Don Benito-Villanueva de la Serena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Don Benito-Villanueva»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Don Benito-Villanueva de la Serena o Don Benito-Villanueva es una conurbación española situada en la Comunidad Autónoma de Extremadura en la provincia de Badajoz.

Esta área ha surgido del progresivo crecimiento de las ciudades extremeñas de Don Benito y Villanueva de la Serena, creando una aglomeración de relevancia en toda la región con una población de más de 60.000 habitantes, formando un centro agrícola, industrial y de servicios con gran influencia tanto a nivel comarcal como regional.

Población[editar]

La población de Don Benito-Villanueva ha experimentado un continuado e importante crecimiento durante los últimos años. Actualmente la población de Don Benito asciende a 37.149 habitantes (INE 2013) y la de Villanueva de la Serena a 26.157 habitantes (INE 2013). Consecuentemente la conurbación llega a los 63.306 habitantes, siendo considerada la cuarta aglomeración urbana de Extremadura después de Badajoz, Cáceres y Mérida. Asimismo, cuenta con un área de influencia cercana a los 150.000 habitantes.

Economía[editar]

El sector terciario es el predominante en las economías de ambas ciudades. La conurbación se erige como centro comercial de las comarcas de La Serena, La Siberia y Vegas Altas. Igualmente es muy importante la industria alimentaria y toda aquella relacionada con el sector agrario debido a la situación en una zona de regadíos importante en Extremadura.

Con el progresivo crecimiento poblacional y económico de la zona, se han establecido importantes firmas comerciales tanto en Don Benito como en Villanueva de la Serena como algunas textiles del grupo Inditex o de hipermercados como Carrefour.

Futuro[editar]

En los últimos años se está asistiendo a un continuado crecimiento urbano en el área situada entre las dos ciudades, dando como consecuencia una mejor comunicación y cohesión entre ambas. Asimismo desde la administraciones locales se están dando algunos pasos, como un nuevo PGOU compartido, para apoyar y favorecer la unión administrativa. Las asociaciones de vecinos y empresarios también están participando en coloquios y reuniones para analizar las ventajas e inconvenientes de una hipotética unión. Lo que es evidente es que la cohesión física es casi una realidad, pero la administrativa y social requerirá de un largo camino de negociaciones.