Hemorragia interna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hemorragia interna en el cerebro (véase: ACV).

Una hemorragia interna es una pérdida de sangre que se produce desde el sistema vascular en una cavidad o espacio corporal.[1]​ Se trata de una emergencia médica grave y el grado de severidad depende de la velocidad y la ubicación del sangrado (por ejemplo, cerebro, estómago, pulmones). Potencialmente puede causar la muerte y paro cardíaco si el tratamiento médico adecuado no se recibe rápidamente.

Causas[editar]

Una serie de condiciones médicas pueden conducir a una hemorragia interna. Las causas comunes incluyen trauma, diversos estados patológicos y las complicaciones de la terapia médica. Los lugares comunes incluyen el tracto gastrointestinal, la aorta y la hemorragia intra-craneal.

Trauma[editar]

La hemorragia interna puede ser causada por una contusión, tal como alta deceleración en un accidente automovilístico, recibimiento de fuertes golpes o por trauma penetrante, como una herida de bala o de arma blanca.[2]

Condiciones patológicas y enfermedades[editar]

Una serie de condiciones patológicas y enfermedades puede dar lugar a una hemorragia interna. Estos incluyen la ruptura de los vasos sanguíneos como resultado de la presión arterial alta, aneurismas, varices esofágicas o úlceras pépticas.[3]​ Otra causa común de hemorragia interna es el carcinoma (cáncer), ya sea del tracto gastro-intestinal, del pulmón, o más raramente de otros órganos como la próstata, páncreas o riñón. Otras enfermedades relacionadas con hemorragias internas incluyen el escorbuto, hepatoma, cáncer de hígado, trombocitopenia autoinmune, el embarazo ectópico, la hipotermia maligna, quistes ováricos, deficiencia de Vitamina K, y la hemofilia y la malaria. Algunos virus pueden causar un tipo de hemorragia interna llamada fiebre hemorrágica viral, tales como los virus de Ebola, Marburg o dengue, pero éstas son poco frecuentes.[4]

Iatrogenia[editar]

El sangrado interno podría ser un artefacto iatrogénico, como consecuencia de complicaciones después de operaciones quirúrgicas o tratamientos médicos. Algunos efectos de la medicación también puede dar lugar a una hemorragia interna, tales como el uso de medicamentos anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios en el tratamiento de la enfermedad arterial coronaria.[5]

Prognosis[editar]

La hemorragia interna es grave por dos razones:

  • El exceso de sangre puede comprimir órganos y causar disyunciones (como puede ocurrir en hematoma)
  • Cuando el sangrado no se detiene espontáneamente, la pérdida de sangre causará choque hemorrágico, que puede conducir a daño cerebral y la muerte. Si hay presión, puede conducir a la muerte o a una hemorragia cerebral.

Terminología[editar]

Los casos de sangrado interno se denominan usualmente como hemorragia interna, a pesar de que el término es general. Un caso de menor importancia de los resultados de una hemorragia interna en equimosis, o un hematoma: la sangre se expande bajo la piel, provocando decoloración.

Referencias[editar]

  1. Taber, Clarence Wilbur; Venes, Donald (2009). Taber's cyclopedic medical dictionary. F a Davis Co. p. 1200. ISBN 0-8036-1559-0. 
  2. Nicholas S. Duncan, Chris Moran, "Initial resuscitation of the trauma victim", Orthopaedics and Trauma, Volume 24, Issue 1, February 2010, Pages 1–8
  3. Edward W. Lee, Jeanne M. Laberge, "Differential Diagnosis of Gastrointestinal Bleeding", Techniques in Vascular and Interventional Radiology, Volume 7, Issue 3, September 2004, Pages 112–122
  4. M. Bray, "Hemorrhagic Fever Viruses", Encyclopedia of Microbiology (Third Edition) 2009, Pages 339–353
  5. Jan Pospisil, Milan Hromadka, Ivo Bernat, Richard Rokyta, "STEMI—The importance of balance between antithrombotic treatment and bleeding risk", Thrombosis , Volume 55, Issue 2, April 2013, Pages e135–e146