviembre de 2013). «El Ruido y sus efectos en la salud». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  8. «La hiperacusia». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  9. MARIA JIMENA MERCHAN VELASQUEZ (Enero de 2019). «CARACTERÍSTICAS Y EFECTOS DE LA HIPERACUSIA: REVISIÓN DOCUMENTAL». Corporación Universitaria Iberoamericana. Consultado el https://repositorio.iberoamericana.edu.co/bitstream/001/828/1/Caracteristicas%20y%20efectos%20de%20la%20hiperacusia%20revisión%20documental.pdf. 
  10. «Definición de hiperacusia». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  11. Herráiz. «Fisiopatología y tratamiento de la hiperacusia». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  12. Gabriela Jiménez Coto (Octubre 2008). «HIPERACUSIA». Universidad Santa Paula. Consultado el https://www.clinicasdeaudicion.com/wp-content/uploads/La-Hiperacusia.pdf. 
  13. Gerhard Andersson. «Hypersensitivity to sound (hyperacusis)» (en inglés). Consultado el 24 de enero de 2021. 
  14. «Ears» (en inglés). Consultado el 24 de enero de 2021. 
  15. «Causas de la hiperacusia». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  16. «Hiperacusia». Consultado el 23 de enero de 2021. 
  17. «What We Do» (en inglés). Consultado el 24 de enero de 2021. 
  18. «Incidencia del disconforme durante la audiometría de tonos puros». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  19. Joyce Cohen. «When Everyday Sound Becomes Torture». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  20. «Stephin Merritt». Consultado el 24 de enero de 2021. 
  21. Israel Viana (4 de julio de 2019). «Un poco de silencio, por favor». Consultado el 24 de enero de 2021.