El arrancacorazones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El arrancacorazones
de Boris Vian Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Edición original en francés Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original L'Arrache-cœur Ver y modificar los datos en Wikidata
País Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación
Edición traducida al español
Título El arrancacorazones
Traducido por Jordi Martí Garces
Artista de la cubierta Denise Watt
Editorial Tusquets
Ciudad Barcelona
País España
Fecha de publicación 1991
Páginas 243
Novelas
La hierba roja
El arrancacorazones

El arrancacorazones es una novela escrita por Boris Vian a mediados del siglo XX.[1]​ Narra la historia de un psicoanalista que llega casualmente a una casa de campo en cercanías del mar y lentamente se introduce en las costumbres cotidianas de los dueños de casa y de los habitantes del poblado cercano.[2]
En esta obra, Vian crea y describe situaciones con una cierta fantasía poética casi romántica, atravesada con naturalidad e ironía por elementos crueles o sórdidos.[3]​ Los paisajes están descriptos en muchos casos con rasgos de lirismo que refuerzan por contraste el permanente absurdo y aún lo atroz.[4]​ La obra se inscribe dentro de la corriente literaria surrealista, caracterizada por el humor y la sátira utilizados para evidenciar el sinsentido de los hábitos sociales aceptados.[5]

Sinopsis[editar]

La palabra "arrancacorazones" no aparece en ninguna parte del texto, aunque parece una alusión al psicólogo Jacquemort y su necesidad de absorber y apropiarse de las emociones —"arrancar los corazones"—, de las personas.[6]
La novela se desarrolla en apartados, a modo de capítulos sin título, encabezados por una fecha. A partir de aproximadamente la mitad de la historia, las fechas comienzan a ser irreales (27 de junlio, 39 de junlio, 107 de abrosto, 348 de juliembre).
El argumento es una estructura simple que sirve como marco para la descripción de personajes y situaciones, que actúan como tramas menores dentro de la trama general.[4]

Jacquemort es un psicoanalista en busca de pacientes a quienes psicoanalizar, con el objeto de llenar su propio vacío interior. Es la crítica al pensador existencialista, una sátira a quienes carecen de personalidad propia y buscan rellenar la falta de emociones y sentimientos analizando a otros.[7]​ El libro comienza con la llegada de este siniestro personaje a casa de Ángel y Clémentine.[8]

Cuando el psicoanalista llega, la mujer está a punto de dar a luz a sus trillizos. Al momento de nacer, ella los llama "pequeñas larvas" y los rechaza, sin embargo conforme el tiempo va avanzando, Clémentine desarrolla una obsesión por sus hijos hasta convertirse en una madre sobreprotectora que no tolera la idea de perderlos o simplemente de que dejen de ser niños.[Nota 1]​ Rechaza a Ángel y prácticamente le impide desarrollar un vínculo afectivo con los niños.

Jacquemort explora el pequeño pueblo y comienza a observar las diferentes costumbres: la feria de viejos,[Nota 2]​ la explotación y maltrato infantil,[Nota 3]​ la tortura de animales,[Nota 4]​ y la fe como un artículo suntuario,[Nota 5]​ entre otras.[2]

En un arroyo próximo al pueblo navega lentamente una barca llamada "La Gloira", nombre por el cual se conoce al barquero, que ha perdido el suyo propio. El arroyo de extrañas aguas rojas actúa como sumidero de las maldades de los pobladores. Es el barquero —La Gloira—, quien las asume y procesa, liberando así a los culpables de los remordimientos y la vergüenza.[Nota 6]

Personajes principales[editar]

  • Jacquemort, el psicoalalista
  • Clémentine, madre de los trillizos
  • Ángel, marido de Clémentine
  • Noël, uno de los niños
  • Joël, uno de los niños
  • Citroën, el tercer niño "diferente"
  • Culoblanco, la niñera de Clémentine
  • La Gloira

Influencias en la cinematografía[editar]

A pesar de que el libro no fue bien recibido a su lanzamiento porque fue llamado gamberro y satírico, hoy en día es una de las sátiras más populares y una gran joya para los amantes de lo absurdo.[9]

Ha influenciado trabajos como Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos, de Michel Gondry.[10]​ En esta película los personajes principales se llaman Joel y Clementine como homenaje al autor. Además. Gondry hizo una adaptación de otro de los libros de Boris Vian, La espuma de los días.

Notas[editar]

  1. "Lo mismo debería hacerse con los niños, enteros. Impedirles que crezcan. [...] Más tarde, crecerán. Extenderán su dominio. Querrán ir más lejos. ¡Y cuántos riesgos nuevos! Si salen al jardín, hay mil peligros adicionales. ¡Qué digo mil! Diez mil. Y no exagero. Hay que evitar a cualquier precio que salgan al jardín. Ya en el jardín corren un número incalculable de riesgos"
  2. "Se dio cuenta al llegar que no era otra cosa que la feria de viejos. [...] Había siete hombres y cinco mujeres. El chalán municipal estaba de pie delante del banco, con su libreta de hule bajo el brazo."
  3. "...un pequeño aprendiz hacía esfuerzos con grandes golpes de azuela, [...] Iba vestido de harapos y sus débiles brazos apenas si podían con la azuela. [...] Jacquemort miró al pequeño aprendiz que seguía golpeando, como en sueños; un miserable autómata, condenado a un trabajo sin fin."
  4. "Apresuró el paso y el pulso. Unos campesinos estaban crucificando un caballo en una alta puerta de basta madera de roble."
  5. "Vivís una vida materialista y sórdida. ¡Ignoráis el lujo!... Y es el lujo lo que yo os ofrezco: os ofrezco a Dios [...] Dios es un cojín de brocado de oro, es un diamante engarzado en el sol, es un suntuoso decorado [...] las sotanas de seda, los calcetines bordados, los collares y los anillos, lo inútil, lo maravilloso [...]"
  6. "Me dan de comer. Me dan oro. Mucho oro. [...] Tengo una casa y mucho oro, pero tengo que digerir la vergüenza de todo el pueblo. Me pagan para que tenga remordimientos en su lugar. Por todas sus maldades e impiedades. Por todos sus vicios. Por sus crímenes. Por la feria de viejos. Por los animales que torturan. Por los aprendices. Por todas las inmundicias."

Referencias[editar]

  1. Vian, Boris (1991). El arrancacorazones (2 edición). Barcelona: Tusquets. ISBN 84-7223-377-4. 
  2. a b Alejandra Ligero (6 de agosto de 2009). «El arrancacorazones, de Boris Vian». Revista de Letras. 
  3. «El arrancacorazones». PlanetadeLibros. 
  4. a b David Huertas (13 de noviembre de 2014). «Humor, absurdo y poesía en Boris Vian. A propósito de “El arrancacorazones”». High Star Madrid. ISSN 2341-2712. 
  5. Jaima Márquez (8 de mayo de 2013). «Boris Vian: humor y surrealismo en estado puro». Sobre Relatos. 
  6. Andrés Laverde Ortiz (26 de junio de 2012). «Arrancacorazones». Arcadia. 
  7. «El arrancacorazones». Lecturalia. 
  8. «El arrancacorazones». Casa del Libro. 
  9. Carion Gámez. «Boris Vian, el desertor de la ‘chanson’». Consultado el 3 de marzo de 2017. 
  10. Mariana Aguilar Tiquet (24 de agosto de 2015). «Datos que no conocías sobre Eterno resplandor de una mente sin recuerdos». Cultura Colectiva.