Els Hostalets

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Els Hostalets
Localització d'Hostalets respecte de Palma.png
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of the Balearic Islands.svg Islas Baleares
• Ciudad Palma de Mallorca
• Distrito Levante
Ubicación 39°35′25″N 2°39′44″E / 39.59027778, 2.66222222Coordenadas: 39°35′25″N 2°39′44″E / 39.59027778, 2.66222222
Población  
• Total 1.929 hab. (INE 2007)
Código postal 07005
[editar datos en Wikidata]

Els Hostalets es un barrio de Palma de Mallorca, Baleares, España.

El barrio está delimitado por las calles Jacinto Verdaguer, Marqués de Fuentsanta y Aragón, entre las barriadas de Son Fortesa, Son Canals, Son Costa y Pere Garau.

Contaba, a 2007, con una población de 1.929 habitantes.

Historia[editar]

Antes de convertirse en la barriada popular denominada hoy en día los Hostalets, el Hostalet de en Canyelles sirvió de posada para los foráneos que venían a Palma por el camino de Inca. Tomó el nombre de la familia Canyelles, documentada como propietaria de este establecimiento desde el siglo XVII.

En 1685, pertenecía a Mateo Canyelles, tenía una superficie de dos cuarteradas y era valorado en 240 libras, según los amo de aquel año: «Casas y tierra de Matheu Cañellas, [valoradas en] dos-centas cuarenta libras.» Colindante con Cals Frares, del convento del Santo Espíritu, y Son Carbonell o el Hostalet de Inca, de Mateo Roca (ARM, D-1253, f. 187).

Más adelante, pasó a Pedro Canyelles, el cual agrandó la propiedad mediante la agregación del cobertizo de Son Carbonell o el Hostalet de Inca, es decir, una cuarteada y parte de una casa para compra a los hermanos Mateo y Margarita Roca y el resto, por sucesión a Pedro Roca y en virtud de nuevo título a él concedido por el presbítero Joan Martorell, canónigo y decano de la Sede, según instrumento de 30 de septiembre de 1703 continuado en la curia de la Porción Temporal (ARM, ECR- 0574, f. 251v-253v).

Pedro Canyelles tuvo tres hijos: Sebastián, Mateo y Pedro José Canyelles. Murió el 4 de abril de 1709, con testamento que había ordenado el día anterior ante el notario Pablo Servera. Por la muerte de Sebastián y Mateo, el carácter de heredero universal propietario recayó sobre Pedro José (íd.).

Pere Josep Canyelles se casó con Francina liebres, de quien nacieron Pedro José, Sebastián, Mateo y Jaime Canyelles liebres, Conradors del término de la ciudad. Murió el 10 de noviembre de 1746, con testamento que había ordenado tres días antes ante el notario Francisco Javier Venrell. Por la muerte sin sucesión de Pedro José, el carácter de heredero universal propietario recayó sobre Sebastián (íd.).

El 21 de abril de 1760, los hermanos Sebastián, Mateo y Jaime Canyelles liebres permutaron con Antoni Joan Seguí Colom, hortelano, su cobertizo dicho Son Carbonell o el Hostalet de Inca, de dos cuarteradas, con casas-salvo unas casetas que se reservaron-, para una casa de la calle del Molino de Viento o de la Herrería de Arriba, en la parroquia de Santa Eulalia, según instrumento en poder del notario Nicolás Roca Mora. Como Son Carbonell superaba en valor a la casa de la calle del Molino de Viento, los hermanos Canyelles recibieron por la diferencia de precio 475 libras (íd.).

En aquella época, Son Carbonell o el Hostalet de Inca era tenido en alodio de cierto beneficio fundado por Bernardo de Santaeugènia a merced de laudemio y presentación de fatiga de diez días, franco de censo. Confrontaba con el camino real de Inca; con la posesión de Son Forteza, del noble Tomás Burgues-Zaforteza; con Son Costa, de Pedro Gual-Desmur, con tierras del convento del Santo Espíritu y con las casetas que se reservaron los hermanos Canyelles en la permuta (íd.).

Más adelante, perteneció a Bartolomé Picornell, hijo de Francisco, hortelano, el cual agrandó la Hostalet de en Canyelles mediante la adquisición de Cals Frares, de cuatro cuarteradas y media, que compró, el 19 de diciembre de 1801, en el convento del Santo Espíritu, según escritura autorizada por Esteve Bonet Perelló, notario de la Porción Temporal (Gomila, 2000: 55).

Cales Frailes se compuso de tres piezas de tierra que, en 1520, pertenecían a Miquel Desclapés por donación que los hizo su madre, Catalina, según instrumento de 16 de julio de ese año en poder del notario Pere Contestí. En 1530, Miquel Desclapés vendió la finca a Joanot Sunyer, junto con su derecho de agua de la acequia de la ciudad, que percibía a razón de ocho horas cada 20 días de la tanda número 12, dicha del Palmer. El 11 de marzo de 1535, Joanot Sunyer la estableció el panadero Bartolomé Ponce, con el derecho de ocho horas de agua cada 20 días de la acequia de la ciudad en los meses de febrero, marzo y abril, ya que los nueve meses restantes se les reservaba para regar otro cobertizo de su propiedad. El 20 de noviembre de 1537, Eulalia Ponce, viuda y heredera de su esposo, Bartolomé Pons, la vendió al sastre Gabriel Vallmanya, según escritura continuada a la curia de la Porción Temporal. Gabriel Vallmanya lo donó a Pedro Pericás, cultivador, mediante instrumento de 26 de agosto de 1545. Pedro Pericàs la dio a su hija Francina Pericàs con instrumento de 20 de diciembre de 1564. Mediante instrumento de 28 de enero de 1596 en poder del notario Pere Joan Costa, Francina Pericás lo donó al real convento de padres trinitarios del Santo Espíritu, de quien tomó la denominación de Cals Frares (íd.: 54).

En 1817, Cals Frares y el Hostalet de en Canyelles pertenecían a Francisco Picornell, hijo y heredero del dessusdit Bartolomé Picornell, según datos procedentes del Quaderno de la riqueza general del plazo de la ciudad de Palma. Tenían una superficie total de seis cuarteadas y eran valorados conjuntamente en 3.333 libras: «Fran.co Picornell. Predio Caso Frailes y Hostalet, de 6 quarteradas de sembradas, [valorado en] 3333 [libres] »(ARM, D-1525, f. 51).

Según el Apeo, de 1818, Cals Frares y el Hostalet de en Canyelles tenían una superficie de seis cuarteadas y eran valorados en 460 libras: «Fran.co Picornell. Caso Frailes y Hostalet. Casa y 6 quarteradas de campo reguío de 2.a calidad con almendros, 460 libras »(ARM, D-1530, f. 284).

Francisco Picornell se casó con Margarita Canyelles Martín, hija de Gabriel y de María Ana. Hijos fueron Bartolomé, Francisco, Gabriel, Rafael, Mateo, Francina, Maria Anna y Margarita Picornell Canyelles. Mediante escritura de 20 de noviembre de 1853 en poder del notario Mateo Mora Carbonell, la viuda y sus hijos se dividieron los bienes de la herencia. Margarita Canyelles Martín adjudicó las casas del Hostalet de en Canyelles y una pieza de tierra contigua de una cuarteada, 203 diestros y 56 pies, que confrontaba todo con el camino o la carretera de Inca, Son Fortesa, Son Costa y la pieza de tierra de las mismas pertenencias que se adjudicó su hija Margarita Picornell Canyelles; además, tenía derecho de una hora, tres cuartos y nueve minutos de agua de número de las ocho horas a que tenía derecho el íntegra finca (RP7, 120, 1 ª).

Entre 1862-64, Margarita Canyelles vendió varias porciones de la finca a Catalina Bordoy, Miguel Palmer Bosque, Anna Maria sagrado y los cónyuges Macià Orell Sancho y Jerónima Estarellas Salvá (íd.).

Mediante escritura de 23 de abril de 1871 autorizada por el notario de la ciudad Gaspar Sancho, Margarita Canyelles Martín, que entonces tenía 76 años, vendió lo que le permanecía del Hostalet de en Canyelles a su hijo Rafael Picornell Canyelles, por precio de 4.700 pesetas, y se reservó el usufructo de la habitación número 9. Esta porción del Hostalet de en Canyelles había quedado reducida a la casa, dividida en cuatro habitaciones independientes (una sin número y las otras marcadas con los números 9, 9-2 º y 9 º -3 º), un corral detrás la habitación 9-3 y una pieza de tierra cerca de la casa pero no contigua. La casa confrontaba, al norte, con tierras de las mismas pertenencias vendidas a Ramón Salom; al sur, con la carretera de Inca, a levante, con Son Forteza, y, al oeste, con la calle del Hostalet. La pieza de tierra confrontaba, al norte, con Son Forteza; al sur, con tierras de Margarita Picornell, al este, con la entrada de la calle del Hostalet y con tierras de las mismas pertenencias vendidas a Antonia Orell, Ramon Salom, Guillermo Constantino y Catalina Ramis, y, al oeste, con Son Costa. Tenía derecho de una hora, tres cuartos y nueve minutos de agua de la fuente de la Villa, que percibía cada 20 días desde el primero de febrero hasta el 30 de abril de cada año, alternativamente un año de día y ocho de noche (íd., 2 ª).

Rafael Picornell Canyelles murió sin testar en Palma el 5 de septiembre de 1895. Por sentencia de 4 de enero de 1896, dictada por Francisco Rodríguez de Guevara, juez de primera instancia de Palma, escribanía de Juan Bastard, fueron declarados herederos legales a sus hijos, Francisco, Juan y Margarita Picornell Margen, en partes iguales. Mediante escritura de 2 de febrero de 1896 en poder del notario de la ciudad José Alcover Maspons, los hermanos Francisco y Margarita Picornell Margen se repartieron el Hostalet de en Canyelles. Francisco adjudicó la casa número 87 de la carretera de Inca, de 65 m², con planta baja y piso, una porción de solar de unos 100 m², un patio cubierto frente al edificio y otro detrás, que confrontaba todo, al norte, con el solar de los hermanos Pisano Claro, antes de Ramon Salom; al sur, con la carretera de Inca, al este, con la porción que se adjudicó Margarita Picornell Margen, y, al oeste , con la calle de Forteza, en el cual tenía dos portales. Por otra parte, Margarita se adjudicó la casa número 89 de la carretera de Inca, con planta baja, altos y porche con terraza y pozo, una porción de solar de unos 70 m² y un patio detrás de la casa, que confrontaba todo, al norte, con el solar de los hermanos Pisano Claro, al sur, con el camino de Inca, al este, con Son Forteza, y, al oeste, con el trozo de su hermano Francisco. Cada porción era valorada en 460 pesetas (íd., 12a).

Francisco Picornell Margen se casó con Maria Pocoví Serra, con la que tuvo un hijo, Rafael Picornell Pocoví († 1907). Murió el término de Palma sin testar el 15 de abril de 1900. Por sentencia de 12 de abril de 1910, dictada por Carlos Lago Freire, juez de primera instancia de Palma, escribanía de Sebastián gasa, en fue declarada heredera legal su esposa, ya que Rafael Picornell Pocoví murió sin testar el 9 de octubre de 1907 (RP7, 6717, 3a-4a).

Día primero de diciembre de 1911, María Pocoví Sierra vendió su porción del Hostalet de en Canyelles a Antoni Martí Fortesa, por precio de 1.875 pesetas, según resulta de la escritura autorizada por el notario de la ciudad Mateu Jaume (íd. , 5 ª).

Antoni Martí Forteza estaba casado con Margarita Picornell Margen, con la que tuvo dos hijos, Catalina y Lluís Martí Picornell. Murió sin testar en Palma el 25 de abril de 1920 y fueron declarados herederos legales a sus dos hijos, con reserva a la viuda, Margarita, que murió el 6 de junio de 1929, con testamento abierto autorizado el 19 de noviembre de 1924 por el notario de Palma José Fernández del Busto, en la que nombró heredera universal a su hija, Caterina Martí Picornell, que pasó a ser propietaria de las dos porciones del Hostalet de en Canyelles que habían pertenecido a los hermanos Picornell Margen, según consta de la escritura otorgada el 5 de junio de 1930, ante el notario de Palma Joan Alemany Valent (íd., 6a; RP7, 120: 13a, 15a).

En aquella época, esta porción del Hostalet de en Canyelles comprendía casa de planta baja y dos pisos, con jardín, marcada con el número 291, antes 89, de la calle de Aragón, de unos 349 m², que confrontaba, al frente, con dicha calle, a la derecha entrando, con la propiedad de Juan Canet Fontcoberta, a la izquierda, con la calle de Forteza, y, al fondo, con la propiedad de Rafael Barrera Noceras (RP7, 25275, 1 ª) .

La casa que, presuntamente, sirvió de hostal fue derribada en 2008. El solar aún permanece (2013) sin urbanizar.