Conjunciones adversativas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las conjunciones adversativas en el idioma español son aquellas conjunciones que contraponen dos oraciones o términos sintácticos. La contrariedad puede ser parcial o total; la parcial expresa una corrección o restricción en el juicio de la primera oración, de modo que la coordinación es restrictiva: "mas", "pero", "aunque".

Existen una serie de conjunciones que proceden de formas lingüísticas más extensas y que se han gramaticalizado total o parcialmente que se usan como nexos adversativos. Ejemplos de ellas son: sin embargo, pero, con todo, a pesar de, no obstante, más bien, excepto, salvo, menos.

Si hay incompatibilidad entre las dos oraciones coordinadas de manera que la afirmativa excluya totalmente a la negativa, la coordinación es exclusiva. Ejemplos de ellas son: sino, sino que, antes bien, al contrario. Por ejemplo: «No lo hizo Juan sino Pedro».

Las conjunciones adversativas más utilizadas son: sin embargo, pero, sino, aunque, ni

Ejemplos[editar]

Un ejemplo de su uso es la oración: «Iría contigo, pero no puedo».

"Mas" está reducida a la lengua escrita y principalmente a la lengua literaria y expresa una corrección más suave que "pero": «Hizo un juramento, mas, en vano, empero pertenece al estilo literario afectado. "Pero" y "mas", pueden encabezar una cláusula con sentido enfático: ¡Pero, Juan, si tú no estabas!

Por otra parte, es importante recordar que antes de las conjunciones adversativas suele ponerse una coma. A continuación, se presentan algunos ejemplos:

Me gustaría comprar un helado, pero no tengo dinero.

No es necesario memorizar el texto, sino que comprendas el significado de las palabras.

Piensan casarse, aunque no saben cuándo.

Quiero ayudarte, mas no sé cómo.

Véase también[editar]