Definición operacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una definición operacional es una demostración de un proceso - tal como una variable, un término, o un objeto - en términos de proceso o sistema específico de pruebas de validación, usadas para determinar su presencia y cantidad. El término fue acuñado por Percy Williams Bridgman. Las características descritas de este modo deben ser suficientemente accesibles, de modo que personas diferentes del definidor puedan medirlas y probarlas independientemente. La mayor definición operacional es un proceso para identificar un objeto distinguiéndolo de su entorno formado por la experiencia empírica.

En la versión binaria, el resultado es que existe el objeto o que no lo hace, en el campo experimental al que se aplica. La versión del clasificador da lugar a la discriminación entre que es parte del objeto y que no es parte de él. Esto también ocurre en términos de semántica, reconocimiento de patrón, y técnicas operacionales, tales como regresión.

Por ejemplo, la masa de un objeto se puede definir operacionalmente en términos de pasos específicos de como poner un objeto en una balanza. El peso es lo que resulta de seguir el procedimiento de la medida, que se puede en principio repetir por cualquier persona. No se define intencionalmente en términos de cierta esencia intrínseca o privada. La definición operacional del peso es apenas el resultado de qué sucede cuando se sigue el procedimiento definido. Es decir, lo que se define es cómo medir el peso para cualquier objeto arbitrario.

Vandervert (1980/1988) describió, con detalle científico, un ejemplo simple y diario de una definición operacional en términos de fabricación de una tarta (su receta es una definición operacional, usada en un laboratorio especializado conocido como la cocina del hogar). Semejantemente, el refrán, si camina como un pato y grazna como un pato, debe ser una cierta clase de pato, puede considerarse una definición operacional (véase la prueba del pato).

Casi siempre se dispone de varias definiciones operacionales (o formas de operacionalizar) de una variable. Por ejemplo, para definir operacionalmente la variable personalidad se tienen varias pruebas psicométricas (v.g., las diferentes versiones del mencionado MMPI), pruebas proyectivas; v.g., el test de Roscharch o el test de apercepción temática (TAT), técnicas de entrevista directas.

Cuando el investigador tiene varias alternativas para definir operacionalmente una variable, debe elegir la que proporcione mayor información sobre la variable, capte mejor la esencia de ella, se adecue más a su contexto y sea más precisa. Los criterios para evaluar una definición operacional son básicamente tres: “adecuación al contexto”, “confiabilidad” y “validez”. De ellos se hablará en el apartado “Elaboración de los instrumentos de recolección de los datos”. Una correcta selección de las definiciones operacionales disponibles o la creación de la propia definición operacio¬nal está muy relacionada con una adecuada revisión de la literatura. Cuando ésta ha sido cuidadosa, se puede tener una gama más amplia de definiciones operacionales para elegir o más ideas para crear una nueva.

Una definición operacional constituye el conjunto de procedimientos que describe las actividades que un observador debe realizar para recibir las impresiones sensoriales (sonidos, impresiones visuales o táctiles, etc.), que indican la existencia de un concepto teórico en mayor o menor grado. En otras palabras, especifica qué actividades u operaciones deben realizarse para medir una variable, una definición operacional nos dice que para medir esta variable, hay que hacer esto y esto otro (nos indica los pasos a seguir). Por ejemplo, la definición operacional de la variable “temperatura” sería el termómetro (con las respectivas instrucciones de cómo medir e interpretar la temperatura); “‘inteligencia” podría ser definida operacionalmente como las respuestas a una determinada prueba de inteligencia; el conocido “Inventario Multifacético de la Personalidad Minnesota” (MMPI) es una definición operacional de “‘la personalidad” en adultos y adolescentes alfabetizados. La variable ingreso familiar podría ser operacionalizada haciendo una pregunta sobre el ingreso personal a cada uno de los miembros de la familia y luego sumando las cantidades que cada quien indicó. El “atractivo físico” es operacionalizado en un certamen de belleza —como el de “Miss Universo”— aplicando una serie de criterios que un jurado utiliza para evaluar a las candidatas (los miembros del jurado otorgan una calificación a las contendientes en cada criterio y después obtienen una puntuación total del atractivo físico).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Vandervert, L. (1988). Operational definitions made simple, useful, and lasting. In M. Ware & C. Brewer (Eds.), Handbook for teaching statistics and research methods (pp. 132-134). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. (Original work published 1980)