Enkidu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Enkidu luchando contra un león

Enkidu es un personaje de la mitología sumeria, compañero de aventuras del rey y héroe mitológico Gilgamesh.

Su leyenda narra que, en vista de la fuerza y la gran vanidad de Gilgamesh, la diosa Aruru decide crear una criatura capaz de vencer en combate al rey sumerio. Entonces forma a Enkidu a partir de la arcilla y lo envía a la tierra.

Enkidu merodeaba por el bosque a las afueras de Uruk como un animal salvaje. Cuando la diosa Aruru intentó que la criatura cumpliera su propósito en la tierra y, en un último intento de recuperar el control de la criatura, de poder equivalente al rey, mandó a la prostituta sagrada de Uruk, Shamat, a hacer el amor con Enkidu por seis días y siete noches, con lo cual la criatura de arcilla aprende a ser humano formándose en un hombre de apariencia similar a Shamat. En ese momento, Enkidu se acuerda de su misión y va a Uruk, donde se encuentra a Gilgamesh por primera vez. Sin embargo, Gilgamesh seguía siendo un niño en ese momento, por lo que Enkidu se niega a atacarlo hasta que crezca, con la esperanza de que se convierta en una buena persona.

Para desgracia de Enkidu, al crecer, Gilgamesh se convierte en un tirano que abusa de sus derechos, entre ellos su ley autoproclamada, Prima Nocte, que más tarde en la historia gana el nombre de «derecho de pernada», por lo que Enkidu va al templo sagrado y desafía a Gilgamesh.

En el combate, ambos guerreros traban una amistad al ver que tienen fuerzas equivalentes y comparten peligrosas aventuras hasta que Enkidu muere tras una enfermedad provocada por un castigo divino por haber matado a Gugalanna, familiar de Ishtar mandado por el dios Onnu, el padre de Ishtar, después de que Gilgamesh rechazara el amor de Ishtar. Durante esta batalla, Enkidu usa su capacidad de moldearse a sí mismo para convertirse en cadenas, con las que ataca a Gugallan y lo mata. Tras la muerte de Enkidu, Gilgamesh marcha a visitar a Utnapishtim, creyendo que él podrá proporcionarle la inmortalidad.

En el mito de Inanna, aparece representando a la agricultura, mientras su rival Dumuzi representa la ganadería. Finalmente, la diosa elige al pastor por encima del agricultor. Antinomia dialéctica, desde entonces, entre el campo y la aldea.

Enkidu aparece como un ser primitivo, incivilizado e incluso practicante del bestialismo, aunque no deja de ser un personaje positivo que se convierte en compañero del héroe. Representa la naturaleza y la vida rural y campesina frente a la civilización y los valores urbanos que representan a su amigo Gilgamesh.

Enkidu o Eabani era un hombre primitivo y salvaje, que vivía cubierto de pieles de animales. Abandonó su tarea de pastorear animales en la ciudad de Uruk luego de ser seducido por una sacerdotisa de Ishtar. Se encontró frente a Gilgamesh en una lucha, pero luego se volvieron amigos y lucharon juntos contra el Toro del Cielo (Khumbaba) y lo derrotaron. Los dos colaboraron en el renacimiento de la ciudad y en su fortalecimiento. Debido a su unión, hicieron progresar y renovar la cultura caldeo-babilónica hace aproximadamente 5.000 años. Los roces de Gilgamesh con los sacerdotes y algunas diferencias con las prácticas del santuario de Ishtar hicieron que estos invocaran a los dioses y se produjesen enfermedades y muchos problemas en la sociedad. Como consecuencia, murió Enkidu o Eabani. La muerte de su amigo fue un duro golpe para Gilgamesh, que intentó entender la inmortalidad del alma.

Bibliografía[editar]

Bottero, J. La epopeya de Gilgamesh, Akal (1998). ISBN 84-460-1017-8

  • Federico Lara Peinado, Poema gilgamesh, Madrid:Tecnos (2010). ISBN 978-84-309-4339-5.
  • Luigi Morelli. "Aristotélicos y Platónicos". Traducido al español por Edgardo Macchiavello.