Felipe I de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Felipe I
Rey de Francia
Philip I of France · HHWXI28.svg
Información personal
Reinado 4 de agosto de 1060-29 de julio de 1108
Coronación 23 de mayo de 1059 (Catedral de Reims)
Nacimiento 23 de mayo de 1052
Tours
Fallecimiento 29 de julio de 1108
Melun
Entierro Monasterio de Saint-Benoît-sur-Loire
Predecesor Enrique I
Sucesor Luis VI
Familia
Casa real Casa de los Capetos
Padre Enrique I
Madre Ana de Kiev (1024 - 1075)
Consorte Berta de Holanda
Bertrada de Montfort
Descendencia Ver texto

Felipe I[1] (Tours, 23 de mayo de 1052Melun, 29 de julio de 1108), rey de Francia de 1060 a 1108.

Biografía[editar]

Miembro de la dinastía de los Capetos, era hijo de Enrique I y de la princesa Ana de Kiev (1024 - 1075). Fue coronado como rex designatus siendo un niño, en 1059, y al año siguiente falleció su padre, actuando su madre de regente hasta el año 1066.

Felipe I tuvo que reprimir revueltas provocadas por el hambre que se extendieron por buena parte del territorio bajo su control. En 1077 firmó la paz con Guillermo el Conquistador, duque de Normandía, y desde su exitosa invasión y conquista de 1066, también rey de Inglaterra. De igual manera, busco explotar el descontento del joven Roberto II de Normandía contra su padre Guillermo el Conquistador y más tarde su hermano Guillermo II de Inglaterra que estaba en el trono de Inglaterra y, una vez que murió su hermano le recordó que era su vasallo.

Es importante mencionar que durante el reinado de los Capetos la autoridad real era una más entre la de los señores feudales, su territorio era uno más entre tantos pricipados provinciales de igual extensión he importancia. Felipe I acrecentó el dominio real, era la única manera de lograr que el concepto de realeza no se quedara reducido a un simple título. Para esto aprovecho las numerosas disputas entre los señores feudales para consolidar su poder y cercenar a sus adversarios. A su vez, en todas sus acciones Felipe I contó con el apoyo de los obispos, aunque más por fuerza que por convicción, ya que el monarca recibía sin el menor reparo las rentas de todas las sedes episcopales vacantes y se convirtió en el mayor simoníaco de Europa en cuestión de nombramientos. Para él la medida era completamente necesaria, ya que el dominio real de los Capetos en el siglo XI consistía en controlar territorios en los que no hubiera ningún conde que se interpusiera entre él y sus súbditos. De este modo, le gustaba promocionar a pequeños barones, cuyo bandidaje y afán de lucro núnca se esforzó en evitar ( hasta se sospecha que el propio Felipe estaba detrás de ellos).

Sin embargo, lo que Felipe no pudo evitar es el desarrollo del derecho feudal, por lo que vasallos directos de la corona se mantuvieron lejos del control del rey, los duques de Anjou, Aquitania o Borgoña se mantuvieron como señores independientes y reprimieron fuertemente el bandidaje de los pequeños barones.

Ya para 1092 Felipe mantenía cierta rivalidad con el papa por la práctica de la simonía, pero cruzó una brecha cuando capturó a Bertrada de Monfort esposa de Fulco IV de Anjou. Al casarse con ella sin haberse separado de su primera esposa Berta de Holanda, no sólo mostraba adúltero por la condición de casada de su nueva esposa, sino también bígamo. El papa lo excomulgó aunque esto no le intimidó.

Durante el reinado de Felipe I, en 1095, tuvo lugar la Primera Cruzada, que no apoyó personalmente a causa de su conflicto con el papa Urbano II. A su vez era de ayuda la mencionada excomunión para que los nobles en Francia dejaran sus diferencias y aceptaran la cruz de la cruzada. En efecto, a Felipe también le benefició porque le daba una perfecta coartada para permanecer al frente del reino mientras los principales nobles del reino fijaban su rumbo a Palestina.

En 1104 fue absuelto de la excomunión con la penitencia de separarse de aquella mujer por la que fue condenado.

Felipe I murió en el castillo de Melun el 29 de julio de 1108 y fue enterrado en el monasterio de Saint-Benoît-sur-Loire y no en Saint-Denis con el resto de los monarcas capetos.

Matrimonio y descendencia[editar]

Se casó en 1072 con Berta de Holanda, hija de Florencio I, conde de Holanda (1055-1094) y de Gertrudis de Sajonia. Sus hijos fueron:

Posteriormente Felipe I repudió a su esposa y se casó en 1092 con Bertrada de Montfort. Por tal motivo, fue excomulgado en 1094 por el obispo de Lyon. El papa Urbano II confirmó la medida en el Concilio de Clermont en 1095, levantándola a posterioridad, si el rey se separaba de Bertrada, cosa que Felipe I no cumplió. Con ella tuvo cuatro hijos:


Predecesor:
Enrique I
Rey de Francia
10601108
Sucesor:
Luis VI

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Colección de memorias relativas a la historia de Francia (Collection des mémoires relatifs a l'histoire de France), con introducción y anotaciones de François Guizot.
    • Fragmentos de la historia de los franceses (Fragments de l'histoire des français): Desde el advenimiento de Hugo Capeto hasta la muerte de Felipe I (De l'avénement de Hughes Capet a la mort de Philippe Ier).
    • Acta de la consagración de Felipe I, en Reims, el 23 de mayo de 1059 (Procès-verbal de le sacre du Philippe Ier, à Rheims, le 23 mai 1059).