Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM), es una prueba aplicada anualmente y regulada en México por la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS). Tiene el objetivo de seleccionar a los médicos mejor preparados para realizar los cursos de especialización médica en las plazas disponibles dentro del territorio mexicano.

ENARM y CEPEC[editar]

El ingreso al Sistema Nacional de Residencias para realizar cursos de especialización médica es un proceso organizado por las Instituciones que integran el Sistema Nacional de Salud y el Sector Educativo. Este proceso comprende tres etapas: la primera está constituida por el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas, que es uniforme para todos los médicos aspirantes y para todas las especialidades médicas de entrada directa; la segunda abarca el trámite de ingreso a las Instituciones de Salud que imparten los cursos, y la tercera culmina con la inscripción en las Instituciones de Educación Superior que elaboran y avalan los planes y programas de estudio y que expiden los diplomas oficiales de la especialidad.

La preparación, elaboración y aplicación del Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas está a cargo de la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) a través del Comité de Enseñanza de Posgrado y Educación Continua (CEPEC), creada por Acuerdo Presidencial el 18 de octubre de 1983 con el propósito de fortalecer la coordinación y colaboración entre las instituciones educativas y de salud, en lo correspondiente a la formación de profesionales y especialistas dedicados al cuidado de la salud.

CIFRHS[editar]

La Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) es un organismo colegiado interinstitucional que tiene el propósito de identificar las áreas de coordinación entre las instituciones educativas y las de salud, así como entre el Sector Educativo y el Sector Salud, en el proceso de formación de recursos humanos para la salud que requiera el Sistema Nacional de Salud. Asimismo, es un órgano de consulta de la Secretaría de Educación Pública y de la Secretaría de Salud, así como de otras dependencias e instituciones del Sector Público. (Art. 1.º y 3.º del Acuerdo Presidencial).

Contenidos y metodología[editar]

Desde el año 2008 el examen es presentado en formato electrónico por cada sustentante en ordenadores que funcionan con un sistema operativo basado en Ubuntu.

ENARM 2009-2011[editar]

El examen constaba de 450 preguntas de las cuales 400 corresponden al área médica y 50 al área de inglés. Del área médica 150 preguntas estaban basadas en la temática de la medicina interna, 100 preguntas de pediatría, 90 de ginecología y obstetricia y 60 de cirugía.[1]

Las preguntas del área médica estaban diseñadas normalmente en torno a casos clínicos del que se desglosan una serie de preguntas con respuestas de opción múltiple. La finalidad de cada una de las preguntas del área médica era analizar la solución a los problemas o situaciones de salud planteados para cada caso o paciente bajo los campos de diagnóstico, patogenia, terapéutica, pronóstico, rehabilitación, ciencias básicas y salud pública. En la parte de inglés, el área de exploración se orientaba específicamente a la comprensión de textos médicos en inglés en nivel B1 y B2 conforme al marco de referencia europeo.[1]

Cada pregunta acertada del examen del área médica equivalía a 0.225% y del área de inglés a 0.2% del total de la calificación final.[1]

ENARM 2012[editar]

Un cambio relevante, es que en versiones anteriores del ENARM se evaluaba la comprensión de inglés mediante 50 preguntas. Pero a partir de este año hubo un cambio en la metodología del puntaje, donde se evaluaron casos clínicos en inglés mediante 45 preguntas y, por otro lado, las restantes serían 405 preguntas de casos clínicos en español.[2]​ Otro cambio consistió en que cada caso clínico tendría de una a tres preguntas cada uno; con una sola opción correcta basada en la modalidad de la mejor respuesta y 3 distractores.[2]

ENARM 2015[editar]

En el mes de abril de 2015 se publicó la convocatoria para el ENARM 2015. Las fechas de aplicación del examen fueron jueves 3, viernes 4, sábado 5 y domingo 6 de septiembre de 2015. La novedad principal fue que este año participaron por primera vez más de 100 escuelas y facultades de medicina, continuando así con la tendencia a la alta que hemos visto durante los últimos años.[3]

ENARMs 2016 y 2017[editar]

Los ENARM 2016 Y 2017 fueron idénticos en convocatoria (salvo por los días de aplicación del examen y el número de días que inicialmente estaban disponibles para la aplicación del examen), metodología de creación y preparación del examen, y forma de reportar los resultados a los sustentantes. Los ENARM de 2016 y de 2017 (al igual que años anteriores) estuvieron compuestos por 450 reactivos de opción múltiple en formato de caso clínico con una sola mejor respuesta. De acuerdo con los directivos a cargo del ENARM, los reactivos del examen evaluaban conocimientos considerando “la taxonomía de niveles de complejidad de Benjamin Bloom y de Robert Gagné”. Aproximadamente el 37.5%, 25%, 22% y 15% de las preguntas correspondían a las áreas de medicina interna, ginecología y obstetricia, pediatría, y cirugía, respectivamente. [4]​ Los sustentantes podían elegir una de las fechas consecutivas (4 días para el ENARM 2016 que se aumentó a 5 días por el alto número de sustentantes; 5 días para el ENARM 2017) para presentar el examen. Existió una versión de examen diferente para cada día del examen (450 reactivos exclusivos para cada día de examen). Esto es, se preparó una versión del examen con reactivos distintos para cada día, aduciendo que cada versión se hacía “con las mismas características de objetividad, calidad, balance y nivel académico” de acuerdo a “el nivel de dominio de cada caso clínico y el grado de dificultad de cada pregunta […] constituyendo cada versión con el mismo número de reactivos hasta el nivel de subtema y además balanceándolos por grado de dificultad en una proporción de 50% de ítems de media dificultad y 25% para los de alta y baja, respectivamente”. El diseño de los reactivos fue realizado por “al menos ocho profesores expertos, quienes participa[ron] conforme a perfiles específicos en las diferentes etapas de elaboración, análisis y calibración, control de calidad, dictamen de grado de dificultad y nivel de dominio, validación y aprobación final”. El dictamen de dificultad fue dado por estos expertos “con base en la tasa de respuestas [de 5 expertos clínicos] y su experiencia […] para identificar si el reto de cada ítem será alto, medio o bajo”. [4]

Los sustentantes recibían su puntaje en el examen al finalizar el examen. Después, al haber terminado la aplicación de todos los exámenes de la convocaría anual, los puntajes de los sustentantes se agrupaban por especialidad y se seleccionaba a los sustentantes de acuerdo con su puntaje (iniciando con el puntaje más alto y avanzando en orden descendente) hasta que se cumplía con el cupo de lugares para dicha especialidad. El criterio primario utilizado para seleccionar a los sustentantes era el porcentaje de respuestas correctas del sustentante, que corresponde al número de respuestas correctas dividido entre 450 (que es el número total de reactivos en el examen). En caso de empate, se consideraban sucesivamente el puntaje en medicina interna, pediatría, gineco-obstetricia y cirugía y, finalmente, el grado de dificultad de los reactivos respondidos de forma correcta. [4]

En agosto de 2017, días antes del ENARM 2017, se publicó un artículo en donde se analizaban las características del ENARM de 2016 (y de la versión de 2017 que estaba a punto de realizarse debido a su similitud con el examen del año 2016), escrito por Barajas-Ochoa y Ramos-Remus,[4]​ en el que se proporcionaba evidencia sobre deficiencias graves en el diseño del examen que lo volvían no equitativo. Entre estas deficiencias se encontraban la falta de elaboración de un reporte técnico de la elaboración del examen; la falta de una prueba piloto de los reactivos en la población para la que se habían diseñado (médicos generales y médicos pasantes del servicio social); el no utilizar ninguna de las teorías psicométricas establecidas para determinar la dificultad de los reactivos, resultando en la asignación cuasi-arbitraria del grado de dificultad de los reactivos; y el comparar a los sustentantes utilizando los porcentajes de respuestas correctas sin utilizar procesos que equiparación de pruebas a pesar de que se utilizaban diferentes reactivos cada día.

Este artículo fue seguido por un análisis por Barajas-Ochoa y colaboradores[5]​ donde se analizaron los resultados de todos los sustentantes de las bases de datos oficiales de los ENARM 2016 y ENARM 2017. En dicho estudio se encontró que para el 2016, los sustentantes del día 2 obtuvieron puntajes estadísticamente y pragmáticamente más altos que el resto de los días del examen, teniendo 55% más probabilidad de ingresar a su especialidad deseada que los sustentantes de los días 1, 3 y 4 del examen (razón de momios 1.55) y 280% más probabilidad que los sustentantes del día 5 del examen (razón de momios 3.8), incluso después de ajustar a las variables confundidoras disponibles en las bases de datos oficiales del ENARM. En el estudio también se estimó que 3,565 sustentantes de los días 1, 3, 4 y 5 del examen de 2016 (12.49% de los sustentantes de estos días) hubieran recibido un puntaje aprobatorio si hubieran hecho el examen el día 2 del examen (es decir, aproximadamente 44% de los sustentantes aceptados para entrar a la especialidad habrían sido reemplazados por otros sustentantes). Los resultados fueron similares para el ENARM del 2017, pues los sustentantes de los días 1 y 2 tuvieron un 85% más probabilidad de ingresar a su especialidad deseada que los sustentantes de los días 3 y 4 del examen (razón de momios 1.85) y 304% más probabilidad que los sustentantes del día 5 del examen (razón de momios 4.04). Asimismo, para el ENARM 2017 se estimó que 3,155 sustentantes de los días 3, 4 y 5 (13.64% de los sustentantes de estos días) hubieran recibido un puntaje aprobatorio si hubieran hecho el examen los días 1 o 2 del examen (es decir, aproximadamente 37% de los sustentantes aceptados para entrar a la especialidad habrían sido reemplazados por otros sustentantes).[5]

Los resultados de los artículos escritos por Barajas-Ochoa y colaboradores además mencionan que puede que esta inequidad demostrada en los ENARM 2016 y 2017 haya existido desde antes; los autores citan desde el año 2010 pues se tiene registro que, al menos desde ese año, los métodos de las diferentes versiones del ENARM han sido muy similares a los exámenes de 2016 y 2017.[5]

ENARM 2018[editar]

Un cambio relevante en el ENARM 2018 es que en versiones anteriores del examen los aspirantes tenían la posibilidad de elegir el día y sede (dependiendo de la disponibilidad de los lugares) donde sustentarían el examen. Para el ENARM 2018 se realizó una modificación a lo anterior, posiblemente como resultado de la publicación del análisis sobre la metodología para crear el ENARM realizado por Barajas-Ochoa y Ramos-Remus,[4]​ en el que se proporcionaba evidencia sobre deficiencias graves en el diseño del examen y que lo volvían no equitativo. Para esta nueva edición, el aspirante selecciona la entidad federativa donde desea sustentar el examen por orden de preferencia. La sede y fecha de aplicación se asignaron basándose en el número de folio ENARM (de menor a mayor), la especialidad, y con base al cupo disponible en cada una de las sedes. Este nuevo cambio también involucró que todos los sustentantes que compitieran por la misma especialidad realizaran el examen el mismo día y por tal evaluados con la misma forma del examen; es decir, el que todos los aplicantes a la especialidad X sean evaluados con la misma versión del examen disminuye una fracción de la inequidad que existía en las ediciones anteriores del ENARM cuando se comparaba a los sustentantes que realizaban el examen en días distintos (y por tal, diferentes versiones del examen con diferentes preguntas) sin utilizar métodos de equiparación de pruebas. Los médicos aspirantes tuvieron que estar al tanto ya que existió la posibilidad de que tuvieran que sustentar el ENARM en alguna de las 13 sedes y fechas señaladas en la convocatoria ENARM 2018; y no será sino hasta el 29 de junio de 2018 que los sustentantes podrián conocer qué sede les fue asignada.[6]

Otro cambio importante partir de el ENARM 2018, es que los sustentantes que todavía no contaban con su cédula profesional tuvieron que presentar un oficio expedido ex profeso por la facultad de medicina o escuela en la que cursaron la carrera, dicho oficio debió ser emitido en 2018, y tuvo que incluir el sello y firma del director de la institución; dicho oficio debió indicar que el médico aspirante se encontraba: 1) En proceso de titulación o 2) que su examen profesional lo presentaría antes del 26 de septiembre de 2018. El expediente del sustentante quedaría con el estatus de "expediente condicionado" y después debería sustituir el oficio por el título profesional, cédula, acta de aprobación de examen profesional, o su equivalente a partir de las 10:00 horas del 11 de septiembre y hasta las 17:00 horas del 26 de septiembre de 2018. En caso de que el sustentante no realizara la sustitución de dichos documentos durante el periodo de tiempo establecido, los folios quedarían "cancelados" y el sustentante ya no tendría el derecho de concursar en el proceso de selección. En realidad este procedimiento de parte de los directores de las escuelas o facultades de Medicina, se esta realizando desde hace varios años, por exigencia de CIFRHS.[6]

El ENARM 2018 fue presentado por más de 40 mil profesionales de la medicina de México y el extranjero, siendo el de mayor demanda de la historia; y de estos, tan sólo cerca de 8 mil pudieron obtener una plaza.[7]

Historia[editar]

Hasta el 2018, el ENARM ha tenido un total de 42 ediciones.

El ENARM XXXI (2007) fue suspendido por el entonces Secretario de Salud, Dr. José Ángel Córdova Villalobos, por una denuncia de robo de la prueba en la Ciudad de México. Hasta la fecha ha sido la única medida adoptada contra la corrupción en el examen, a pesar de las múltiples denuncias que ha habido.

Debido a lo anterior, en el XXXII ENARM, que se llevó a cabo del 6 al 10 de septiembre de 2008, se instauró por primera vez la modalidad electrónica. Además, se redujo el número de sedes para presentarlo a sólo cuatro: Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey y Mérida, en donde se repartieron los aspirantes de acuerdo a su ubicación geográfica. Sin embargo, las últimas ediciones del ENARM han podido presentarse en diversas sedes de la República Mexicana, debido a la creciente demanda de médicos aspirantes.

Otro cambio importante fue que se redujo el número de preguntas y que a cada médico se le asignó un solo día para presentar el ENARM en tres secciones (dos médicas y una de inglés). En las ediciones anteriores, el ENARM se presentaba en dos días divididos en cuatro secciones.

Desventajas[editar]

A pesar de que el ENARM es un requisito indispensable para hacer una especialidad médica en México (ya sea en instituciones públicas o privadas), el hecho de ser seleccionado no da acceso directo a una plaza, pues una vez acreditado el ENARM, cada institución de salud tienen sus propios procesos de selección, que pueden incluir más exámenes, entrevistas, requisitos con límites de edad, etc.

No obstante que la CIFRHS es la estructura rectora del proceso de organización del ENARM, ésta no tiene la solidez para ser reconocida por las Instituciones de Salud, que consideran insuficiente el hecho de acreditar el ENARM. Esto puede ser debido a los escándalos de corrupción que ha habido en el pasado, como la suspensión del examen en todo el país en el año 2007.

Otra desventaja es la gran cantidad de médicos que tienen que participar en esta prueba para competir por un número muy reducido de plazas. Según informes de la propia CIFRHS, la versión número XXXIX del ENARM (2015) contó por primera vez en su historia con la participación de más de 100 escuelas de medicina. El fenómeno de crecimiento acelerado en el número de universidades y por lo tanto de médicos que participan en este proceso, ha aumentado sobre todo en los últimos 3 años. Así mismo cada año el porcentaje mínimo requerido de aprobación para las especialidades ha aumentado gradualmente cada año desde su inicio y no parece que vaya a detenerse.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]