Descubrimiento de la radiación de fondo de microondas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cosmología física

Ilc 9yr moll4096.png
Radiación de fondo de microondas

Artículos
Universo primitivo Teoría del Big Bang · Inflación cósmica · Nucleosíntesis primordial
Expansión Expansión métrica del espacio · Expansión acelerada del Universo · Ley de Hubble · Corrimiento al rojo
Estructura Forma del universo · Espacio-tiempo · Universo observable · Universo · Materia oscura · Energía oscura
Experimentos Planck (satélite) · WMAP · COBE
Científicos Albert Einstein · Edwin Hubble · Georges Lemaître · Stephen Hawking · George Gamow
Portales
Principal Cosmología
Otros Física · Astronomía · Exploración espacial · Sistema Solar

El descubrimiento accidental de la radiación de fondo cósmico de microondas es un desarrollo importante en la cosmología física moderna. Aunque predicho por las teorías anteriores, se encontró primero accidentalmente por Arno Penzias y Robert Woodrow Wilson, ya que experimentaron con el Cuerno de antena Holmdel. El descubrimiento fue evidencia de un universo en expansión, (teoría del Big Bang) y había pruebas contra el modelo de estado estacionario. En 1978, Penzias y Wilson recibieron el Premio Nobel de Física por su descubrimiento conjunta.

Historia[editar]

Cuerno de antena de Bell Labs en Crawford Hill, NJ - En 1964 durante el uso de la antena Horn, Penzias y Wilson tropezó en la radiación de fondo de microondas que impregna el universo.

A mediados del siglo 20, los cosmólogos habían desarrollado dos teorías diferentes para explicar la creación del universo.

  • Algunos apoyaron la teoría del estado estacionario, que establece que el universo siempre ha existido y seguirá sobrevivir sin cambio notable.
  • Otros creían en la teoría del Big Bang, que establece que el universo fue creado en un masivo evento miles de millones de explosión como la de hace años (más adelante se determinarán como 13720000000) (13 720 millones).

El primer reconocimiento publicado de la radiación de fondo cósmico de microondas (CMB) como un fenómeno detectable apareció en un breve artículo de astrofísicos soviéticos AG Doroshkevich e Igor Novikov, titulado "La densidad de radiación en el metagalaxia y ciertos problemas en la cosmología relativista Mean", en el primavera de 1964.[1]

Trabajando en los Laboratorios Bell en Holmdel, Nueva Jersey, en 1964, Arno Penzias y Robert Wilson estaban experimentando con un 6 metros (20 pies) de antena de bocina supersensible construido originalmente para detectar ondas de radio rebotan satélites Echo Balllon.

  • Para medir estas ondas de radio débiles, tuvieron que eliminar toda interferencia reconocible de su receptor. Se quitaron los efectos de radiodifusión radar y radio, y suprimen la interferencia del calor en el propio receptor por enfriamiento con helio líquido a -269 ° C, sólo el 4 K encima del cero absoluto.

Cuando Penzias y Wilson reducen sus datos encontraron una misteriosa constante ruido de baja frecuencia, que persistió en su receptor. Este ruido residual fue 100 veces más intensa de lo que esperaban, se distribuyan de forma equilibrada en el cielo, y estuvo presente el día y la noche. Estaban seguros de que la radiación se detectaron en una longitud de onda de 7,35 centímetros no provenía de la Tierra, el Sol, o de nuestra galaxia.

  • Después de comprobar a fondo su equipo, la eliminación de algunas palomas que anidan en la antena y la limpieza de los excrementos acumulados, el ruido se mantuvo.
  • Ambos llegaron a la conclusión de que este ruido venía de fuera de nuestra propia galaxia, a pesar de que no estaban al tanto de cualquier fuente de radio que se cuenta de él.

En ese mismo tiempo, Robert H. Dicke, Jim Peebles, y David Wilkinson, astrofísicos de la Universidad de Princeton a sólo 60 km (37 millas) de distancia, se disponían a buscar la radiación de microondas en esta región del espectro. Dicke y sus colegas razonaron que el Big Bang debe haber dispersado no sólo la materia que condensa en las galaxias, sino también debe de haber lanzado una tremenda ráfaga de radiación. Con la instrumentación adecuada, esta radiación debería de ser detectable, aunque como microondas, debido a un masivo desplazamiento hacia el rojo.

Cuando un amigo (Bernard F. Burke, profesor de Física en el MIT) dijo Penzias sobre un papel de pre-impresión que había visto por Jim Peebles en la posibilidad de encontrar la radiación remanente de una explosión que llenaba el universo en el comienzo de su existencia, Penzias y Wilson comenzaron a darse cuenta de la importancia de su descubrimiento. Las características de la radiación detectada por Penzias y Wilson encajan exactamente la radiación predicha por Robert H. Dicke y sus colegas en la Universidad de Princeton. Penzias contactó con Dicke en Princeton, quien de inmediato le envió una copia del documento Peebles aún inédito. Penzias leen el ¨paper¨ y llamaron Dicke de nuevo y lo invitaron a Bell Labs para mirar la antena de trompeta y escuchar el ruido de fondo. Robert Dicke, PJE Peebles, PG Roll y DT Wilkinson interpretan esta radiación como la confirmación del Big Bang.

Para evitar posibles conflictos, decidieron publicar sus resultados de manera conjunta. Dos notas se apresuraron a Astrophysical Journal Letters.

  • En el primero, Dicke y sus colaboradores describen la importancia de la radiación cósmica de fondo como fundamentación de la teoría del Big Bang.
  • En una segunda nota, firmada conjuntamente por Penzias y Wilson titulado "Un Medición de Antena El exceso de temperatura en 4080 megaciclos por segundo", señalaron la existencia de ruido de fondo residual y atribuir una posible explicación a la dada por Dicke en su carta compañero .

En 1978, Penzias y Wilson recibieron el Premio Nobel de Física por su descubrimiento conjunta. Compartieron el premio con Pyotr Kapitsa, que ganó para el trabajo no relacionado.

Referencias[editar]

  1. A. A. Penzias. "The origin of elements." (PDF). Nobel lecture. Retrieved October 4, 2006.

Bibliografía[editar]

  • Aaronson, Steve (enero de 1979). «The Light of Creation: An Interview with Arno A. Penzias and Robert W. Wilson». Bell Laboratories Record: 12-18. 
  • Abell, George O. (1982). Exploration of the Universe. 4th ed. Philadelphia: Saunders College Publishing. 
  • Asimov, Isaac (1982). Asimov's Biographical Encyclopedia of Science and Technology. 2nd ed. Nueva York: Doubleday & Company, Inc. 
  • Bernstein, Jeremy (1984). Three Degrees Above Zero: Bell Labs in the Information Age. Nueva York: Charles Scribner's Sons. ISBN 0-684-18170-3. 
  • Brush, Stephen G. (agosto de 1992). «How Cosmology Became a Science». Scientific American 267 (2): 62-60. doi:10.1038/scientificamerican0892-62. 
  • Chown, Marcus (29 de septiembre de 1988). «A cosmic relic in three degrees». New Scientist: 51-55. 
  • Crawford, A.B.; Hogg, D. C.; Hunt, L. E. (julio de 1961). «Project Echo: A Horn-Reflector Antenna for Space Communication». The Bell System Technical Journal: 1095-1099. 
  • Dicke, R. H.; Peebles, P. J. E.; Roll, P. J.; Wilkinson, D. T. (julio de 1965). «Cosmic Black-Body Radiation». Astrophysical Journal Letters 142: 414-419. Bibcode:1965ApJ...142..414D. doi:10.1086/148306. 
  • Disney, Michael (1984). The Hidden Universe. Nueva York: Macmillan Publishing Company. ISBN 0-02-531670-2. 
  • Ferris, Timothy (1978). The Red Limit: The Search for the Edge of the Universe. 2nd ed. Nueva York: Quill Press. 
  • Friedman, Herbert (1975). The Amazing Universe. Washington, DC: National Geographic Society. ISBN 0-87044-179-5. 
  • Hey, J.S. (1973). The Evolution of Radio Astronomy. Nueva York: Neale Watson Academic Publications, Inc. ISBN 0-88202-027-7. 
  • Jastrow, Robert (1978). God and the Astronomers. Nueva York: W. W. Norton & Company, Inc. ISBN 0-393-01187-9. 
  • Kirby-Smith, H.T. (1976). U.S. Observatories: A Directory and Travel Guide. Nueva York: Van Nostrand Reinhold Company. ISBN 0-442-24451-7. 
  • Learner, Richard (1981). Astronomy Through the Telescope. Nueva York: Van Nostrand Reinhold Company. ISBN 0-442-25839-9. 
  • Penzias, A.A.; R. W. Wilson (julio de 1965). «A Measurement Of Excess Antenna Temperature At 4080 Mc/s». Astrophysical Journal Letters 142: 419-421. Bibcode:1965ApJ...142..419P. doi:10.1086/148307. 
  • Penzias, A.A.; R. W. Wilson (octubre de 1965). «A Measurement of the Flux Density of CAS A At 4080 Mc/s». Astrophysical Journal Letters 142: 1149-1154. Bibcode:1965ApJ...142.1149P. doi:10.1086/148384.