Convento del Desierto (Calanda)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Convento del Desierto
Convento del Desierto 2.jpg
vista general del edificio
Nombre(s) anterior(es) Convento de Carmelitas Descalzos (Calanda)
Información general
Uso(s) Edificios religiosos - Iglesias
Estilo barroco
Catalogación Bien de Interés Cultural
Localización Calanda, Bajo Aragón, Teruel
Coordenadas 40°53′55″N 0°09′27″O / 40.898544, -0.15740583333333Coordenadas: 40°53′55″N 0°09′27″O / 40.898544, -0.15740583333333
Inicio siglo XVII
Finalización siglo XIX
Propietario particular
[editar datos en Wikidata]

El convento del Desierto de Calanda, España, es un edificio barroco de grandes dimensiones, actualmente en ruinas, que se encuentra a 12 km del pueblo y al que no es fácil acceder debido a los muchos cruces de caminos que hay hasta llegar a él. Debido a su lastimoso estado de conservación, este monumento ha sido incluido en la Lista Roja de Patrimonio de la organización Hispania Nostra. Está catalogado como Bien de Interés Cultural con el identificador autonómico 1-INM-TER-028-051-007,[1] estando recogida su declaración en el Boletín Oficial de Aragón del 19 de abril de 2004.[2] [3]

Historia[editar]

Bajo la advocación de San Elías, el convento fue fundado en 1682 , alargándose su construcción hasta 1701,[3] y reconstruido en varias ocasiones, en 1705 por los desperfectos causados por la Guerra de Sucesión Española,[3] en 1708 a causa de un incendio y más tarde, en 1809 por los daños sufridos en la Guerra de la independencia española, volviéndose a utilizar como convento a partir de 1814.[3] Pese a las múltiples reconstrucciones se mantuvieron la disposición y estructuras originales.[2] Llamado del Desierto, por su emplazamiento en una zona extensamente deshabitada, y por ser la típica ubicación carmelitana con la que trataba de conseguir la reforma de la iglesia a través de una vida de austeridad, aislamiento y recogimiento.[2]

Aunque en principio fue una torre de campo de una familia, a ésta se le añadió la construcción del convento que según dicen los escritos llegó a tener 40 religiosos, de la Orden de los Carmelitas Descalzos. Fue debido a su aislamiento y ubicación retirada que los frailes eligieron esta ubicación, dado que buscaban un sitio apartado de los núcleos de población, para estar tranquilos en sus rezos y trabajos.

Dicen los escritos, a título anecdótico, que en el año 1835, la comunidad del convento estaba formada por 24 sacerdotes, 18 profesores de coro, 8 legos (el que siendo profeso no tiene opción a las sagradas órdenes -fraile-) y donados. Como servidores 2 escolanos, 2 cabrerizos, 5 labradores para las tierras de la Val de la Comuna y un guarda de camino. Pese a ello, en 1836 con el proceso de desamortización de Mendizábal pasó a manos privadas, siendo vendido en 1842 a Antonio Calvo,[3] y permaneciendo desde entonces en propiedad privada.[2]

Puerta principal

A pesar de su abandono y su estado de ruina actual, todavía conserva su estructura original.[2] Es una obra suntuosa de cuatro plantas. Iglesia de una sola nave, planta rectangular y 8 altares. El Convento del Desierto es apodado como el "Escorial aragonés", por sus grandes dimensiones.

El Monasterio del Desierto de Calanda fue un lugar de retiro, meditación, tranquilidad… hasta que llegaron los conflictos armados y humanos. Hoy el Monasterio de los Carmelitas descalzos en Calanda sigue afianzando su pálpito más elemental y pacífico. Desde el exterior, cuando lo miras, se muestra ante la mirada como un lugar reservado y frío, por el paso de los años; pero estamos seguros que si alguien nos podría mirar desde su interior, no nos vería así. Seguramente que lo haría con ojos cálidos sonriéndonos e invitándonos a que ayudemos a restaurar, como marca la regla cisterciense, sus mayores cimientos sin olvidarse de los más simples. Así, todos, podríamos mirar como cae la tarde de un invierno que ya se ve socorrido por la primavera.

Descripción[editar]

Fachada de la iglesia del convento
El Altar mayor, trasladado al Templo del Pilar y destruido por las milicias rojas en 1936.

El convento propiamente dicho estaba formado por un edificio de dimensiones considerables y fábrica de mampostería con sillares de refuerzo, en el que destaca la presencia de un templo construido siguiendo el estilo barroco, un claustro destinado a las procesiones y un bloque de celdas para uso de los frailes.[1] Además el complejo contaba con otras construcciones que se utilizaban para los menesteres de la vida en comunidad: biblioteca, sala capitular, refectorio, cocina, enfermería, bodegas, establos, almacenes, molino, fuente, nevera (la cual se encuentra en perfecto estado de conservación), campos para el cultivo…[1] [3] Disponía el convento de una explanada frontal a la entrada de la Iglesia (de una sola nave y con ocho altares) de 22 . El altar mayor, construido con madera de los pinares aledaños a raíz de la exclaustración del año 1835, y cómo consecuencia de la Desamortización de Mendizábal, fue trasladado al Templo del Pilar de la villa y quemado en el año 1936, durante la guerra civil.

Las dos campanas del convento fueron también al Pilar de Calanda, pagadas por la mayordomía antes de que la comunidad saliera. Fueron fundidas en 1784. Una de ellas, rajada por un cañonazo en la Primera Guerra Carlista, en 1838. Ambas fueron tiradas del campanario del Pilar en 1936 y utilizadas en Barcelona para fines bélicos.[3]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]