División del trabajo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

División del trabajo es la especialización y cooperación de las fuerzas laborales en diferentes tareas y roles, con el objetivo de mejorar la eficiencia. Aunque es consustancial a toda actividad humana desde la prehistoria, se intensificó con la revolución neolítica que originó las sociedades agrarias y aceleró de modo extraordinario su contribución al cambio tecnológico y social con el desarrollo del capitalismo y la revolución industrial.

Estas son características de la división del trabajo:

  • Ahorro de capital: Cada obrero no tiene que disponer de todas las herramientas que necesitaría para las distintas funciones.
  • Ahorro de tiempo: El operario no tiene que cambiar constantemente de herramienta.
  • Los trabajos a realizar por cada operario son más sencillos, con lo que el error disminuye.
  • Simplicidad de las funciones a realizar, personal con menos experiencia puede incorporarse al mercado laboral.
  • Invención de nuevas máquinas. El trabajo se puede dividir en distintas actividades que necesite la secuencia natural del trabajo que realice la organización; por ejemplo, las plantas manufactureras suelen dividir el trabajo en fabricación, ensamble y terminados, y los individuos son asignados a trabajar en alguna de estas tres actividades, este método de división de labores se denomina especialización horizontal.
  • Finalmente, el trabajo se puede dividir en el plano vertical de una organización, ya que todas las organizaciones cuentan con una jerarquía de autoridad que va del gerente del nivel mas bajo al gerente del nivel más alto.

Determinar qué debe realizar cada puesto de la organización es una decisión clave de la gerencia. Los gerentes pueden alterar la manera en que se estructura una organización al cambiar el grado de especialización de los puestos.

Cuando el trabajador se centra en una tarea pequeña y sencilla pondrá más atención que si realiza una donde deba estar rotando de trabajo constantemente con sus compañeros; es decir, al realizar una tarea más complicada perderá la concentración en el momento de la rotación. En el texto de Smith "Investigación sobre la naturaleza y causas de las riquezas de las Naciones" se habla también de la importancia del aporte de las maquinarias (creadas por los artesanos con el objeto de agilizar el trabajo). Estas brindan a la tarea un plus de sencillez y su uso se centra en crear métodos rápidos y simples de ejecución.

Ejemplo: Los alfileres del libro La riqueza de las naciones de Adam Smith, si una persona fabrica alfileres hace menos de cien al día mientras que si dividimos el trabajo puede fabricar hasta 10.000 alfileres.

Naturaleza[editar]

Desde una perspectiva social y antropológica, la división del trabajo en el hombre da espacio para que se desarrolle la teoría de la enajenación que Karl Marx propone y que es la base de la productividad del sistema industrial bajo el capitalismo. Bajo este precepto, la especificación del trabajo produce sólo desinterés y desmotivación en el trabajador. Conduce, además, a que en ámbitos como la psicología o la educación, los individuos que se preparan para una carrera laboral, sólo aprendan sobre lo que le es meramente necesario para tener las capacidades y competencias (necesarias) para desarrollar dicho trabajo. Por el otro lado, dejan de estudiar materias que, sin duda, son igual o más útiles que la mera formación técnica.