Fos Bucraa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fosfatos de Bucraa, S. A. —fundada originalmente como la Empresa Nacional Minera del Sahara, y conocida también como Fos Bucraa o Fosbucraa— fue una empresa española radicada en el Sahara Occidental. Su negocio exclusivo consistía en la explotación del yacimiento de fosfatos situado en Bucraa.

Mina abandonada de Fosfatos de Bucraa cerca de El Aaiún.

Historia[editar]

Los primeros indicios de yacimientos de fosfatos en el norte del Sáhara Español fueron descubiertos por el geólogo Manuel Alias en 1947. Durante los años cincuenta se hicieron exploraciones pero los resultados fueron pobres, suspendiéndose los trabajos en 1956. El 4 de julio de 1962 el Instituto Nacional de Industria (INI) constituye la Empresa Nacional Minera del Sahara (ENMINSA), que en otoño retomó las investigaciones, centrándolas en la meseta de Izic, descubriendo en Bucraa uno de los mayores yacimientos del mundo, con calidad excelente y que se explotaban a cielo abierto. El 22 de mayo de 1968 se convierte en Fosfatos de Bucraa, S. A., conocida popularmente como Fos Bucraa, cuando ya se había completado la investigación en la cual fue preciso reconocer 2.250.000 hectáreas de terreno en el transcurso de once meses. Igualmente se confeccionaron 79 perfiles geológicos, se realizaron 116 sondeos estratigráficos y en total se tuvieron que hacer 4.500 metros de sondeos. Como complemento fue preciso cartografiar una superficie de 1.275.000 hectáreas de terreno.[1]

En los siguientes años se construiría la cinta transportadora de más de 100 kilómetros de largo que transportaba el fosfato hasta la costa, en la cual un pantalán que se internaba tres kilómetros en el mar permitía la exportación del mineral. En 1972 empezó la explotación que al año siguiente ya era a pleno rendimiento, dando empleo a unos 2.000 trabajadores de los que 600 eran saharauis.[2]​ Gracias a esto El Aaiún experimentaba un auge económico y demográfico.

En los años anteriores a la retirada española (1976), el trayecto de la cinta transportadora de los fosfatos y su terminal en el Atlántico se convirtieron en objetivo preferente de los guerrilleros del Frente Polisario. La firma de los Acuerdos de Madrid incluyó, en sus anexos secretos (que incluían un acuerdo-marco económico, no hecho público hasta mayo de 1977), la cesión de un 65% de la empresa a Marruecos. De acuerdo con el INI ello vendió el 65% de las acciones a la Office Chérifien de Phosphates (OCP). El acuerdo entró en vigor el 1 de enero de 1976, incluyéndose un periodo de transición de unos dieciséis meses, tras los cuales, la OCP culminaría la transferencia del control de la explotación.[3]​ Los técnicos y gestores españoles permanecerían en Bucraa hasta mayo de 1977. El INI conservaba cuatro representantes en el Consejo de Administración de la compañía, compuesto por diez miembros.

Entre 1979 y 1986, la actividad de la empresa estuvo interrumpida, debido a los ataques del Frente Polisario.[4]​ En 1996, el consejo de administración de la empresa aprobó una ampliación de capital. El INI (luego TENEO, y posteriormente Sociedad Estatal de Participaciones Industriales –SEPI–) no acudió a la ampliación, por lo que la participación en la sociedad pasó del 35% a un 12%.[5]

En diciembre de 2002, la SEPI dejó de formar parte del accionariado de la compañía. En dicha fecha, la Junta General Extraordinaria de Accionistas de la compañía aprobó la reducción del capital social a cero y una ampliación posterior del mismo. La SEPI no ejercitó el derecho de suscripción preferente de la ampliación, por lo que perdió la participación que ostentaba desde 1976.

Referencias[editar]